Miguel Ángel Muñoz: con nuevo rumbo

Tras el éxito de 'Amar es para siempre', el actor se da un respiro en Los Ángeles para estrenarse como director. Así es el hombre más desconocido y querido del momento.

Más de Instagram
20 articles
Amal Clooney o cómo conseguir que nadie te haga sombra
Dulceida y Alba Paul: trivial de pareja
Cuestión de piel, por Marta Hazas
Elle + La Mer

Hoy no cocina él. Quedamos para comer en un pequeño japo del centro de Madrid, cerca de su casa. Lleva un año viviendo solo, después de siete recorriendo mundo. Acaba de colocar sobre una estantería el premio Actúa, que le ha concedido Artistas Intérpretes, Sociedad de Gestión por su «joven talento». O lo que es lo mismo: el reconocimiento de sus colegas por una carrera que empezó cuando apenas tenía 10 años.

Publicidad

Está pletórico. Todavía lleva en la mirada el confeti de la avalancha de admiración pública que le ha brindado ganar 'MasterChef Celebrity'. Dentro del alma, la satisfacción que da donar el botín de 75.000 euros a Pequeño Deseo, la fundación que hace posible que niños enfermos de cáncer cumplan sus sueños. Asegura que pasa por la mejor etapa de su vida. La entrega y el carisma le han convertido en uno de los personajes más mediáticos del momento; su discreción y el afán de permanecer lejos de los focos, en una de las personas más desconocidas.

More From Instagram
20 articles
Amal Clooney o cómo conseguir que nadie te haga...
Dulceida y Alba Paul: trivial de pareja
Cuestión de piel, por Marta Hazas
Elle + La Mer
Innovación en la depilación en casa
Elle + Philips
Erdem X H&M desfila en Los Ángeles

A Miguel Ángel Múñoz (Madrid, 1983) le gustan el amarillo, los bonsáis, identificarse con un ave Fénix y leer a John Williams. Habla tres idiomas, hace magia y tiene la Green Card estadounidense gracias a una película pendiente de estreno con Sharon Stone y Andy García. Mientras apura el sushi, poco antes de viajar a Los Ángeles, el chico al que todos quieren pone sobre la mesa su corazón.

Vives un gran momento profesional. ¿Qué es para ti el éxito?

Una mezcla de mucho trabajo y de estar abierto a lo que te quiera dar el universo. Tanto yo como mi familia y mis amigos tenemos salud, que es una de las cosas que más valoro. Por suerte, la importancia que le doy a conseguir los retos es cada vez menor. He sido esclavo de mis metas, y eso no es una virtud, porque te pierdes lo mejor de la existencia, que es aquello que te va ocurriendo por el camino.

Dejas la serie 'Amar es para siempre'. ¿Por qué?

Soy yo quien ha decidido, con mucha pena, acabar antes que mis compañeros. Me voy a Los Ángeles.

Justo en el momento en el que triunfas de nuevo aquí...

Sí. Acabo de decir que no a dos series y a cinco obras de teatro. Estoy muy agradecido, pero sólo me quedaría aquí si hubiese algo muy, muy interesante. Quiero concederme un tiempo para preparar una aventura personal que, a la vez, es mi proyecto profesional más importante. Y, por encima de todo, uno de mis grandes sueños.

¡¿Se puede saber cuál?!

(Risas). Hasta ahora no lo había contado. Sería la primera vez que lo comparto... Qué caray, te cuento. Cuando nací, mis padres viajaban mucho y eran muy jóvenes. Mi madre tenía 19; mi padre, 23; mi Tata, que era la hermana de mi bisabuela, acababa de cumplir los 60. Ella fue quien se ocupó de mí. Ahora tengo la suerte de poder cuidarla. Lo hago desde hace 15 años. Hay una persona que le ayuda con la comida, pero, a sus 92, todavía vive sola. Un día me di cuenta de que este tiempo está siendo de los más felices para ella, así que decidí grabar los momentos únicos. Como cada vez que la acompaño al médico, que después siempre organizamos una celebración especial. Este es el proyecto en el que he trabajado en silencio últimamente. Ya estoy escribiendo y quiero rodar dentro de los próximos 12 meses. En principio, es algo para mí; sin embargo, estoy convencido de que habrá una parte para compartir con los demás. Resumiendo, ahora mi aspiración es dirigir una película documental con la Tata. Será mi primer trabajo como director.

Publicidad

Demostraste tu talento para la música y el baile en 'Un paso adelante'; ahora estás en el teatro, arrasas en la televisión y te lanzas a dirigir. ¿Estás tocado por una estrella?

A mí, aprender cosas nuevas me cuesta un montón. Cantar y bailar en aquella serie fue algo muy difícil. De hecho, he tenido varios traumas con la danza porque nunca podía bailar por placer. Siempre debía hacerlo perfectamente: tenían que grabarme. Poco a poco, he ido reconciliándome con el baile. ¡Ahora doy clases de bachata!

Traje con chaleco de Dsquared2, camisa de Hackett y zapatos de cordones de Martinelli.
Publicidad

¿Y cuánto te costó ganar la final de 'MasterChef Celebrity'?

Ahí tuve muchísima suerte.

¿Cómo se traduce eso en horas?

(Risas). Exactamente, fueron 497 horas. No había cocinado en mi vida, así que me dediqué a aprender una media de nueve horas intensivas al día durante siete semanas. Aun así, creo que el ingrediente principal fue la suerte, porque en cada programa ocurría algo fortuito que me hacía destacar.

Más allá del trabajo, ¿cuál es tu ocupación favorita?

Reír. Esa es una de las cosas que mejor me sientan.

¿Qué sostiene tu ADN como actor?

Llevo 11 años en terapia. Para trabajar bien, antes hay que trabajarse a uno mismo. Y no sólo cuando estás abajo.

Lo más popular

Bruce Springsteen cuenta en su biografía que, desde hace 26 años, va al psicólogo. ¿Cuál ha sido tu método más valioso?

He hecho mucha terapia Gestalt. También estuve con Claudio Naranjo, el pionero de la psicología transpersonal. Últimamente ha sido muy importante para mí el llamado proceso Hoffman, con el que se trabaja la infancia. Como la Gestalt, pero a lo bestia. Ahí es donde están nuestros nudos. Este método ha sido una de las experiencias más duras y, a la vez, más liberadoras, bonitas y sanadoras de mi vida.

¿Y qué personas han sido providenciales en tu carrera?

José Sámano. Él es mi padre en el oficio. Con 'Un paso adelante' ganaba mucho dinero, pero un día decidí que no deseaba ser cantante. Lo que yo quería era ser actor. Lo pasé muy mal para deshacer el contrato laboral con mi exmánager. Y apareció José Sámano y me ofreció 'El cartero de Neruda'. Eso supuso poder saltar al teatro, justo lo que necesitaba en aquel momento. Él me trajo mi libertad como intérprete.

Traje de tres piezas de cuadros de Polo Ralph Lauren y jersey de Alan Paine.

¿Tienes algún maestro Yoda vital?

Juan Carlos Corazza. El gran director y maestro de actores ha sido mi guía en la vida. Fue quien me hizo mirarme de verdad por dentro y activar mi afán de búsqueda. Sigo participando en seminarios con él siempre que puedo para poder sacar mis verdades. Otra persona importantísima para mí es un cura (risas).

Publicidad

¡Cuéntanos eso!

Se llama Pepe Casanova, tiene 72 años y, cada vez que nos vemos, me absuelve de los pecados (risas). Cuando era pequeño, fue mi profesor de religión; hoy hablo con él de todo. Siempre creyó en mí, y me siento muy orgulloso de regalarle en vida el que, ante todo, me va bien como persona.

También tienes el reconocimiento profesional. Además de ganar 'MasterChef Celebrity', te has llevado, junto a Irene Escolar, el Actúa Joven Talento, que dan los compañeros del oficio. Dos premios en un mismo año. ¿Cómo se vive eso?

Me siento abrumado por todo lo bueno que me está pasando. Para mí, 2016 fue muy especial porque llevaba casi siete años fuera de España y me acababa de separar de mi pareja (Manuela Vellés). Empezaba una nueva etapa. La vida me dio un vuelco. Ese fue el principal motivo por el que me quedé aquí el año pasado. Cuando estás tanto tiempo con otra persona, tus planes se van modificando en función de la relación. En mi caso, cambiaron de repente. Fue entonces cuando dije: «Aquí estoy yo. ¿Qué es lo que quiero? ¿Dónde voy a vivir?». Entonces, sentí que necesitaba mis raíces, mi familia, mis amigos. «En Madrid». Así que, a pesar de la ausencia que queda siempre en los lugares donde han convivido dos, decidí hacer de mi casa el sitio más feliz del mundo.

¿Cómo te sientes?

Hay que permitirse sufrir la importancia que tiene acabar con una relación. Pasar los duelos. Lo contrario es huir. Hoy por hoy, me siento bien por haber podido hacerlo así. Y, si ya antes admiraba a mi gente, ahora no encontraré nunca palabras para dar las gracias a mis grandísimos amigos.

¿Qué esperas tú de un amigo?

Que sea feliz.

¿Cuál es tu ideal de felicidad?

Poder aceptar todo lo que me venga en la vida. No es un Goya ni un Oscar. No. Es este momento.

¿Y cuál sería la mayor de las desgracias para ti?

Que el orgullo le gane la batalla a la compasión cuando llegue el momento de resolver algo con alguien.

Un hábito ajeno que nunca has soportado es...

Hacer sentirse mal al otro con un comentario malicioso.

¿Qué cosas te alimentan por dentro?

Lorca, Neruda, Gil de Biedma... Me encanta la poesía.

¿Cómo haces para cuidarte tan bien por fuera?

Practico running; acabo de correr el maratón de Nueva York. También soy muy constante con el Bikram, que es un yoga muy físico a altas temperaturas. Resulta genial porque en Madrid tengo el centro al lado de mi casa, y eso es algo fundamental para ser constante en cualquier cosa.

Cárdigan de Alan Paine, chaleco de Brunello Cucinelli, camisa de Diesel y vaqueros de Levi's.

Hablando de ir por la calle, ¿cómo lleva alguien como tú la visibilidad que proporciona la fama?

Con eso he tenido muchos problemas internos. Vivir expuesto desde tan joven te lleva a estar siempre a la defensiva. Con el paso del tiempo, voy perdiendo esa resistencia. A mí me ha costado mucho ser yo al cien por cien. En algo que me ha ayudado un montón 'MasterChef' ha sido en aprender a mostrarme de una manera natural, pero todavía me cuesta ir por la calle con una actitud cariñosa por si me hacen una foto. Y eso es una putada. No se me conocen parejas porque soy extremadamente discreto. Aunque también creo que, cuando llega alguien a tu vida de verdad, no te importa nada.

Si te digo Mónica Cruz, ¿qué me dices tú?

Que es, precisamente, una de las personas más importantes de mi vida. Alguien maravilloso, igual que su hermana, Penélope, y que su hermano, Edu. No hay palabras para describirla. La relación que tengo con Mónica es de familia.

Frente a este sushi, dime, ¿cómo definirías tu presente?

Como el mejor momento de mi vida.

¿Qué importancia tienen en ello las adversidades?

No hay nada como estar en paz con uno mismo. Por ejemplo, yo no tengo trato con mi ex; sin embargo, deseo que le vaya bonito. Superar la separación no es lo que hace que yo sienta que estoy viviendo el mejor año de mi vida. Si acaso, puedo mirarlo con melancolía por no haber podido compartirlo con alguien que ha sido tan importante; pero sé que un día lo haremos, estoy convencido. La vida, con sus luces y sus sombras, es maravillosa.

A ti que te gusta tanto hacer magia, cierra los ojos y confiesa: aquí y ahora, ¿qué te gustaría ser?

Bueno. Honesto. Manuel Benítez, el Cordobés; poder tener algún día un corazón como el suyo.

¿Cómo está el tuyo?

En carne viva. (Sonríe. Mira fijamente. Se queda en silencio). Ahora mismo, me pondría a llorar de emoción.


¿Quieres saber con qué plato se conquista a Miguel Ángel Muñoz? ¿Una receta rápida que nos recomienda? No te pierdas el vídeo que viene a continuación (y ¡ojo! a su sorpresa final):

More from Elle: