Leve y poderoso: La carta de la directora, Marta Riopérez.

"Este nuevo lujo es sutil, escucha su goteo leve. Deja su huella firme acariciando"

La carta de Marta

¡Qué fuerza puede llegar a tener algo ligero! Los nuevos diseños que acaban de presentar esta primavera las firmas que abren camino hacen una clara apuesta por la ligereza. Se ve en los sofás, de bases tan retranqueadas que sus asientos parecen suspendidos sobre las alfombras. También, en las estrechísimas patas de las sillas y en la delgadez de las mesas de comedor que te van a seducir absolutamente. Es una alabanza a la levedad, que continúa en materiales de vocación etérea -sedas, papel, cristal ¡tan delicado!- con mucha mano japonesa detrás. Sí, nos fascina por el poder que tiene de convicción y por haber demostrado cómo la sutileza llega todo lo lejos que quiera y termina, discretamente, saliéndose con la suya, ¡bravo por ella!

Esta intención se plasma en materias naturales como el bambú y en técnicas artesanas, atención a rejillas y trenzados, y la manejan impecablemente los nuevos makers desde la experiencia de la tradición. Escuchemos su goteo leve porque está horadando la piedra del lujo caduco, de aquel que se exhibía tanto y creaba una enorme ansiedad. Este nuevo deja su huella firme acariciando.

Los proyectos de autor que tenemos el placer de descubrir participan asimismo de este concepto, sabiendo que levedad no es escasez ni falta de provisión, sino que goza también de una identidad poderosa en la que nada falta. Lo demuestran abusando de enormes ventanales para contagiarse de sus entornos, confesando así que fueron creados para vivir el espectáculo de la naturaleza que las rodea. Son pródigos en curvas, tanto en sus muros como en diseños de pavimentos, en mobiliario (detente en sus sofás, los hay magníficos), en su arquitectura y en el pequeño detalle. Gozan de una identidad tan grácil como la estación para la que fueron creadas, porque ¿hay algo más leve que el verano?

Publicidad

Elle Decoration nº 155

En portada: La luz marroquí da vida a una casa moderna que lleva el sello de Liliane Fawcett e Imaad Rahmouni. La fotografía es de Richard Powers.

More from Elle: