Los mejores lugares para comer en la barra

La alta cocina sube la altura de las mesas.

En España llevamos años practicando lo de comer en barra, pero ahora sube el nivel. Ya no se destina la barra para comer tapas, ahora podemos probar los platos de carta de los locales de moda e incluso menús degustación de restaurantes con estrella Michelin. Prepárate para disfrutar de un taburete y cocina a la vista.

Publicidad

Nou Manolin

La barra del Nou Manolin es la principal responsable de todo este movimiento. Se encuentra entre los favoritos de grandes cocineros como Ferrán Adriá o Arzak, y sirvió de inspiración a Joël Robuchon, el chef con más estrellas Michelin del mundo, para crear sus Atelier. Después de que el francés explotara esta idea por el mundo en los años noventa empezaron a surgir todas las barras con cocina a la vista, y hoy es el último grito en las salas de los mejores restaurantes.

Villegas, 3 (Alicante).

Publicidad

A'Barra

Desde que abrió la primavera pasada A'Barra no ha dejado de cosechar éxitos y de ganar admiradores. Este restaurante madrileño no ha tardado ni un año en lograr la preciada estrella Michelín, y no es de extrañar, porque además de convertirse en el local de moda, sirve un delicioso menú en su espléndida barra.

Pinar, 15 (Madrid).

Publicidad

Mina

Otra de las barras más prestigiosas es la de Mina en Bilbao. Ubicado en el corazón de la ciudad vasca da cabida a tan sólo 25 comensales por servicio, de los cuales únicamente ocho tienen el privilegio de sentarse en su barra de roble y presenciar en directo la acción de la cuadrilla y el manejo de las materias primas. Todo un espectáculo que termina con platos de temporada que hacen suspirar.

Muelle Marzana (Bilbao).

Publicidad

Lúa

Lúa es nuestro restaurante gallego favorito en la capital, de eso no tenemos duda. Y su barra nos acoge cada vez que sentimos morriña y necesitamos un capricho 'delic'. Allí Manuel Domínguez nos mima con su cocina de mercado, en la que no faltan platos de su tierra natal. Aunque el chef pensó por un momento que una barra sería incompatible con el restaurante gastronómico para obtener una estrella Michelín, no fue así, pues desde entonces ilumina todo el restaurante.

Paseo de Eduardo Dato, 5 (Madrid).

Publicidad

Tatau Bistro

"Lo cierto es que lo mío no es escribir, sino cocinar. Cocinar sí que sé. Y juro que no es falta de humildad, créanme". Así es cómo se presenta Tonino Valiente en la web de su restaurante Tatau Bistro, y lejos de pensar que peque de soberbia, no podemos estar más de acuerdo. Lo suyo son los fogones desde los 16 años y con su arte ha conseguido ser la barra de alta cocina de Huesca.

San Lorenzo, 4 (Huesca).

Publicidad

Canalla Bistro

El chef predilecto de la ciudad valenciana no podía quedarse atrás en esto de las tendencias 'foodies' y, como a Ricard Camarena no hay nada que se le resista, la barra del Canalla Bistro es nuestra favorita del barrio de Ruzafa. Es el restaurante, de los cuatro que tiene (uno con una estrella Michelín), más ecléctico del chef y en él nos ha conquistado con sus sabores del mundo.

Mestre Josep Serrano, 5 (Valencia).

Publicidad

Kabuki Wellington

La barra de sushi de Kabuki Wellington es el corazón de este afamado restaurante en la capital, que ostenta una estrella Michelin. Abierta a todo el establecimiento es el lugar desde el que trabaja Ricardo Sanz junto a su equipo. Es uno de los espacios favoritos de los clientes, porque mientras disfrutan de las creaciones niponas del chef pueden ver cómo se ejecutan los platos en directo.

Velázquez, 6 (Madrid).

Publicidad

Dos Palillos

Tiene una estrella Michelín, nació en las entrañas de El Bulli y cuenta con el apoyo de Ferrán Adrià, ya de entrada tenemos suficientes motivos para sentarnos en su barra. El Dos Palillos es el proyecto más personal de Albert Raurich, quien fue el jefe de cocina del restaurante más famoso del mundo en su día desde 1999 a 2007. Sus menús están basados en la gastronomía de extremo oriente y en su barra con cocina a la vista viajarás a japón, china, tailandia, vietnam…

Elisabets, 9 (Barcelona).

Publicidad

Bibo

Este verano aterrizaba en Madrid el esperado globo aerostático del dos estrellas Michelín Dani García. Por fin abría sus puertas Bibo y encendía sus 7.000 bombillas, el éxito estaba asegurado. En su carta encontramos las experiencias del chef vividas a lo largo de sus viajes por el mundo, es decir, todo aquellos que le ha enamorado de las distintas culturas. Alrededor de su espectacular globo podemos disfrutar de su barra circular, que nos tienen enamorados.

Paseo de la Castellana, 52 (Madrid).

Publicidad

El Rincón de Pepe

Es una de las barras más famosas y con más solera de este país. La barra del Rincón de Pepe es la favorita de los murcianos (ojo, y de muchos no murcianos) que buscan las mejores materias primas que les ofrece su tierra cocinadas con el toque maestro de Raimundo González Frutos. Aunque el Nou Manolín fue quien inspiró esta tendencia, lo cierto es que esta barra de 16 metros fue la primera que abrió en España en los años setenta.

Apóstoles, 34 (Murcia).

More from Elle: