El nuevo iPhone apuesta por el flúor

Con pocos cambios tecnológicos, Apple ha presentado dos nuevos modelos de su ya mítico smartphone. El iPhone 5S es una actualización del modelo actual, y el iPhone 5C apuesta por el color y un precio más ajustado, aunque sin ser un gadget low cost.

Lo más popular

Apple ha hecho buena la premisa de 'dos mejor que uno' y, de golpe, ha presentado dos nuevas versiones de su gallina de los huevos de oro: el iPhone. Los ha bautizado como iPhone 5S y iPhone5C y estarán disponibles en las tiendas de Estados Unidos en breve y, en España, aunque no hay fecha concreta, se espera que lleguen antes de final de año.

El iPhone 5S es una versión mejorada del modelo actual, con el que comparte una apariencia idéntica. Nada cambia en el exterior, excepto los tonos de la carcasa, donde se podrá elegir entre tres: negro, gris metalizado y dorado. Las novedades están en la tecnología: un procesador más rápido, una cámara más eficiente (tiene 8 megapíxeles igual que la actual, pero incluye mejoras en el sensor y en el número de tonalidades) y el sistema Touch ID sensor, gracias al cual el iPhone 5S reconoce la huella dactilar de su propietario, con lo que se convierte en un smartphone mucho más seguro. ¿El precio? En España aún es un misterio y dependerá de las ofertas de los distintos operadores, aunque se estima que libre cueste en torno a los 700 euros.

Publicidad

En cuanto al iPhone 5C, ha nacido con el espíritu de ser un smartphone más asequible, pero que nadie se engañe, no será un gadget low cost. Las novedades respecto al iPhone 5 están fundamentalmente en su aspecto exterior, y concretamente en los colores. La carcasa ya no es negra, pero hay mucho más donde elegir, porque al blanco se suman cuatro tonos flúor: verde, azul, amarillo y rojo. El precio rondará los 600 euros libre, pero las ofertas de las compañías lo harán bastante más asequible si aceptamos sus compromisos de permanencia.