Siete motivos por los que deberías ver 'El joven Sheldon'

¿Es una serie infantil? ¿Una precuela? ¿Un spin-off? Tras ver el episodio piloto, este fue nuestro veredicto.

'El joven Sheldon' comienza mañana en Movistar Series y, si eres de los que aún no ha visto el episodio piloto (el número 1), te recomendamos que lo veas, y que lo hagas ya.

Publicidad

Porque Jim Parsons está detrás

Podríamos creer que es una serie oportunista, que alguien ha aprovechado el éxito de 'Big Bang Theory' para inventarse este proyecto y lucrarse. Lucrarse no es precisamente el objetivo en la vida de Jim Parsons, porque ha ganado casi 25 millones de euros en lo que va de año, quien es el 'alma mater' y productor de esta serie. Se le ocurrió la idea mientras pasaba tiempo con su sobrino, que también es un niño prodigio: "Cuanto más hablábamos de él, más nos dábamos cuenta de que parecía el primo de Sheldon; si no el mismo Sheldon. Y ahí surgió la idea", explicó. Ese respaldo del proyecto se percibe desde el minuto uno, pues es el propio Parsons el que se ocupa de la voz en 'off' del Sheldon mayor narrando sus recuerdos.

Publicidad

Por la familia

Vas a presenciar algún que otro momento tronchante en la familia Parsons, sobre todo cuando se reúnen los cinco en la mesa. Al padre, George, le da vida Lance Barber (cuidado, es el abusón de Leonard en 'Big Bang Theory; ¿estaremos en una distopía temporal a lo 'Regreso al futuro'?) y tiene que hacer del entrenador de fuertes valores masculinos avergonzado por un hijo 'nerd'. Zooey Perry es Mary, la madre, que saca fuerzas de flaqueza para que su hijo se integre y tenga una vida normal a pesar de su extremo C.I. y su Asperger. Por último, los hermanos; el mayor, Georgie (Montana Jordan), que tiene que bregar con compartir clase en el instituto con el pequeño de nueve años, y su melliza Missy (Raegan Revord), que está un poco harta de que Sheldon le robe el protagonismo pero que es la única que le habla de tú a tú.

Publicidad

Por la ambientación ochentera

No, no estamos en el mismo nivel de 'Stranger Things', puesto que se calcula, aproximadamente, que Sheldon nació a primeros de los ochenta. Pero la serie que nos ocupa arranca a finales de la década y, como suele ocurrir con las producciones estadounidenses, la ambientación es sensacional: bombers, cazadoras de borreguito, pantalones nevados, vestidos de rayas, monos denim, vestidos 'strecht' con minicinturones, polos megaceñidos... Y no es solo la ropa. Fíjate en el cuarto de Missy: pósters de los New Kids on The Block, Janet Jackson y Cyndi Lauper; cuadritos de petit point; el espantoso puzle de mil piezas que todos poníamos muy alto para no poder llegar y, cómo no, la muñeca repollo (búscala entre los peluches de la cama). No falta detalle.

Publicidad

Por Iain Armitage

Ojo, que se avecina actor al que tener muy, pero que muy en cuenta. Tres hurras al director de casting por elegir al pequeño Bowie de 'Big Little Lies' para el personaje crucial de la serie; el desparpajo del propio Armitage es clave para dar credibilidad a un Sheldon lleno de personalidad al que no le acompleja para nada ser él mismo (aunque a nosotros nos dé a veces un poco de vergüenza). Recientemente, también le vimos en 'Nosotros en la noche', el dramón de amor de senectud con Robert Redford y Jane Fonda. Iain es, además, un gran fan del teatro, y mantiene un canal en Youtube desde hace ¡5 años! donde critica espectáculos de escena y de Broadway. 

Publicidad

Por los guiones y la dirección

Solo hemos visto el capítulo 1, el piloto, pero nos hemos quedado con más, y eso, con el amplio panorama de series que tenemos hoy, es mucho. Es cierto que este corre con ventaja porque está dirigido por Jon Favreau (el realizador de 'El libro de la selva' o 'Iron man', entre otros filmes; prepara ahora la versión de carne y hueso de 'El libro de la selva') que es un profesional con mucha experiencia, pero los 30 minutos que dura el capítulo se pasan simplemente volando. Nos dejan con muchas ganas de más, de saber de las vicisitudes y frikismos de la serie, y apreciamos el enorme ritmo narrativo y la ruptura de estilo con respecto a 'Big Bang Theory' también son muestra de las diferentes perspectivas que puede adoptar la historia del personaje,

Publicidad

Por las muchas preguntas que nos suscita

Vale, la disfrutamos con tranquilidad, pero es posible que a algún espectador le haga falta situarse algo mejor ante ella y, sobre todo, ante su relación con 'Big Bang Theory'. ¿Es realmente su precuela? ¿Se grabarán tantos capítulos como para que enganche con la serie originaria, lo que supondrá asistir a momentos duros como la muerte del padre de Sheldon, cuando este tiene 14 años? ¿Habrá 'crossovers'; es decir, veremos en algún momento de la preadolescencia del personaje a Leonard, Penny y Amy y cómo el destino pudo haberlos cruzado antes de tiempo? ¿Influirá el desarrollo de 'The Young Sheldon' en el de 'Big Bang Theory' o correrán de forma independiente?

Publicidad

Por la evolución del carácter

En el éxito (o no) de esta serie radicará la posibilidad de ver cómo evoluciona el carácter de Sheldon, porque ahora no le vemos para nada tan amargado y 'nerd' como en 'Big Bang Theory'. El rollo que se respira es más parecido al de 'Aquellos maravillosos años', sin ser tan pastelosa y años ochenta mediante, pero en algún momento, el niño mono al que da vida Iain Armitage hoy va a mutar en el difícil Sheldon adulto y a punto de casarse. Ójala dure lo suficiente para poder verlo.

More from Elle: