Las mejores películas para ver en el Día de la Madre

Quizás meterse en casa a hacer un maratón de películas no sea el primer plan que se te pasa por la cabeza para celebrar el Día de la Madre. Pero si echas un vistazo a estas 15 sugerencias -que incluyen dramones, cintas con madres e hijas en la vida real y luminosos finales felices-, es posible que cambies de opinión. Ármate con una buena cerveza, palomitas, clínex y, claro está, acompáñate por esa persona que te trajo al mundo... o ese diminuto que te trae de cabeza pero al que adoras. ¡Feliz día de la madre!

Publicidad

La fuerza del cariño (1983)

Vamos allá con el primer dramón de la lista. Nada menos que cinco Oscar se llevó esta película de James L. Brooks en la que Shirley McLaine y Debra Winger hacen de madre e hija, con una relación difícil que la cinta narra durante varios años. El vínculo entre ambas, dos personas con una búsqueda intensa y permanente del verdadero amor, se complica cuando una de ellas es diagnosticada con un cáncer terminal. La interpretación de ambas es magistral, y al dúo protagonista se les une un brillante Jack Nicholson.

Publicidad

'Mi vida sin mí' (2003)

Sarah Polley y Mark Ruffalo se pusieron a las órdenes de Isabel Coixet para rodar esta maravillosa y dramática película sobre una jovencísima madre a la que diagnostican un cáncer de útero terminal que solo le permitirá vivir dos meses. Entonces, hace una lista de todas las cosas pendientes que tiene por hacer e intenta organizar cómo será su vida y la de su familia después de que fallezca (hasta intenta buscarle una 'novia' a su pareja). Leonor Watling y Debbie Harry (sí, la cantante de Blondie) también tienen minutos en una cinta sentimental y espléndida.

Publicidad

'Erin Brockovich' (2000)

Otra historia más de madre coraje, con dos cosas aprendidas. Lección número 1: la testarudez te puede llevar muy lejos. Eso le pasa a Brockovich, que consigue un trabajo en el bufete de abogados que le han hecho perder su indemnización tras un accidente de tráfico. Y ahora viene la lección número 2: sin tener ni idea, si luchas y te involucras puedes conseguir lo que te propones; en este caso, pelear por los desfavorecidos.

Publicidad

'Brave (Indomable)' (2012)

En un filme con unos logros técnicos que hicieron historia en la animación (solo por el pelo de la niña vale la pena verlo), Mérida se convirtió en la primera heroína de Pixar y lo hizo con un carácter rebelde, prefiriendo ser arquera a asumir los típicos deberes de una princesa. El argumento de la película va estrechando la relación entre ella y su madre, que por un hechizo acabará convertida en un oso. Mérida la va la salvar, sí, pero ambas dejarán claro que su personalidad se aleja mucho de las clásicas mujeres Disney.

Publicidad

'Quiero ser como Beckham' (2002)

Venga, vale, ¿una película de fútbol para celebrar el Día de la Madre? Sí. Es un deporte universal para todos los géneros, pero al igual que en 'Billy Elliot' se crea un cisma familiar porque el chaval quiere bailar, aquí sucede porque la adolescente quiere jugar al fútbol y los padres no la entienden. Ella, Jess (Parminder Nagra) debe encontrar una manera de equilibrar su amor por este deporte y por una familia conservadora, con la ayuda de su amiga Jules (Keira Knightley).

Publicidad

'Boyhood. Momentos de una vida' (2014)

Mucha polémica hubo hace un par de años, cuando los Oscar nominaron a Patricia Arquette como actriz secundaria (premio que, lógicamente, acabó ganando). Si es una historia de la evolución de un niño, en paralelo a la de su madre, ¿por qué ella no debía conseguir una nominación a actriz protagonista? Richard Linklater narró con rodaje realizado en tiempo real diez años de la vida del pequeño Mason, que empiezan con su mudanza a Houston, y en la que se funden miedos, peleas, amigos, colegios y una relación de lo más especial con su madre.

Publicidad

'Hannah y sus hermanas' (1986)

El cine ha hablado de muchas maneras de la infidelidad, y Woody Allen dedicó un guión entero al tema en esta película de 1986 con un reparto de primera: Dianne Wiest, Barbara Hershey y Mia Farrow. Además de por la introspectiva reflexión que Allen hace sobre la familia como 'nido' donde trabajar lo problemas personales de cada uno, si hemos incluido este filme en la lista es también por la curiosidad de que Maureen O'Sullivan, madre en la vida real de Farrow, interpreta a la madre de las tres hermanas.

Publicidad

'Mujercitas' (1949)

Sí, ya sabemos que se hizo un 'remake' a mediados de los 90, pero nosotros nos quedamos con la peli original, esta en la que las cuatro hermanas a cual más distinta (la romántica, la lanzada, la responsable, la estudiosa...) hacían piña en torno a la madre en ausencia del padre, destinado en la guerra. El filme es absolutamente delicioso, narrando con sencillez y delicadeza la relación de todas estas mujeres con el eje materno y los 'ruidos externos' que suponen los vecinos y algún que otro pretendiente.

Publicidad

'El club de la buena estrella' (1993)

Hay muchas maneras de ver esta película: por un lado, de arriba abajo, generacionalmente, viendo la relación histórica entre madres e hijas y, por otro, con las diferencias entre Oriente y Occidente. Wayne Wang adaptó esta novela de Amy Tan sobre cuatro mujeres nacidas en China y sus hijas, nacidas y crecidas en Estados Unidos. El debate está claro: todas estas diferencias, ¿unen o desunen? Prepárate, porque la respuesta a esta pregunta te va a hacer gastar todos los pañuelos de tu casa.

Publicidad

'En aquel viejo verano' (1949)

¿Has visto 'Tienes un e-mail'? La romántica película de los noventa tuvo varias versiones décadas atrás, incluso una musical, que es esta, con Judy Garland y Van Johnson. Ella hace de una vendedora de una tienda de discos que no se da cuenta de que la persona que le está enviando apasionadas cartas de amor es un compañero de trabajo con el que se lleva fatal. En fin, la película no tiene una dura historia de familia ni tampoco narra la estrecha relación entre madre e hija, pero resulta simpática porque al final aparece Liza Minnelli, la hija en la vida real de Garland, en la que fue su primera aparición en el cine con apenas 3 años.

More from Elle: