El templo del jamón abre sus puertas

Después de 135 años de historia, por fin la mítica casa de jamones ibéricos de bellota abre sus puertas para ofrecer a los visitantes la posibilidad de descubrir todo el proceso necesario para crear uno de los productos más exquisitos del mundo. Desde la Dehesa, hasta la mesa.

Lo más popular

¿Te gusta el jamón Ibérico? Pues te vamos a contar a quién tienes que darle las gracias: a Don Rafael Sánchez Romero. Corría el año 1879 cuando este hombre, fascinado por el valor de los cerdos de la zona de Jabugo, en Huelva, decidió crear la primera empresa dedicada al 100% a los productos de este animal. Aquel fue el embrión de la empresa Cinco Jotas, que ha pasado más de 135 años buscando la excelencia y la calidad de cada uno de los jamones y lomos que todos los años salen de sus bodegas.

Publicidad

Ahora, la empresa abre por primera vez las puertas de sus preciosas instalaciones al público, para que los aficionados al ibérico (¿quién no lo es?) puedan descubrir todo el proceso que lleva detrás este producto, cuyo secreto consiste, entre otras muchas cosas, en que sigue siendo completamente artesanal, desde el principio hasta el final.

Quienes se pasen por las bodegas Cinco Jotas podrán darse un paseo en imágenes por la historia de esta marca que ha sido capaz de cambia por completo el pueblo de Jabugo y los alrededores, y conocer de manos de los propios artesanos el proceso completo de elaboración del producto. Muchos de ellos (maestros cortadores, perfiladores, saladores, bodegueros…) han heredado de sus propios padres el oficio (en ocasiones han pasado hasta cinco generaciones por el mismo puesto), lo que contribuye a crear un ambiente muy especial en la bodega, que le da el valor añadido del cariño a sus jamones.

Lo más popular

Un entorno único

La Bodega Cinco Jotas está ubicada en plena Sierra de Aracena, un precioso lugar donde la dehesa es protagonista absoluto del paisaje. Dentro de las visitas, se puede concertar una excursión a este ecosistema, para ver el lugar en el que el cerdo ibérico de bellota vive durante toda su vida (para poder ser parte de Cinco Jotas, exigen que haya al menos dos hectáreas para cada animal) y comprobar como son mimados por los ganaderos de la zona. Nosotros tenemos la suerte de haber estado allí, y es un verdadero espectáculo.

Además, la dehesa es un paraje natural rico en setas durante casi todo el año, por lo que si te interesa, también es posible añadir una ruta mitológica a tu visita. De hecho, es casi un fijo en los númerosos restaurantes de toda la comarca.
En resumen, si te apetece saber por qué el jamón ibérico de bellota sabe a lo que sabe (y creénos, no es casualidad), escápate un fin de semana a la Sierra de Aracena, y volverás aún más enamorado de este producto tan nuestro. Puedes reservar tu visita a la bodega 'Cinco Jotas' (por supuesto, no falta la degustación) en el 94 959 121 194. Si quieres más información, la tienes en www.cincojotas.com.