La caja de luz

Entramos en Azurmendi, un restaurante deslumbrante.

Azurmendi

Tenía dos intenciones, que fuera un edificio en el que conviviesen naturaleza y vanguardia y, por otro lado, que su distribución recordase la del clásico caserío vasco: la puerta de entrada orientada al este para recibir los primeros rayos de sol y una cocina enorme en el centro, en la que poder innovar y evolucionar, y que tuviera acceso al hall y al comedor». Estas fueron las directrices que el ya archiconocido restaurador Eneko Atxa le dio a Naia Eguino. Y la arquitecta e interiorista hizo realidad en el restaurante Azurmendi Gastronómico (Legina Auzoa, s/n, Larrabetzu, Vizcaya, tel. 944 55 88 66), el sueño de este joven de 37 años que ya cuenta con tres estrellas Michelin en su haber y tiene el reconocimiento de la Guía San Pellegrino, que lo ha catapultado al puesto número 26 en la lista de los 50 mejores restaurantes del mundo.

Al mirar la enorme edificación lo que más llama la atención de la construcción es su perfecta sintonía con el entorno. Materiales como el acero, la madera y la piedra se funden bajo un techo totalmente acristalado. Algo inolvidable al entrar en Azurmendi Gastronómico son los troncos de árbol de más de tres metros que decoran la entrada y que son los encargados de esconder en su interior los potentes aparatos de aire acondicionado. El equipo de Azurmendi nos confiesa que estos árboles se vieron gravemente afectados por una tormenta hace unos años, y después de darles muchas vueltas, Eneko pidió que en vez de eliminarlos durante la construcción del edificio, los integraran como elementos decorativos naturales. Además, sugirió a la arquitecta que el edificio fuera, en la medida de lo posible, ecológico y autosuficiente. Hoy genera el 40% de la energía que consume.
Azurmendi Gastronómico abrió sus puertas en febrero de 2012 con una oferta de dos menús cerrados que varían según la temporada del año. El primero se llama Erroak (163 €, bebidas aparte), que significa raíz y está formado por catorce platos. Los primeros tres aperitivos se sirven como bienvenida en el hall. Pero antes de llegar a la entrada hay una visita guiada por un huerto al aire libre, de donde obtienen gran parte de las hortalizas con las que trabajan, y por un invernadero con increíbles tomateras cuya humedad, vitaminas y madurez están controladas por ordenador. Después Eneko recibe a los clientes en la cocina y finalmente estos pasan a la mesa donde degustan dos aperitivos más, seis platos principales y dos postres. El segundo menú que ofrecen se llama Adarrak, ramas en euskera, y tiene dos platos principales y un postre más que el anterior (193 €, bebidas aparte).

Simultáneamente a Gastronómico nació Prêt-À-Porter, su hermano pequeño, enfocado principalmente a las tapas y situado en un edificio cercano. Con esta versión low cost, Eneko Atxa ha conseguido que mucha más gente pueda disfrutar de su haute cuisine. Este ha sido nuestro aperitivo, ahora el plato fuerte te toca a ti, reserva y disfruta de una experiencia gastronómica y arquitectónica inigualable. Para abrir boca, te invitamos a este paseo fotográfico por Azurmendi, ¿entramos?

Publicidad

Bienvenidos

Hall con techo de cristal.

Comer y leer

En la entrada, se apilan los libros de Eneko Atxa, Azurmendi (Montagud Editores, 42 €).

Publicidad

Rincones

Una acogedora esquina del comedor.

Frescor natural

Un aparato de aire acondicionado, escondido en el interior de un viejo tronco.

Publicidad

Íntimo

Vista desde arriba del comedor privado.

Con personalidad

El logo de Azurmendi sujeta las cartas.

Publicidad

Con mensaje

Mesa del hall en hierro forjado y medra maciza. En los espejos pueden leerse frases evocadoras.

Arte

Escultura en el camino de acceso al restaurante.

Publicidad

Natural

Lavabo de madera.

Originalidad

Vajilla de cristal con forma de hoja.