Las mejores proposiciones de cine

Si te tienen que pedir matrimonio, que sea así.

En plena primavera, un día de buen tiempo, un lugar idílico... y, a lo mejor, a tu pareja (o a ti) se le ocurre que es el momento de dar un paso más y pedirte que os caséis. Más allá del anillo o de ponerse de rodilla, lo que recordarás toda tu vida serán las palabras que te digan y ese instante en el que se parará todo el mundo, así que, si ves que el momento puede estar cerca, mándale esta lista de 'sugerencias' cinematográficas... o utilízalas de inspiración. Hay para todos los gustos.

Publicidad

'En la cuerda floja'

Quizás la manera de que la respuesta sea diferente es proponer el matrimonio de forma diferente. O esto es lo que piensa Johnny Cash (Joaquin Phoenix) cuando va a pedirle que se case a June (Reese Whiterspoon): "Te lo he pedido 40 veces y es el momento en que me contestes algo distinto". El momento es de una enorme tensión dramática, en pleno concierto y con Cash pidiendo perdón por los errores pasados, pero la resolución es de las más bonitas de la historia del cine.

'Cuando Harry encontró a Sally'

No es una petición de matrimonio, pero sí de pasar toda la vida al lado del otro: el final de esta película es totalmente apoteósico. En la fiesta de nochevieja, Harry (Billy Crystal) se acerca corriendo a Sally para decirle las palabras mágicas: "Cuando te das cuenta de quieres pasar el resto de la vida con alguien, deseas que el resto de tu vida comience lo antes posible". Para parejas reñidas, pero también muy queridas.

Publicidad

'Lo que el viento se llevó'

¿Quién se puede resistir a los encantos de Rhett Butler (Clark Gable)? Está claro que Escarlata O'Hara (Vivien Leigh) lo intenta, y le rechaza a su manera, hace el paripé de la viuda doliente a la que le ofende la proposición pero cuando él la besa, ya no hay nada más que hacer; se derrumba completamente. Qué mítica esa frase de: "No puedo pasarme toda la vida esperando a cazarte entre maridos". Eran otros tiempos, los de la Guerra de Secesión.

'La novia cadáver'

A veces, las peticiones de mano no son planificadas, si no que simplemente ocurren. Eso le pasa a Víctor Van Dort, el protagonista de 'La novia cadáver', que cuando está practicando los votos para proponer matrimonio a su pareja real, practica con una rama del suelo que se parece a una mano..  y que realmente lo es. Es la de la novia cadáver. De pronto se verá casado con una muerta, lo que le deja desconcertado y dolido, pero no tardará en llegar el amor...

Publicidad

'Ha nacido una estrella'

La misma escena se había hecho en la versión original, de 1937, y se hizo en la de 1976 que protagonizó Barbra Streisand, pero nos quedamos con la de Judy Garland y James Mason, de 1954. Ella termina de grabar una canción romántica y, mientras la orquesta y los coros graban, ellos hablan aparte en unas escaleras, supuestamente ajenos a todos los demás. Lo que no saben es que les están grabando y que luego, delante de todos, les 'ridiculizarán', poniendo en alto una de las conversaciones de amor más espontáneas y bonitas del cine.

'Alta fidelidad'

Rob (John Cusack) tiene un verdadero problema a la hora de comprender a las mujeres, por eso cuando empieza esta película acaba de ser abandonado por su novia, Laura (Iben Hjelje). Pero a lo largo de la cinta, Rob se va dando cuenta con ayuda de sus colegas de que todas las otras chicas son pura fantasía y eso es lo que le cuenta a Laura en un bar, con la ayuda de una cerveza. Ella alucina y en ese momento solo le dará las gracias por la propuesta... Luego, la música lo resolverá todo.

Publicidad

'Tenías que ser tú'

Agárrate, porque esta es de las bonitas, bonitas. Ella es Anna (Amy Adams, mucho menos sofisticada que ahora), y está deseando que su novio le pida en matrimonio, pero no se decide. Así que le sigue hasta Irlanda para poder cumplir la tradición de que el 29 de febrero de un año bisiesto la mujer puede pedir en matrimonio al hombre. Todo se complica, porque en el viaje conocerá a Declan (Matthew Goode), del que acaba enamorándose. Él es el que le pide románticamente que se case con ella, en un acantilado: "No quiero hacer planes, quiero hacer planes contigo".

'Quédate conmigo'

Esta es una de las más bonitas y sencillas de todas. Luke (Ed Harris) le propone matrimonio a Isabel (Julia Roberts) aparentemente sin anillo. Cuando abre la cajita, lo que aparece dentro es un carrete de hilo, e Isabel queda desconcertada. El discurso posterior de Luke es antológico, explicando el verdadero sentido del matrimonio: "Para que dos personas se amen realmente, realmente se comprometan, tiene que ser un acto de voluntad, una decisión. Y esas dos personas tienen que vivir esa decisión todos los días, incluso cuando hay problemas y te apetece rendirte". Los pelos de punta.

Publicidad

'Sexo en Nueva York'

Otra de nuestras escenas míticas y favoritas es esta, en la que, hablando una vez más de bodas y de matrimonios, por fin Mr. Big (Chris Noth) da el paso y le pide a Carrie Bradshaw (Sarah Jessica Parker) que se case con él. En el sitio y de la manera más oportunos, eso sí: en el vestidor y usando unos Manolos Blahnik azules para sellar el compromiso. Tanto tiempo hablando de estas cosas, y luego la boda es de lo más sencillo, por lo civil, con un vestido 'low' pero, eso sí, sin soltar los 'Manolos'.

'Love Actually'

Entre los muchos momentos románticos que tiene la película, no podemos olvidarnos de este, en el que Jamie (Colin Firth) se presenta en el restaurante donde trabaja Aurélia (Lúcia Móniz) acompañado de un grupo de gente que se le ha unido por el camino y se declara delante de todos los comensales, que guardan un silencio sepulcral. La escena resulta realmente tensa y efectista, y hasta hay un momento en que dudas si va a haber un 'sí'... pero no defrauda, no.

More from Elle: