Jon Hamm: orgullo y prejuicio

Actor, modelo, profesor, 'celebrity'... Muchas cosas, sí, pero algo en él no encaja.

Lo más popular
GIF

Jon Hamm ha invadido nuestras ciudades. Sí, de pronto, ha salido de la nada, de ese sitio en nuestros cerebros que conocemos como un paréntesis de olvido, y se ha plantado en las marquesinas, en los carteles de las carreteras, en nuestras televisiones y hasta en las fachadas de los edificios.

¿El motivo? Emidio Tucci, la marca de hombres de El Corte Inglés, le ha elegido como imagen de este otoño [obviemos el debate de por qué Emidio Tucci, extrañamente, elige cada temporada actores y personalidades de edades y targets totalmente distintos], así que la campaña está por todas partes. En este spot y en fotos como esta.

Definitivamente, este no es el 'look' con el que nos conquistaría ni Jon Hamm, ni nadie.
Publicidad

Vale, le tenemos en todas partes. Pero... ¿serías capaz de recordar dónde le viste antes? ¿Qué estaba haciendo antes de ponerse los trajes de Emidio Tucci? Pues si sigues Elle.es, al parecer estaba ligando con Dakota Johnson en un hotel cercano al Central Park de Nueva York, coqueteando entre vinitos y arrumacos, como te contábamos hace tres semanas en esta noticia.

Sigamos: Jon Hamm, el mítico protagonista de 'Mad Men', el Don Draper castigador con el que en el fondo todas soñamos... estaba rodando... había salido en esa película... sí, hombre, ejem... esa que se llama... Que sí, que nadie recuerda lo que estaba haciendo este hombre después de 'Mad Men' y hasta ahora. Ni tampoco lo que estaba haciendo antes.

Lo más popular

Vamos a empezar desde el principio. Viendo las fotos de Emidio Tucci, ¿cuántos años dirías que tiene Jon Hamm? No, te equivocas. Tiene 10 menos, cumplirá 47 el próximo 10 de marzo. Nació en St. Louis, Missouri, en 1971, en una familia en la que el padre poseía un próspero negocio de camiones y la madre enloquecía con que su hijo aprendiera de todo: "Violín, fútbol, escritura creativa, cualquier cosa", explicaba Hamm.

Con ella vivió tras el divorcio de sus padres, pero fueron pocos años porque la madre falleció de cáncer. Y luego se fue a la casa de su abuela, con su progenitor y con decenas de familiares; y era el típico chaval guapetón al que todos querían cuidar y echar una mano. Y, además, triunfaba en el equipo de fútbol del colegio. Lo tenía todo.

GIF
Publicidad

No ha sido fácil la vida para Jon Hamm. Se fue a la Universidad de Texas, pero fue una etapa corta. Se murió su abuela; luego, su padre enfermó gravemente y falleció cuando el actor estaba en segundo de carrera. Se quedó casi solo, así que se cambió a la universidad local –donde empezó a estudiar teatro– y se buscó un trabajo como profesor de niños pequeños para ganarse la vida.

Pasó un par de años enseñando interpretación en su cole de toda la vida, pero un día pensó, "¡qué demonios! Voy a intenatrlo" y se fue a Los Angeles. Era 1995 pero aún tardaría en arrancar: hizo un pequeño cameo en 'Ally McBeal' y otras series menores, pero no le pusimos cara hasta 'Besando a Jessica Stein' (2001) –cuya 'prota', Jennifer Westfeld, fue su pareja desde 1998 a 2015– y el dramón bélico 'Cuando éramos soldados' (2002).

Jugando al golf, su gran afición, y viendo 'Los Simpson', su serie favorita de la tele, llegó una de sus primeras grandes oportunidades: su rol como el inspector Russo en el drama policíaco 'The Division', en el que encontró el registro con el que, apenas tres años después, arrasaría en 'Mad Men'.

Ah... Don Draper. El castigador publicista de los años 60. 'Mad Men' y esa agencia de publicidad en la que todo podía pasar. January Jones haciendo de su esposa, John Slattery de jefe, Elizabeth Moss de secretaria que llega a ser 'copy'. Y, además de 'copy', la amante de Draper. Todo muy rudo, al filo del maltrato, pero resultaba atractivo.

GIF

Como siempre en él, había algo extraño y contradictorio. Estuvo en lo alto entre 2007 y 2015, los ocho años que duró 'Mad Men', pero siempre se quejaba de la tontuna que abundaba en el mundo de la tele. En una entrevista al Elle británico, asegiró que "Tanto en el caso de Paris Hilton como en el de Kim Kardashian o el que sea, se celebra la estupidez. Ser un idiota es algo cómodo y valorado en esta cultura, porque automáticamente eres premiado por ello".

Ejem. Pues sí, algo de razón tiene.

Quizás esa postura incómoda dentro del mundo de Hollywood le mereció ser rechazado una y otra vez como mejor actor en los Emmys de televisión, a pesar de haber ganado ya el Globo de Oro. Un segundo Globo llegaría en 2016 y, por fin, el deseado Emmy en 2015. Y, quizás, ayudaría haber sacado a la luz su lado más humano, el de reconocer que había tenido que pasar por una terapia para rehabilitarse del abuso de alcohol.

Y... ¿después? Pues 'desapareció'. Ha puesto algunas voces en series y dibujos animados (como 'Los Minions' o 'Bob Esponja), y ha participado en las siguientes películas: 'Las apariencias engañan', 'Marjorie Prime', 'Baby Driver' y 'Aardvark'. ¿Has visto alguna? Nosotros tampoco.

Hay actores que parece que solo encajan en un papel. Este es Don Draper, este es Jon Hamm. Como a Clint Eastwood siempre le recordarán como vaquero, a Alfredo Landa persiguiendo a suecas en Benidorm o a Christopher Lee haciendo de malo malísimo terrorífico. Es su orgullo, y es su prejuicio. Y nosotros aceptamos pulpo.

GIF
More from Elle: