Hoy cenamos ¡pizza!

Te proponemos cinco recetas diferentes, fáciles y espectaculares. Vas a triunfar.

¿Toca organizar una cena multitudinaria para los amigos en tiempo récord? Reversiona el mejor invento de Italia con los ingredientes más suculentos... Y ciao! Ah, y al final te contamos cómo hacer una masa de estrella Michelín.

Publicidad

De prosciutto crudo y queso de cabra

Para 4 personas. 

Dificultal: baja.

Elaboración: 20 minutos.

Ingredientes: 2 higos grandes, 4 lonchas finas de prosciutto crudo, una ramita de romero, 100 g. de queso de cabra y aceite de oliva virgen extra.

Elaboración: Extiende con un rodillo una bola de masa (ver la receta de masa para pizza). Coloca los higos cortados y el prosciutto por encima. Reparte las hojas de romero y termina con el queso de cabra desmenuzado y un chorrito de aceite de oliva. Hornea hasta que esté dorada y sirve caliente.


De berenjenas y calabacín asado, cebolla morada y tomates cherry

Para 4 personas. 

Dificultad: baja.

Elaboración: 25 minutos.

Ingredientes: 3 rodajas finas de calabacín, cortadas a lo largo, 3 rodajas finas de berenjena en lonchas, media cebolla morada pequeña, 8 tomatitos cherry, queso parmesano en lascas y aceite de oliva virgen extra.

Elaboración: Calienta con aceite una plancha hasta que esté caliente y dora la berenjena y el calabacín por ambos lados. Extiende con un rodillo una bola de masa. Añade la berenjena, el calabacín y los tomates cherry a la pizza. Pela y reparte la cebolla, echa un chorrito de aceite de oliva y hornea hasta que se dore. Adereza con el queso parmesano y sirve.

Publicidad

De aceitunas negras, hojas de espinacas, alcachofas y vinagre balsámico

Para 4 personas. 

Dificultad: baja.

Elaboración: 15 minutos.

Ingredientes: 6 corazones de alcachofas en conserva cortados, un puñado de aceitunas negras sin hueso, unos 150 g de hojas de espinacas y una cantidad extra para decorar, aceite de oliva, 125 ml de vinagre balsámico, media cucharada de pipas de girasol peladas y 30 ml de miel de azahar.

Elaboración: Primero prepara el sirope de vinagre balsámico con la mezcla del vinagre balsámico y la miel en una sartén grande. Deja que hierva a fuego medio –dándole vueltas constantemente– durante 15 minutos hasta que reduzca. Utiliza una espátula de silicona para añadir a la mezcla los restos que se quedan en los lados de la sartén mientras sigues dándole vueltas. Después, estira con un rodillo una bola de masa para pizza. Coloca las alcachofas, las hojas de espinaca y las aceitunas negras sobre la masa de pizza. Riega con un chorro de aceite de oliva y hornea en el horno hasta que se dore. Decora la pizza con las hojas de espinaca reservadas, esparce las pipas de girasol y añade el sirope de vinagre balsámico de forma generosa. Sirve bien caliente.

De chorizo picante, camembert y rúcula

Para 4 personas. 

Dificultad: baja.

Elaboración: 15 minutos.

Ingredientes: 8 rodajas finas de chorizo picante, 6 rodajas de queso Camembert, un puñado de hojas de rúcula, aceite de oliva y aceite de chile.

Elaboración: Extiende con un rodillo una bola de masa para pizza. Luego, coloca el queso Camembert y el chorizo picante sobre la masa. Riega con un chorrito de aceite de oliva. Métela en el horno precalentado a unos 150 grados hasta que ésta se dore bien. Distribuye las hojas de rúcula sobre la pizza y sirve junto con el aceite de chile, al gusto para cada comensal.

Publicidad

Picante con salami, albahaca y mozzarella

Para 4 personas. 

Dificultad: baja.

Elaboración: 15 minutos.

Ingredientes: 5 lonchas finas de salami, 8 lonchas finas de chorizo picante, media bola de queso mozzarella, aceite de oliva y un puñado de hojas de albahaca fresca para aderezar. 

Elaboración: Extiende con un rodillo una bola de masa para pizza. Distribuye las lonchas de salami y chorizo sobre la masa y añade la mozzarella cortada en pedazos de 2 cm. Métela en el horno precalentado hasta que se dore. Adereza con las hojas de albahaca y sirve caliente.

Masa de pizza

Para 4 pizzas medianas. 

Dificultad: baja.

Elaboración: 2 horas.

Ingredientes: 500 g de harina de fuerza para hacer pan, 1/2 cucharada de sal, 7 g de levadura seca, 1/2 cucharada de azúcar, 2 cucharadas de aceite de oliva, 325 ml de agua templada.

Elaboración: Junta la levadura seca, el aceite de oliva, el agua y el azúcar, bátelos con un tenedor y resérvalos. Tamiza la harina con la sal, forma con ellas una especie de volcán y coloca en su interior la mezcla de levadura. Remueve despacio los ingredientes con un tenedor hasta que obtengas una masa homogénea: llegará un punto en el que esté muy dura, con lo que tendrás que seguir trabajándola10 minutos con las manos sobre la encimera de la cocina o sobre una tabla de madera (tendrás que enharinar tanto la superficie como tus manos). Cuando el resultado sea liso y suave, mételo en un cuenco previamente engrasado, cúbrelo con un paño humedecido y déjalo reposar 1 hora en un lugar cálido (duplicará su volumen). Pasado ese tiempo, trabaja la masa 30 segundos en una superficie enharinada y divídela en cuatro bolas; extiende cada una de ellas con un rodillo hasta formar círculos de 0,5 cm de grosor. Coloca sobre las pizzas los ingredientes que más te gusten, añade un chorrito de aceite de oliva y hornea a 250ºC durante 10 minutos (los bordes deben crujir).