Dónde comer las mejores tartas de manzana

Struddel, tatin, tarta fina y muchas más, cada una en su versión es única.

En cuentos princesas, la Biblia, la física y hasta en la tecnología. La manzana ha jugado un papel fundamental en la historia de la humanidad y en la gastronomía no iba a ser menos. Estas son nuestras tartas preferidas del fruto prohibido, ¿será por eso que nos gustan tanto?

Publicidad

Aspen

Empezamos con una tarta fina de manzana, o mejor dicho extremadamente fina. Con su característico tamaño individual, esta creación del gran Francis García, chef de Le Chapon Fin de Burdeos, llegó a Madrid en 1982 de la mano de Miguel Arias y del entonces equipo del ya cerrado Las Cuatro Estaciones. Desde aquel momento, la 'Tarta Fina de Manzana' se ha convertido en un clásico y en el más emblemático de los postres de los restaurantes del grupo Aspen.

Plaza de la Moraleja (Madrid).

Bascook

Otra de nuestras favoritas la prepara uno de nuestros chefs preferidos del norte, Aitor Elizegi, en su restaurante Bascook. En su cocina deja volar su imaginación y elabora una tarta de manzana deconstruida de espectáculo. Atrévete con sus texturas de caramelo, crumble y helado de vainilla intensa. Sencillamente sensacional.

Barroeta Aldamar, 8 (Bilbao).

Publicidad

Ca la Pilar

Seguimos recorriendo el norte en busca de tartas de manzana y nos encontramos con Ca la Pilar, un restaurante histórico de la ciudad de Girona fundado en el año 1953. Su especialidad es la cocina tradicional catalana y su plato estrella es el chuletón hecho a la brasa, pero tienes que dejar sitio para su tatin de manzana. Te dejará sin palabras.

Pont Major, 124 (Girona).

La Oriental

Esta pastelería nació en Segovia, pero el éxito le llevó hasta la capital con varios obradores con el horno siempre preparado. Actualmente es la cuarta generación de la familia quien ha seguido dedicándose al oficio y centrándose en un único local en la calle Ferraz, todo un clásico de la bollería. El olor de La Oriental invade el barrio cuando se pasea por la zona, y entre nuestras favoritas está la tarta de manzana. Una exquisitez debido a su hojaldre de mantequilla, una receta tradicional que ha pasado de generación en generación.

Ferraz, 47 (Madrid).

Publicidad

La Rosa de Jericó

A orillas del Mediterráneo hay una pastelería con una historia centenaria. Y es que cuando el producto es bueno, dura en el tiempo. Pasar por delante del escaparate de La Rosa de Jericó es una tentación dulce a la que nos es imposible resistirnos, en cuanto vemos su deliciosa tarta de manzana tardamos un segundo en entrar a comprarla. Ojo, que crea adicción. 

Hernán Cortés, 14 (Valencia).

La Pastisseria

En la Ciudad Condal tenemos otro punto prohibido creado por Josep Maria Rodriguez Guerola, Campeón del Mundo de Pastelería 2011, su nombre La Pastisseria. Su filosofía es transmitir los sabores, las texturas y la ligereza que componen cada uno de sus pasteles. En sus vitrinas vitrinas hay más de 12 variedades de pastelitos individuales, nuestro favorito es su tatin. Soberbia. 

Via Augusta, 166 (Barcelona).

Publicidad

Suitcake

Suitcake es el resultado de una historia de amor entre dos emprendedores y la pastelería. Sara y Jorge se conocieron cuando cada uno ocupaba su anterior profesión, ella abogada y él camarero. Jorge le servía cada mañana el desayuno y en una ocasión especial preparó una deliciosa tarta, pues también era repostero, que les dio la brillante idea de abrir su propio local. Cuatro años más tarde es el gran éxito de Sevilla y hace unos meses abrieron una segunda pastelería. ¿Averiguas cuál es nuestra tarta favorita?

Presidente Cárdenas, 10 (Sevilla).

Albuera, 13 (Sevilla).

Santa Eulalia

Abrió sus puertas en diciembre de 2015 y ya nos ha enamorado.  En el propio local se ubica el obrador, donde diariamente se elaboran los productos tanto de bollería y pastelería, como de panadería. En Santa Eulalia Boulangerie Patisserie apuestan por "hacer todo al día, cada día" y se esfuerzan por reinventarse. El estilo francés es el hilo conductor de los productos que allí se elaboran y tienen uno de los clásicos en pastelería más deliciosos, la tatin de manzana. Le añaden un chantilly que le aporta una frescura exquisita.

Espejo, 12 (Madrid).

Publicidad

Saporem

Somos unas fanáticas de las tardes de manicura en los Cake & Tonic de Saporem en Chueca. En este magnífico restaurante las tardes de los sábados se reservan para crear un particular salón de belleza, en el que por 10 € puedes probar su famosa tarta tatin, un gin tonic y hacerte la manicura. Y aunque nosotras siempre pedimos la de manzana, tienen una carta de lo más variado.

Hortaleza, 74 (Madrid).

Zuckerhaus

Y asi acabamos el dia...hasta mañanita!! #pastel #santantoni #greengate #pasteleriaalemana #vintagestyle

A post shared by zuckerhausbcn (@zuckerhausbcn) on

Una antigua peluquería acoge uno de los puntos más dulces de la capital catalana, Zuckerhaus. En este local con encanto, Manuela, una joven alemana, hornea los mejores pasteles de la ciudad. Nos confiesa que el secreto está en el producto y el mimo con el que se trabajan los ingredientes. Su carta de tartas que nos conquistan en la merienda es extensísima, pero una que no conseguimos olvidar es su pastel de manzana.

Parlament, 17 (Barcelona).

More from Elle: