13 personajes que triunfaron pasados los 30 años

Ánimo, que aún puedes.

Estudios recientes señalan que, en España, la edad media para la primera contratación (ya no entramos a valorar qué tipo de contrato) está en torno a los 30,4 años. Así que si estás más o menos en esa edad, no tienes empleo ni mucho menos eres un triunfador y te planteas qué carajo has hecho con tu vida hasta ahora, tranquilo: aún estás a tiempo. Mira los ejemplos de todos estos personajes que no consiguieron el éxito hasta pasados los 30. Así que ya sabes, más vale tarde que nunca.

Publicidad

Jessica Chastain

La historia de Jessica Chastain podría ser llevada en sí misma al cine. Niña solitaria en cuya adolescencia se dedicó a practicar ballet y a leer a Shakespeare en un rincón del patio de su cole, entra a los 21 años a estudiar interpretación y se convierte en una perfeccionista, obsesionada con que la echen de la escuela. Tras graduarse, Chastain pasó por una enorme retahíla de papeles teatrales y participaciones menores en series de televisión como 'Urgencias' o 'Ley y orden', pero nunca parecía llegar ese rol que le catapultara al estrellato. Su año fue 2011: 'Take shelter', 'Coriolanus' y, finalmente, 'El árbol de la vida', de Terrence Malick le convirtieron en piedra de toque en Hollywood. Tenía 34 años.

Publicidad

Jon Hamm

Es una de las mejores historias de superación. Desde niño le había interesado ser actor, y de hecho hizo algo de teatro juvenil, pero decidió graduarse en Inglés y dedicarse a la enseñanza de interpretación. A los 24 años, se mudó a Los Angeles con apenas 150 dólares pero con la intención de convertirse en actor, pero en tres años no consiguió un papel y le acabó despidiendo su agencia. Se vio obligado a trabajar como camarero; tenía 29 años y se había dado de tope hasta los 30 para conseguir su sueño. Y de pronto, la suerte: logró participar en la serie 'Providence' y, en 2002, en el filme 'Cuando éramos soldados', con Mel Gibson. 'Mad Men', su consagración, llegaría en 2007. El actor incapaz de conseguir papeles derrotó a 80 candidatos para convertirse en el inolvidable Don Draper.

Publicidad

Harrison Ford

'Indiana Jones' sabe mejor que nadie lo que es el pluriempleo. Ford quería ser actor de todas, todas, y para ello empezó con papeles pequeñitos con 24 años, pero el dinero que ganaba no era suficiente para cuidar de su familia así que, aburrido de roles malos en la TV, se hizo carpintero. La suerte le llegó a los 30, cuando le contrataron para hacer unos armarios en la casa de George Lucas, quien le dio su primer papel de importancia, un secundario en 'American Graffiti'. Años después, Lucas se volvería a acordar de él preparando el casting de 'Star Wars', que rodó a los 35. El resto, el pura historia del cine.

Publicidad

Lupita Nyong'o

Que lo suyo era pasión por el cine lo supo muy pequeña, cuando vio 'El color púrpura' y todavía vivía en Nairobi (Kenia) con sus padres y solo había participado en algunas obras escolares. Ya en Estados Unidos, tras licenciarse en Cine y Teatro, comenzó su carrera entre bambalinas, como parte del equipo de producción de filmes como 'El buen nombre' o 'El jardinero fiel', donde conoció a Ralph Fiennes, quien le animó a cumplir su sueño de convertirse en actriz. Tras hacer un máster en interpretación y hacer un par de cortos, Lupita se plantó en los 30 años y, como era habitual, siguió acudiendo a todos los casting que podía. Uno de ellos fue el de una película llamada '12 años de esclavitud', para el que fue seleccionada y... por el que consiguió un Oscar. Su primer papel, su primera estatuilla dorada, ¿no está mal, no?

Publicidad

Jan Koum

Koum cumplía justo 33 años el día que incorporó al Apple Store la aplicación que había desarrollado, un sistema de conversación muy sencillo y parecido a los 'chats' tradicionales llamado WhatsApp. Antes, había dejado la universidad sin graduarse para trabajar como técnico de infraestructuras en Yahoo, donde pasó 10 años y donde conoció a Brian Acton, que se convertiría en su amigo. Ambos decidieron tomarse un año sabático viajando por Sudamérica y, a la vuelta, solicitaron un empleo en Facebook, donde fueron rechazados (tiene gracia porque, al cabo de unos años, el propio Zuckerberg haría una oferta multimillonaria a Koum para hacerse con el control de WhatsApp). A sus 41 años, según la revista 'Forbes', posee un patrimonio de 9.100 millones de dólares.

Publicidad

Gene Hackman

A sus 87 años, Hackman está ya retiradísimo de la actuación, pero durante casi cuatro décadas fue uno de los artistas más venerados, ganador de dos Oscar. Aunque le costó un poco. Tampoco estaba en sus planes la interpretación: de joven se enroló con los marines, sirvió en China tras la Segunda Guerra Mundial y luego regresó a Nueva York. Allí trabajó en todo tipo de empleos y estudió periodismo y producción de televisión hasta que, con 26 años, se matriculó en el Pasadena Playhouse, donde compartió enseñanzas de interpretación con Dustin Hoffman. Sus compañeros les nombraron a Hoffman y a él los estudiantes "con menos probabilidades de tener éxito" y Hackman parecía que iba a cumplir este título, pues al salir de la academia consiguió empleo... de portero. Tras algunos papelitos en la tele, logró su primer rol en una película en 1964, pero no fue hasta 1967, con ya 37 años, cuando alcanzó el éxito como secundario en 'Bonnie and Clyde'.

Publicidad

Sylvester Stallone

Stallone tenía claro que quería ser actor, pero no tenía recursos para pelear por ello. Mientras aceptaba miserables papeles en sus veintitantos, se vio obligado a vender muchas propiedades: desde las joyas de su esposa hasta su propio perro, por el que le dieron 25 dólares. Justo 15 días después, vio en la tele un combate entre Muhammad Ali y Chuck Wepner y se le ocurrió una historia: se sentó durante 20 horas seguidas y escribió el guión de 'Rocky', por el que un estudio le ofreció 125.000 dólares. Él solo aceptaría si él tenía el papel protagonista. La oferta subió a 250.000 dólares y luego a 325.000, pero nada. Al final, cedieron y le pagaron 35.000 dólares. Lo primero que hizo con el dinero fue ir a por su mejor amigo, cuyo 'rescate' le costó 15.000 dólares y un papel para el hombre que se había convertido en su nuevo dueño. Stallone tenía exactamente 30 años cuando rodó la película que le convertiría en una estrella mundial.

Publicidad

J.K. Rowling

Tenía 32 años la escritora británica cuando se publicó 'Harry Potter y la piedra filosofal', la primera novela de la saga que hizo de esta mujer divorciada, deprimida y que vivía del apoyo estatal una de las grandes multimillonarias de su país. Había trabajado en Amnistía Internacional y un día, con 25 años, en un tren se le ocurrió la historia con la que saltaría a la fama. En el período en el que escribió la obra, su madre falleció, se mudó a Portugal, se casó, fue madre, se divorció, volvió a Gran Bretaña, padeció una severa depresión, se quedó en la más severa pobreza, se enzarzó con su ex en los tribunales por la custodia de su hija... Cuando terminó su libro, fue rechazado por 12 editoriales hasta que, en junio de 1997, Bloomsbury decidió publicarla con mil unidades, la mitad de las cuales distribuidas en bibliotecas públicas. Las otras 500 han llegado a alcanzar los cerca de 30.000 euros en subastas.

Publicidad

Ricky Gervais

Parece que lleva con nosotros toda la vida, pero el éxito mundial le llegó a este cómico, actor, músico, productor, guionista, cantante y presentador en 2001, como creador de la mítica serie 'The Office'. Tenía 40 años y mucha experiencia en ese tipo de trabajos grises: tras terminar la universidad, comenzó una breve carrera como cantante 'New Wave' en Seona Dancing (si ves este vídeo, te habremos alegrado el día) y luego encadenó varios empleos en emisoras de radio y hasta fue manager de Suede. A finales de los 90, se dio a conocer como cómico en la BBC e incluso tuvo un programa propio que apenas duró 6 capítulos, pero justo después llegaría 'The Office' y el éxito: películas como 'Noche en el museo', la presentación de los Globos de Oro y su consagración como uno de los opinadores sociopolíticos más importantes del mundo.

Publicidad

Danny Trejo

Seguro que te suena la cara de este actor, uno de los gloriosos secundarios de Hollywood: tiene más de 325 títulos en su haber, pero todos ellos los ha rodado a partir de los 40 años. Su adolescencia y juventud la pasó entrando y saliendo de la prisión de San Quintín, adonde era condenado por diversos delitos de drogas y robos a mano armada y donde aprendió a boxear. A los 40 años, ya limpio, se convirtió en terapeuta de drogas y, en una reunión de cocainómanos anónimos, conoció a un paciente que le pidió que le ayudara en el set de rodaje donde trabajaba. Allí acudió Trejo, y se encontró con un antiguo compañero de cárcel, ahora guionista, que recordó su época de boxeador y le ofreció entrenar a Eric Roberts (hermano de Julia, padre de Emma y protagonista de la peli en cuestión, 'El tren del infierno') y al resto del reparto por 320 dólares al día. Al ver su complexión, su rostro y su cuerpo tatuado, el director le acabó ofreciendo un papel como rival de Roberts... y ahí se acabó su carrera como terapeuta.

More from Elle: