#DestinosDetox: 10 pueblos antiestrés en España

Un reciente estudio confirma que con tan sólo cinco días de vacaciones, mejoramos nuestra salud durante nada menos que 10 meses. En menos de una semana disminuye nuestra angustia, aumenta la vitalidad, se mejora nuestro sistema inmunológico, se reducen la inflamación de nuestras articulaciones y se ralentiza el (inevitable) envejecimiento de nuestras células, según un equipo de psiquiatras y genetistas de la Universidad de California y las Escuelas de Medicina de Harvard y Mount Sinaí.

No hace falta irse tan lejos: tan solo hay que ver a los lugareños de estos pueblos antiestrés que aquí os presentamos para descubrir que ellos sí que saben lo que es la calidad de vida. Sin ruidos, sin contaminación, sin atasco e incluso muchas veces sin WiFi, recupera tu salud con una escapada de auténtico detox.

Publicidad

Naturaleza en estado puro en Torla (Huesca)

Güen Matín. De esta forma dan los buenos días en Torla (Huesca). La desconexión es tan absoluta que hasta empiezas a entender el aragonés de Sobrarbe. Te será complicado no empadronarte en este pueblo de los Pirineos, enclavado en uno de los entornos más excepcionales de España, el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Para unos días de asueto, os recomendamos el Hotel Silken Ordesa, un establecimiento de estilo típico montañero con piscina al aire libre de temporada, zonas ajardinadas, terraza y spa con sauna, bañera de hidromasaje, baño turco y cabinas de tratamientos de belleza y bienestar. No querrás volver.

En lo más profundo del Valle del Silencio (León)

A trompicones hacia Ponferrada, el río Oza se abre camino en el conocido como el Valle del Silencio. Ahí respira, sin meter mucho ruido, Peñalba de Santiago. Famoso por su bello entramado de calles, sus casas rústicas, su iglesia mozárabe, este pueblo presume de su envidiable ubicación entre montañas dominadas por frondosos bosques de roble y cascadas naturales, las únicas que se atreven a romper la tranquilidad de este valle. Declarado Bien de Interés Cultural, os recomendamos conseguir una casa rural con tiempo en el mismo pueblo o en sus alrededores y dejar las preocupaciones bien lejos.

Publicidad

La paz de un paisaje lunar en Uga (Lanzarote)

Si siempre estás como en las estrellas y parece que no eres de este mundo, quizás tu sitio sea Uga (Lanzarote). La isla más volcánica de las Canarias nos espera para proporcionarnos unos días de asueto en uno de sus pueblos más hermosos, a los pies del Parque Nacional del Timanfaya. ¿Quieres quedarte en una yurta, la típica casa de los nómadas de Mongolia? Casa del Morro dispone de todo tipo de alojamientos para que tu estancia sea de lo más placentera y eco-friendly. No te pierdas las clases de yoga, los masajes o tratamientos ayurvédicos personalizados. Acaba el día brindando con uno de los preciados vinos de La Geria, una experiencia extrasensorial.

Una postal típica desde Casares (Málaga)

Entre Marbella y Sotogrande, pero nada que ver. Casares es el mejor ejemplo de pueblo blanco andaluz que se adapta a la perfección a la Sierra Bermeja, lleno de rincones tranquilos donde respirar aire fresco. Casares tiene además uno de los hoteles más excepcionales de España, Finca Cortesín. Construido en torno a dos patios principales donde evadirse, el establecimiento cuenta con sesenta y siete amplias y luminosas suites rodeadas ciento cincuenta hectáreas dedicadas a zonas verdes. Un campo de golf donde mejorar tu swing, un spa y el irresistible beach club completan la oferta de lujo y descanso de Finca Cortesín. 

Publicidad

Teruel existe y Albarracín es uno de sus pueblos con más encanto

Nombrado en múltiples ocasiones como uno de los pueblos más bonitos de España, Albarracín y su sierra tienen todo lo que necesitas para desconectar. Si necesitas liberar algo de adrenalina, adéntrate en Albarracín Aventura con toda la familia y pon a prueba su habilidad en las tirolinas, los circuitos de pruebas y el tiro con arco entre otras cosas. Para descansar, hazle caso al estudio y quédate cinco noches (o más) en una de las seis habitaciones de La Casa del Tío Americano, en el centro del pueblo y con excelentes vistas.

Agroturismo en Sa Talaia (Ibiza)

La isla de Ibiza no es muy grande pero se podría decir que hay mil y una Ibizas en su interior. Los hay que prefieren encerrarse en un beach club al ritmo de los últimos éxitos del electro dance y otros que se escapan al interior para disfrutar de la naturaleza y la paz más absoluta. Eso es lo que encontrarás en Sa Talaia, un oasis de exclusividad en el que los viajeros experimentarán una nueva dimensión de bienestar. Recarga energía y encuentra el equilibrio vital con sus tratamientos personalizados y después descansa en la zona chill out con espléndidas camas balizases para relajarte en un ambiente distendido y elegante.

Publicidad

Relax a tu medida en Segurilla (Toledo)

A tan solo una hora de Madrid, un remanso de paz y autoconocimiento que lleva el nombre de Villa Ars Vivendi. En plena Sierra de San Vicente, a los pies de Gredos, este spa rural organiza estancias personalizadas para sus huéspedes, que pueden elegir entre 9 tipos de habitaciones (desde la más romántica a la decididamente surrealista) y varios tipos de experiencias, que incluyen un recibimiento con cava en la habitación y la bañera llena de sales de aromaterapia para activar todos los sentidos… y dar rienda suelta a la pasión.

Tocar el cielo de Los Pedroches (Córdoba)

Con AVE directo hasta el centro de la comarca, el Valle de Los Pedroches está más a mano que nunca e incluso te quitas el estrés de ir en coche. Los Pedroches saben a jamón ibérico de bellota de COVAP, con sus cerdos criados en la montanera, y brillan como las estrellas de su cielo, merecedor de la certificación Starlight. 

Publicidad

Regreso al pasado en Alcalá de Júcar (Albacete)

"Tienes demasiadas cosas en la cabeza, para qué tanto" te dice siempre tu madre y puede que tenga razón. Tiempos pasados siempre fueron mejor (o al menos lo parecen), por eso te proponemos que cojas la máquina del tiempo (o simplemente el coche) y te vayas a pasar unos días a Alcalá de Júcar, en la provincia de Albacete. Ahí te espera su mercadillo medieval al lado del puente romano. Un pueblo de altura, con unas vistas increíbles de la Hoz de Júcar por el que pasear y recuperar buenas sensaciones.

Viaje a La Alpujarra granadina, sin móvil y sin ordenador

Ni te molestes en meter los aparatos electrónicos en el equipaje, no te servirán de nada. En la Venta de los Herradores (Granada) no hay señal de 4G ni WiFi, así que el #DetoxDigital es total. Construida sobre una antigua posada situada en el antiguo camino de entrada a La Alpujarra, la Venta de los Herradores está formada por 3 casas rurales: Casa El Almendro, Casa La Mimbre y Casa El Castaño, todas ellas diseñadas para conectarte… pero contigo mismo y con tu familia. Si necesitas subir un selfie o mandar un sms de auxilio, tienes Lanjarón a 10 minutos en coche o un bonito paseo de una hora si vas andando.

More from Elle: