Patatas fritas para 'gourmets'

Con estos chips de bolsa perdemos la cabeza.

Son las reinas del aperitivo, el snack más recurrente y una perdición para los amantes de lo salado. Pero, como en todo en la vida, en cuestión de patatas fritas hay niveles y la diferencia se nota. Si quieres pasar al grado experto estás de enhorabuena, porque te presentamos las mejores patatas de bolsa que se encuentran en el mercado.

Publicidad

San Nicasio

Son las más admiradas por los amantes de las patatas fritas y por la crítica, no en vano han ganado numerosos premios. Se elaboran en el aceite de oliva virgen extra de la cooperativa cordobesa Priego y llevan un toque de sal rosa del Himalaya de Terre Exotique. Y además de unos ingredientes de excepción están fritas a fuego lento y a baja temperatura. Un detalle para que este manjar llegue íntegro al consumidor es que vienen embolsadas al vacío, dicen que si te sientas encima no se rompe la bolsa, aunque reconocemos que nunca lo hemos comprobado por miedo a quedarnos sin ellas.

Precio: 1,25 €.

Publicidad

Bonilla a la Vista

Entre nuestras favoritas se encuentran las Bonilla a la Vista, que elabora una empresa gallega del mismo nombre que tiene su sede en Arteixo. Se trata de una empresa familiar creada en 1932 en Ferrol por Salvador Bonilla, padre del actual propietario, quien vendía churros y patatas fritas por las ferias. El corte fino, su textura y su sabor son las principales virtudes de estas patatas crujientes que se venden en bolsas y, sobre todo, en latas de medio kilo que garantizan su perfecta conservación durante varios meses.

Precio: 37,50 € / 3 latas de 500 gr.

Publicidad

Sal de Ibiza

Las de la marca Sal de Ibiza han sido elaboradas con productos 100 % naturales y cogen ese delicioso sabor del aceite vegetal en el que han sido doradas ligeramente, pero especialmente por el toque perfecto de la apreciada y reconocida flor de Sal de Ibiza, y que hace únicas en sabor y textura a estas patatas Premium.

Precio: 3,20 €.

Publicidad

Sarriegui

Puede que sean las más caras de toda esta lista, porque se venden a 2,55 euros los 150 gramos. Es algo caro, pero tiene su punto. ¿Por qué? Pues porque están fritas en aceite de oliva virgen extra, cuyo 80% es de la variedad picual. Vamos, que te tienes que sentir como un señor cada vez que das un mordisco a una de sus patatas. Eso sí, esa variedad de aceite hace que tengan un toquecillo picante, así, pequeñito, como nos gusta a nosotros. Son muy crujientes, y se venden con o sin sal.

Precio: 2,90 €.

Publicidad

La Abulense

El grupo Labriego Abulense es una empresa familiar con más de 60 años de experiencia en la elaboración de aperitivos y sus patatas fritas son todo un clásico. Con la llegada de la segunda generación nace la idea de darle otra imagen a sus packaging y nos presentan las patatas más optimistas. Su secreto está en la calidad de la patata y en su fino corte.

Precio: 1,50 €.

Publicidad

La Cala de Albert Adriá

Elaboradas con aceite de oliva virgen extra a las que se le han añadido el sabor aperitivo en formato deshidratado con la receta de Albert Adrià. El especial corte de la patata, las convierte en un soporte ideal para cremas, aliños y conservas como mejillones y anchoas. También tenemos la opción de comprar su delicioso aliño y añadírselo a unas patatas que tengamos por casa.

Precio: 2,75 €.

Publicidad

La Chinata

Las Patatas Fritas con Aceite de Oliva Virgen Extra La Chinata son el snack perfecto para los más sibaritas, ya que están elaboradas con una selección de patatas de primera categoría y fritas en AOVE de nuestra propia cosecha a la temperatura perfecta para disfrutar de unas patatas gourmet en su punto. Crujientes y sabrosas, son el aperitivo ideal.

Precio: 1,95 €.

Publicidad

Vicente Vidal

Aunque tengan un envase moderno, su origen es más o menos tradicional y humilde, pues son una compañía familiar, que lleva fabricando las patatas desde 1931. Su packaging también es de los que evita que las patatas se estropeen con los golpes. Cuando abras la bolsa te darás cuenta: están todas enteras. Nos encantan porque son muy crujientes, y tienen un el toque de sal perfecto.

Precio: 1,55 €.

Publicidad

Tyrrell's

Vale, no son patatas fritas, pero los Crinkly Veg de Tyrrell's son uno de nuestros snacks favoritos y no podíamos omitirlos en esta lista de chips. Son verduras fritas onduladas con sabor a romero y ajo Tyrrell's y en esta bolsa encontrarás remolacha, chirivía y zanahorias aderezadas. Son de origen inglés y de granja, de ahí a que su tamaño sea más pequeño que las patatas españolas.

Precio: 4,25 €

More from Elle: