Escapadas gastronómicas por España

Los destinos perfectos para los amantes del buen comer.

¿Estás planeando tu próxima escapada para los puentes que vienen? Si eres de los que busca mimar el paladar en cuanto inicia un viaje, no te puedes perder nuestros destinos para amantes de la gastronomía. Te proponemos 10 escapadas 'foodie' por el territorio español más allá de San Sebastián, que tiene unos pintxos insuperables y cientos de restaurantes de excepción, pero eso ya lo sabíamos todos.

Publicidad

Un pueblo de pescadores

En pleno Cabo de Creus se esconde un idílico pueblo de pescadores que ha conseguido ganarse un hueco en el corazón de todos los que lo han encontrado. Algunos ilustres enamorados fueron Salvador Dalí, Pablo Picasso o Joan Miró, que disfrutaron de numerosas estancias veraniegas en Cadaqués. Si te decides a descubrir este pedazo de cielo en la tierra te enamorará su gastronomía, que como habrás podido intuir tiene su punto fuerte en el mar. Su terreno rocoso y los fuertes temporales favorecen un sabor intenso en sus pescados y mariscos. Tiene desde chiringuitos de playa a restaurantes con influencias de El Bulli, en los que disfrutar de  sus sardinas, doradas, erizos de mar, langostas o mejillones es toda una delicia. Al caer la noche, después de una cena con la brisa del mar, termina con un cóctel en el Bar Boia, abierto desde 1946 y con el prestigioso Manel Vehí al mando.

¿Qué no te puedes perder?

En una visita a Cadaqués es parada obligatoria el restaurante Compartir. Ubicado en el centro histórico del pueblo se encuentra en un antiguo edificio histórico de principios del siglo XVIII. Surgió en año 2012 de la mano de los exjefes de cocina de El Bulli Oriol Castro, Eduard Xatruch y Mateu Casañas. Tradición y modernidad se abrazan en las cocinas de este restaurante de estilo rústico en el que, como indica su nombre, la esencia de sus platos es que están hechos para compartirlos.

Publicidad

Un monasterio del siglo XIV

A escasos minutos de la ciudad de Salamanca, ocupando un antiguo convento de dominicos construido en 1366, se encuentra este imponente hotel de lujo. Tras la desamortización de Mendizábal pasó a ser una hacienda molinera, porque su excelente ubicación junto al río Tormes, y ahí comenzó su primer contacto con el mundo gastronómico. Siglos más tarde, y tras un minucioso proceso de restauración de tres años y respetando la arquitectura y materiales originales, nació Hacienda Zorita Wine Hotel & Spa. Desde sus inicios ha querido ser un referente del 'slow food' y toda la gastronomía está orientada a ello. Desde sus villas puedes disfrutar de sus propios viñedos, todas las cartas de sus espacios 'gourmet' son un abanico de sabores auténticos y tienen un menú degustación que nunca olvidarás. Además, cuentan con una enorme bodega en la que disfrutar de sus propios vinos y su insuperable ron Sister Isles. Si además darte un homenaje gourmet quieres desconectar del mundo no te pierdas su spa situado en el molino en el que empezó todo, te quedarás sin palabras tras un masaje y un baño en su jacuzzi sobre el Tormes. 

¿Qué no te puedes perder?

En Hacienda Zorita, además de criar sus propios vinos, elaboran quesos, aceites, embutidos, vinagre y cultivan hortalizas y verduras para vender las semillas a los productores de los que después se sirven para sus menús. Si quieres vivir la experiencia completa y ver dónde nace todo, no puedes perderte la excursión en Jeep por su granja. En este paseo por la dehesa descubrirás el origen de sus productos caminando entre las ovejas, dando bellotas a los cerdos, observando a sus vacas y búfalos, viendo a las cabras y sus cabritos, oliendo las hierbas que cultivan, recogiendo olivas y mucho más. Cuando terminéis la visita os tendrán preparado un espectacular picnic para que disfrutéis de su saber hacer rodeados de naturaleza.

Publicidad

La capital gastronómica

Por primera vez desde la creación de los galardones que premian a una ciudad como Capital Española de la Gastronomía se lo conceden a una población costera, que este año ha recaído en la maravillosa Huelva. Pero además de una riqueza marina de excepción, como su famosa gamba blanca, los langostinos, cigalas, chocos, coquinas y mucho más, su delicia se extiende desde el mar hasta la Sierra de Aracena, con unos productos de tierra que han conquistado a toda la península. Sus dehesas plagadas de castaños y encinas son el entorno natural perfecto para la crianza del cerdo ibérico, lo que han convertido a Jabugo en el centro del universo para los millones de amantes del jamón ibérico en el mundo. No se quedan atrás sus exquisitas setas y los tiernos frutos del bosque que allí crecen. Entre sus restaurantes destaca el sensacional Acanthum de Xanty Elías, que está en nuestra lista de apuestas para las futuras estrellas Michelin. Pero no hay nada como perderse como sus calles rastreando todos los bares y restaurantes.

¿Qué no te puedes perder?

En la tierra del jamón ibérico no puedes dejar de visitar la finca de uno de sus reyes, las Bodegas de Cinco Jotas. Es una parada obligatoria para los amantes del buen producto español y una oportunidad única para descubrir todos los secretos de la elaboración de este icono de nuestra gastronomía. Adéntrate en un viaje a través de los 130 años de historia de la legendaria marca en la cuna del jamón ibérico.

Publicidad

Una joya en el sur

Es uno de los destinos de lujo más visitados de las costas españolas cada verano, y aunque nos pierden sus actividades de ocio y sus 'boutiques' de moda, lo que realmente nos enamora de esta ciudad de la Costa del Sol son sus calles y su gastronomía. Además de sus preciosas playas y su imponente puerto, te animamos a que descubras la Marbella secreta y te acerques al precioso casco antiguo, uno de los más bonitos que hemos pisado. A la hora de irnos a comer hay que mencionar que muy pocas capitales del mundo pueden presumir de ofrecer tres restaurantes con estrella Michelin, entre los que se encuentra el reputado Dani García con dos galardones y El Lago y Messina con uno. Pero más allá de la alta cocina la cultura gastronómica, la ciudad goza de un abanico enorme en el que encontramos el mejor tapeo, propuestas vanguardistas como Zozoï y los mejores 'beach clubs' del país. 

¿Qué no te puedes perder?

Y a la capital del lujo en Andalucía no le podía faltar una terraza a pie de playa en la que degustar un banquete de sabores internacionales. En el Ocean Club Marbella la gastronomía asiática coge el protagonismo de una carta del mundo en la que no faltan guiños italianos con un 'vitello tonnato' exquisito, además de pastas y pizzas de excepción. Tampoco se han olvidado de las elaboraciones españolas y tienen desde unas deliciosas croquetas a pescados y mariscos de la costa mediterránea que nos hacen perder la cabeza. Después de un homenaje 'gourmet' el plan ideal para terminar el día es tumbarse en una de sus camas balinesas y disfrutar del vaivén de la marea junto a una botella de Dom Perignon. El hilo musical correrá a cargo de los mejores dj que pondrán 'chill out' como banda sonora de tu día.

Publicidad

Gastronomía de estrella

Para llegar a otro de nuestros combinados favoritos de mar y tierra ponemos rumbo al norte, a la provincia de Cantabria, donde el azul del mar Cantábrico contrasta con el verde de los majestuosos valles. De su despensa salen pescados, carnes, quesos, legumbres y deliciosos postres que inundarán tu viaje de sabores de lujo. Cada rincón de estas tierras es una joya gastronómica que brilla con luz propia, desde su capital hasta pequeños pueblos con encanto como la deliciosa Santillana del Mar en la que triunfan mesones como La Huerta del Indiano. Además la provincia está de enhorabuena este año porque ha añadido a su particular cielo Michelin dos restaurantes con dos estrellas. Una vez que estés allí recorre su costa visitando la emblemática Santoña y sus anchoas, y las idílicos villas como Isla. En todos ellos encontrarás un bocado que te dejará sin palabras.

¿Qué no te puedes perder?

Una de las nuevas estrellas Michelin ha caído en las manos de Jesús Sánchez, al mando de los fogones en el Cenador de Amós. El restaurante se encuentra ubicado en un palacete del siglo XVIII en el que tradición y vanguardia se dan la mano. Si recorres el paisaje cántabro haz una parada en Villaverde de Pontones para probar alguno de sus tres menús degustación (Memoria, Esencia o Experiencia), volverás a casa siendo un poco más feliz.

More from Elle: