Estas 'wedding planners' confiesan las 10 peores cosas hechas por una novia

La número cuatro es simplemente increíble.

Lo más popular

Admitámoslo, ir a una boda en la que un drama de última hora no nos pille a todos por sorpresa es cada vez más complicado. Será por la letal combinación de emoción y estrés o por las toneladas de amigos y familiares pero las confirmaciones nupciales acaban dando lugar a días tan locos como extraños. El portal AskReddit pidió a las 'wedding planners' de esta plataforma que contaran la mayor barbaridad que habían visto hacer a un novio o a una novia en su boda. Una cosa podemos adelantar: al lado de estas confesiones tu boda parecerá sacada de un cuento de hadas.

Publicidad

1. Ese al que nadie había invitado

AnaphylacticHippo revela que una vez una ex prometida acudió a un enlace (sin invitación previa, por supuesto) y agarró la tarta de boda para, acto seguido, lanzársela a los recién casados. También cogió todas las botellas de vino de la mesa y las tiró al suelo. Pues no, no estamos ante el inicio soñado de un banquete, que digamos.

2. Venirse abajo (proporciones épicas)

Otra organizadora de bodas, sillykitty1990, explica que una novia tuvo un colapso emocional porque su amiga planeaba casarse el mismo año que ella. Eso sí, en defensa de la amiga diremos que tenía fecha para junio mientras que la protagonista de esta "tragedia" pensaba casarse en octubre. ¿Es para tanto?

Lo más popular

3. La madre de la novia

¿Existe la auténtica Momzilla o es tan solo una leyenda urbana? Girlfridayfail afirma que una vez la madre de un novio la llamó para cambiar la fecha de la boda pero que cuando la 'planner' llamó a la pareja para confirmarlo, estos le dijeron que no tenían ni idea y que, por favor, ignoraran a su querida madre. ¿En serio?

4. La llamada más inapropiada

ClassicJenny explica que su amiga, que es organizadora de bodas, recibió la llamada de una novia un par de días antes de su boda. ¿Quería ultimar los detalles sobre las flores o el menú? No, ¡la novia llamaba para confesar que se había enamorado de ella! Esto sí que es un flechazo y lo demás son tonterías.

5. Los que no tenían prisa

Toronto_Planner cuenta que un novio llegó 30 minutos tarde a la ceremonia y que (sorpresa) la novia por su parte llegó dos horas tarde. Por si no fuera suficiente, los prometidos se emborracharon en la limusina y se quedaron dormidos. Llegaron tan tarde a la ceremonia que para entonces la mitad de los invitados ya se había ido.

6. La del chantaje vía Yelp

Toronto_Planner tiene historias para rato y asegura que una novia se deshizo en halagos con ella alabando lo rica que estaba la comida para, poco después, dejarle una crítica negativa al catering en Yelp. La novia dijo que sólo borraría el comentario si la empresa le daba un descuento. ¿Estamos ante la antítesis absoluta del 'fair play'?

7. El (casi) novio a la fuga

Por norma general, ser puntual es un plus... sobre todo cuando lo que está en juego es el día de tu boda. Bebemochi cuenta que un novio apareció tres horas tarde a la ceremonia y que (cosas de la vida) había recogido el traje dos horas después de la supuesta hora de inicio del enlace. Para colmo, la novia, que estaba embarazada de seis meses, se pasó la larga espera vomitando.

8. Las transparencias nada sutiles

Sugerencia: tal vez el día de tu boda no sea el mejor momento para pedir consejos de moda. Tea_Lady105 una vez se enfrentó a una novia que estaba a punto de caminar hacia el altar cuando le preguntó a la 'wedding planner' qué pensaba sobre su vestido a medida. "Me di cuenta de que era completamente transparente", explica Tea_Lady105. "Vamos, que estaba prácticamente como vino al mundo".

9. Dos mujeres, un color

¿Sabes la norma no escrita por la que no debes ir de blanco a la boda de otra persona? Pues Dangernj vio cómo una novia vertía un recipiente lleno de salsa sobre una invitada que llevaba un inoportuno mono blanco. "La verdad es que el momento fue bastante cómico y la señora del mono se lo merecía un poco", explica Dangernj.

10. Mejor dale una vuelta

Lindtbunnies asegura que una novia interrumpió su propia ceremonia porque no estaba contenta con los votos que había escrito su futuro marido. Primero le dijo que se marchara y elaborara unos mejores pero finalmente acabó cruzando ella misma el pasillo y volviendo con unos votos renovados para su gran amor. Imaginamos que hay sorpresas que no son tan fáciles de superar, ¿verdad?

De: Cosmopolitan
More from Elle: