¿Eres un 'xennial'?

Si la generación X te pilló siendo un niño, pero eres mayor para ser 'millennial', apunta esta micro generación de los nacidos entre 1977 y 1983.

¿Demasiado joven para pertenecer a los 'ancianos' de la Generación X pero tampoco conectas con el rollito 'millennial'? Estupendo, a partir de ahora no vas a sentirte en tierra de nadie porque ya hay un título para los nacidos entre 1977 y 1983, justo los años que no abarcaba ninguna de las otras dos definiciones demográficas.

'Xennials': así se llaman los nacidos entre la generación X y los 'millennials', un término creado por Dan Woodman, profesor de Sociología en la universidad de Melbourne, quien lo define como 'una mezcla entre pesimistas y optimistas', tomando un poco de cada una de las características principales de las generaciones que les flanquean.

Publicidad

Nacidos en los años en los que se estrenaron las películas de la trilogía original de los episodios IV, V y VI de 'Star Wars' y con facilidad para la tecnología, no son sin embargo nativos digitales, pues sus primeros contactos con las redes sociales, los ordenadores y los teléfonos móviles llegaron en torno a sus 20 años.

Un buen ejemplo de 'xennial' sería el personaje de Cloe en 'Clueless (Fuera de Onda), un icono noventero al que dio vida Alicia Silverstone.

Lo más popular

El experto, que también se considera un 'xennial' puesto que nació en 1980, explica que lo que define concretamente a esta microgeneración es precisamente su experiencia tecnológica: "Tuvimos una infancia y adolescencia sin tener que preocuparnos de redes sociales ni teléfonos móviles. Nos organizábamos con los amigos para llamarles por el fijo. Luego nos adentramos en toda esta revolución tecnológica antes de que llegara ese periodo de agotamiento en la vida en el que tienes hijos y ya no tienes tiempo para aprender nada nuevo", aseveró.

En declaraciones a Mamamia, un medio digital australiano, Woodman añadió que los 'xennials' han aprendido a usar Facebook, Twitter e Instagram y a consumir medios digitales, pero que también han visto las noticias por la mañana o han leído el periódico.

El experto alerta, en cualquier caso, de que estas divisiones demográficas acaban siendo una herramienta de marketing para definirnos y 'vendernos': "Son demasiado simplonas y acaban tratando a todo el mundo como si hubieran vivido siempre bajo las mismas condiciones".

More from Elle: