Jorge Sanz, la habilidad de reinventarse cada día

Interpreta en Madrid la obra teatral 'Tiempo', ha sido personaje imprescindible en la polémica película de Fernando Trueba 'La reina de España' y aún le sobra tiempo para reírse de su sombra en la serie '¿Qué fue de Jorge Sanz?'. Y es que le sobran tablas.

Lo más popular

El cine español de las últimas décadas no se entiende sin la sonrisa pícara de Jorge Sanz. Con tan solo 9 años, su mirada cautivó a la cámara en la película 'La Miel', de Pedro Masó. El niño del madrileño barrio de Chamberí ya apuntaba maneras, pues no se arredró al compartir escenas con Jane Birkin y José Luis López Vázquez. Solo tres años más tarde participaba en el rodaje de 'Conan El Bárbaro', junto a Arnold Schwarzenegger, aunque el actor solo recuerda el frío que pasó en Segovia.

Publicidad

Su extensa carrera en la interpretación, con más de sesenta producciones de cine y televisión, le han valido seis nominaciones a los Goya – recibió el galardón por 'Si te dicen que caí' (1989)–, además de distintos premios nacionales e internacionales. El teatro llegó más tarde, pero desde 2002 ya ha protagonizado siete obras y, hasta el 9 de marzo, se presenta en el Teatro Alcázar de Madrid con 'Tiempo', comandada por Ramón Fontseré, director de Els Joglars y Teatre de Guerrilla. Se trata de una tragicomedia escalofriante que narra las reacciones de un personaje al que comunican que solo le restan 90 minutos de vida. Una propuesta inquietante para la platea en la que no falta el sentido del humor.

Lo más popular

La primera cuestión es obvia, ¿qué harías si te quedara solo hora y media de existencia?

Mira, de eso se trata la función y todavía no sabría responderte. El tiempo es una cosa muy rara. ¿Tú qué harías?

¿Qué esperas que suceda en el patio de butacas mientras interpretas 'Tiempo'?

Que la gente se ría mientras piensa ¿por qué me estoy riendo? También que lo razone cuando ya lo ha reflexionado. ¡Qué misterio! Pero de esto es de lo que trata la función.

¿Están los espectadores preparados para esta sobredosis de sinceridad?

Van a disfrutar una barbaridad. En realidad, he visto que se divertían mucho en los pases que ha hecho Quim Masferrer en los teatros de Cataluña, así que tengo el listón muy alto. Da mucho vértigo, pero me gusta tanto el texto...

Publicidad

Este reto profesional parece una perita en dulce, ¿por qué lo has elegido?

Tú lo has dicho, porque es un caramelo. No he podido caer en mejores manos, desde el libreto de Quim Masferrer, que es una joya, hasta el aliento del director Ramon Fontserè; tan bien orquestado por la producción de Teatre de Guerrilla, con la colaboración de Mercè Puy. Les estaré eternamente agradecido.

En la gran pantalla has estrenado 'El Pregón' y 'La Reina de España'. ¿Cómo fue volver a reunirse con el reparto de 'La niña de tus ojos'?

No ha sido un reencuentro, porque en realidad nosotros no nos perdemos de vista. Ha sido un regalo. Los personajes ya estaban hechos a medida hace casi dos décadas, aunque hoy son más maduros y divertidos. Dieciocho años, ¡cómo pasa el tiempo!

Acabas de grabar con David Trueba la próxima entrega de la miniserie '¿Qué fue de Jorge Sanz?'. Seguro que nos espera alguna sorpresa...

Sólo puedo decir que se supera a sí misma, y que David está en completo estado de gracia.

Con tantos años de profesión tendrás seguro cientos de anécdotas. ¿Cuándo se produjo el rodaje más divertido?

En el plató de 'La Reina de España', en Budapest. Ya no sabía en qué época estaba, ni si era Jorge Sanz o mi personaje, Julián Torralba.

En tu carrera, ¿hay alguna localización que recuerdes especialmente por su belleza?

Solo el hecho de rodar en exteriores es emocionante en sí, pero lo primero que se me viene a la cabeza son los pinares nevados de Valsaín durante el rodaje de 'Conan el Bárbaro', ¡qué frío!

Llevas trabajando desde los 9 años. ¿Qué crees que te queda por hacer?

Me gustaría aprender a tocar el piano, también la guitarra, y a cantar como Morente. De momento, me conformo con seguir haciendo proyectos que me gustan con la gente que me apetece y para que el público disfrute.

Cuando eras un adolescente viviste durante un año en Filipinas, ¿qué recuerdos tienes de esta experiencia?

Imagínate, tenía 12 o 13 años, fui a un festival de cine para pasar una semana y me quedé nueve meses. Vivía en casa de mis tíos, que me regalaron algo impagable: volví hablando inglés. Por otra parte, pude bailar agarrado con Imelda Marcos, supongo que le pisaría los zapatos, era joven e inexperto.

Has trabajado en distintas ocasiones en Cuba, ¿qué es lo que más te gusta de esta isla?

Todo.

Si tuvieras un año sabático ¿dónde viajarías?

Posiblemente a la isla cubana, y de aquí al archipiélago de San Blas, en Panamá.

Si un día se pierde, es probable que le encuentres en uno de los destinos que le han fascinado: Cuba o Panamá.

Tras un reciente problema de salud, ¿te cuidas más o has cambiado tus hábitos?

¿Problemas de salud? No, hombre no, tuve un pequeño percance vascular. Ya no fumo, como sano y hago deporte. Es muy recomendable, el infarto, digo. Ahora estoy mejor que antes.

¿Cuál ha sido el viaje de tu vida?

El último. Aunque, de momento, el viaje de la vida no me está yendo mal. Tengo tres hijos, cuatro perros, ocho ocas y patos mudos, una buena huerta y una mujer que me quiere y me comprende.

More from Elle: