Ya hemos leído el primer libro de Cara Delevingne

¿Debería dedicarse a esto? Tenemos nuestro veredicto.

Lo más popular

Mañana podrás encontrar en todas las librerías de España el primer libro de Cara Delevingne, 'Mirror, Mirror' (Destino Infantil y Juvenil, 15,95 €), una novela –sí, desengáñate, no es un libro autobiográfico sino ficción– destinada a un público adolescente que se adentra en la relación de amistad entre Red, Leo, Rose y Naomi, miembros del grupo 'Mirror, Mirror'. Naomi desaparece y posteriormente es encontrada por la policía en lo que aparentemente parece un intento de suicidio, y sus amigos se plantean qué es lo que iba mal y por qué no se dieron cuenta.

Publicidad

Hemos tenido la oportunidad de leerlo ya y tenemos claro qué es lo mejor y lo peor del texto, que ha sido escrito por la modelo y actriz londinense en colaboración con Rowan Coleman, autora de bestsellers juveniles y de 'chic-lit'. Delevingne ha asegurado que está tan encantada con el resultado que probablemente habrá segunda parte. ¿Debería seguir adelante y dedicarse a esto de la literatura?

Lo más popular

A favor

La finalidad. Cara Delevingne ha querido abordar en el texto los problemas más comunes de los adolescentes y jóvenes: el reconocimiento social, la relación de amor-odio con las redes sociales, la soledad, la identidad sexual, los trastornos alimenticios... En el libro se tratan todos estos temas de manera tangencial pero eficaz y, según la modelo, su intención ha sido ayudar de alguna manera a todos los lectores a abordar, normalizar y solucionarlos.

Tal para cual. Y todo esto viene en relación a lo anterior: nosotros no somos el 'target' del texto, pero reconocemos que ha dado en la diana. El público notará cómo encaja perfectamente en la personalidad de alguno de los personajes y en sus vivencias, así como se identificará en sus conversaciones y en la relación con los adultos.

El ritmo. Es una de sus grandes virtudes, la velocidad con la que se desarrolla la narración. Nada de párrafos tochos ni capítulos largos; las frases son de sintaxis simple y la historia avanza corriendo. La historia no es lineal; las autoras han planeteado saltos en el tiempo que se digieren perfectamente y en una época en la que nos encontramos con libros densos en los que a veces nos perdemos, es de agradecer.

La cinematografía que esconde. Hay que reconocer que el libro es tremendamente visual y cinematográfico, puedes ir viendo en tu cabeza todas las escenas con facilidad. No dudamos en que se pueda llevar a la pantalla grande.

En contra

El nivel literario. No te vamos a engañar: no vas a encontrar a Shakespeare en el texto de Delevigne, ni siquiera a J.K. Rowling, John Green o Suzanne Collins, por citar a algunos de los principales escritores juveniles. Probablemente tampoco era la intención de la modelo, está claro, pero el libro no tiene demasiados párrafos, frases o momentos dignos de subrayar al margen de la narración global.

Lo manido de algunos puntos de vista. Sí, esto se puede decir cuando tienes 41 años; pero está claro que leer en un libro "lo malos que son los padres, que no me entienden nada" y cosas por el estilo, pues entendemos que pueda gustar a su público, pero cuando menos, es manido. La perspectiva que se hace del mundo adulto es, con excepciones, bastante simplona, al igual que la relación con los tóxicos.

La resolución. No vamos a hacer spóiler del final del libro, pero el desenlace no está a la altura de la intriga que más o menos se mantiene a lo largo de todo el texto. Se resuelve demasiado rápido y sin demasiada 'chicha', te deja un poco indiferente.

El desarrollo de los personajes. Nos habría gustado ver un desarrollo algo mejor de todos los personajes de la obra, indagar un poco más en la personalidad de cada uno. Leo, por ejemplo, con su conflictividad, queda algo desdibujado, al igual que algunas figuras paternas. Y también nos parece que a la novela le falta algún que otro personaje de mayor entidad en el instituto, en el hospital y en la policía.

More from Elle: