La comida que estaba de moda el año en que naciste

¿Quién no recuerda el cóctel de gambas?

Las tendencias gastronómicas, al igual que ocurre en el mundo de la moda o de la belleza, cambian a medida que van pasando los años. A veces transcurren años o décadas hasta que alcanzan su cota más alta de popularidad y, cuando lo hacen, se convierten en clásicos de los menús de todo el mundo o desaparecen sin dejar rastro.

Publicidad

1970: Quiche

¡Qué recuerdos! Este pastel salado alcanzó una gran popularidad en los años 50. Este plato era una buena manera de aprovechar las sobras de comida, daba rienda suelta a la creatividad culinaria y su origen era francés, un sinónimo de elegancia y sofisticación. En los años 70, se empezaron a encontrar en las cartas de los restaurantes españoles, sobre todo en su versión de jamón y queso.

Publicidad

1971: Mariscadas

A partir de mediados de los 60, se notó la mejora del poder económico de las clases medias españolas, que comenzaron a considerar las mariscadas como una de las mejores maneras de celebrar una buena noticia en familia.

Publicidad

1972: Tequila Sunrise

Mick Jagger probó por primera vez un Tequila Sunrise, un cóctel hecho a base de zumo de naranja, tequila y granadina, en una fiesta celebrada en 1972 en un bar de San Francisco llamado Trident. Los Rolling Stones se aficionaron tanto a este cóctel que Keith Richards confesó que la gira de ese año se la conoció como el "Tour de la cocaína y del Tequila Sunrise". La bebida se hizo popularísima en todo el mundo.

Publicidad

1973: Fondue

En los años 60, empezamos a familiarizarnos con ella, pero fue en los 70 cuando se puso de moda. Este plato de origen suizo era a la vez sofisticado, divertido y fácil de preparar, y en los restaurantes hasta quedaba 'cool'. Consiste en introducir con un pincho de dos o tres puntas trozos pequeños de pan u otros alimentos en una pequeña olla de barro cocido o de hierro que contiene, por lo general, queso fundido o chocolate y que se coloca en el centro de la mesa.

Publicidad

1974: Cóctel de gambas

Es un clásico en la mesa española que dura, y dura. El cóctel de gambas lo importamos de Estados Unidos y sigue siendo habitual en nuestros hogares en las fiestas domésticas: esa copa con una especie de ensaladilla con mayonesa variada coronada con las gambas y fresquita, fresquita. Un plato de verano que se disfruta todo el año.

Publicidad

1975: Ensaladilla rusa

Y así, como la de la foto, bien completita, con sus huevos cocidos en perfecta disposición, sus espárragos blancos gruesos, y sus pimientos rojos, bien ligadita. ¡Y con mayonesa casera! ¿Recuerdas? En los años sesenta, era un plato tan especial que formaba parte de los menús de boda (pero con el nombre de 'Ensaladilla nacional', en la España franquista nada podía ser ruso ni rusa), y en los setenta se generalizó como comida de domingo y perfecto recurso para el túper.

Publicidad

1976: Pato a la naranja

Aunque pienses que son más recientes, los primeros restaurantes chinos se asentaron en España a fina de los años 50. Veinte años después, dejaron de ser gueto para la burguesía y bajaron sus precios, convirtiéndose en una solución de lo más exótica para las comidas de los domingos. Y este plato fue, por extravagante y raruno, el favorito de los españoles: el pato a la naranja.

Publicidad

1977: Alitas

Para picar, para los menús infantiles, como ración XXL, cocinadas en la sartén, en el horno, con salsa barbacoa o al más puro estilo Buffalo, con una salsa a base de cayena y mojadas en una salsa de queso azul. En 1977, la ciudad de Buffalo declaró el 29 de julio como el Día de las Alitas de pollo.

Publicidad

1978: Croissants

En los años 70, también se pusieron de moda los croissants, tanto los que se vendían en las pastelerías como los que se hacían en casa. Mientras tanto, en París, para contrarrestar el auge de las hamburguesas, decidieron utilizar los croissants como si fueran un sándwich con jamón, queso…

Publicidad

1979: Endivias

Piña fresca, frutos rojos, mangos, papayas, aguacates... y endivias. En los años 70, los españoles comenzamos a incorporar en nuestra dieta alimentos que hasta ese momento resultaban exóticos y difíciles de encontrar. La endivia llegó a ser particularmente aplicada en prácticamente todo: ensaladas, guisos, tapas (endivia con boquerón en vinagre era un clásico de las mesas de antaño) y, claro está, endivias con roquefort.

More from Elle: