Canciones que no son lo que parecen

Hay canciones que parecen de amor… pero no lo son. Temas que hablan de drogas poniéndoles nombre de mujer. Incluso hay hits veraniegos que, tras inocentes títulos como 'El Chiringuito', camuflan un contenido sexual de varios rombos. Desde Bob Dylan hasta Georgie Dann, desde Lou Reed hasta Perales, hay autores que han jugado a la perfección con el doble sentido. Aquí tienes 10 ejemplos para que los escuches afinando el oído.

Lo más popular
Publicidad

Aquí no podemos hacerlo (Los Rodríguez)
Andrés Calamaro escribió esta canción en su etapa al frente de Los Rodríguez, y aparentemente parece referirse a una chica "morena, con la piel de chocolate". Pero, en realidad, esa chica es el chocolate en sí mismo: "Nunca quise apurarte y que te quemes mal, mis dedos sólo sirven para tocarte a ti. Un beso, otro beso y la pena se va con el humo, y dicen que aquí no podemos hacerlo". Una oda al hachís, sustancia el cantautor argentino siempre se mostró a favor de legalizar.

Lo más popular

El chiringuito (Georgie Dann)
¿Te has parado a escuchar alguna vez este hit veraniego?: "Yo tengo un chiringuito, a orilla de la playa, lo tengo muy bonito, y espero que tu vayas". Hasta ahí, todo bien. Pero después, se convierte en una canción que parece firmada por Rocco Siffredi: "Las chicas en verano, no guisan ni cocinan, se ponen como locas, si prueban mi sardina".Y, cuando ya te crees que lo has escuchado todo, Georgie se desmelena por completo: "Está el menú del día, conejo a la francesa, pechuga a la española y almejas a la inglesa". Y para acabar, hay postre: "Si sube la marea, me va de maravilla, la gente se amontona, y yo les doy morcilla". Ahora, cuando las señoras de ochenta años bailen El chiringuito en las fiestas del pueblo, las vas a ver con otros ojos.

María (Ricky Martin)
Otra canción que, en principio, habla de una chica. Pero, en esa 'María' a la que canta el artista portorriqueño, muchos han querido ver una metáfora de la droga y, más concretamente, de la cocaína: "Así es María, blanca como el día, pero es veneno si te quieres enamorar" o "Ella es como un pecado mortal, que te condena poco a poco…"

Every breath you take (The Police)
Este tema -temazo- de ritmo casi hipnótico es, a simple vista, una canción facilona de amor, que se han dedicado parejas y parejas desde los 80. Pero lo que hizo Sting fue plasmar los sentimientos de un hombre despechado, celoso, posesivo, de un acosador en potencia: "Cada vez que respires, cada movimiento que hagas, cada lazo que rompas, cada paso que des… estaré vigilándote. ¿No ves que me perteneces?". Romántica, más bien poco.

Perfect Day (Lou Reed)
"Es un día perfecto, dando de comer a los animales del zoo. Luego ver una película, y luego a casa". Reed canta al amor, a su pareja ideal, a esa con la que todo va bien, con la que no discute: la heroína. "Es un día perfecto, me alegro de haberlo pasado contigo. Oh, que día tan perfecto, estoy colgado por ti, estoy colgado por ti".

La charla del pescado (Santiago Auserón)
Convertido ya en Juan Perro, Santiago Auserón escribió esta bonita canción, incluida en el disco Mr. Hambre. A la primera escucha, parece un tema pegadizo pero simplón, hasta que poco a poco te vas dando cuenta de que Auserón, quizás, esté reflexionando sobre algo tan vital como aceptar la sexualidad de cada uno: "Será porque siempre he estado yo, del lado del pescado que, nunca había pensado que el pescado fuera a estar del otro lado".

¿Y cómo es él? (José Luis Perales)
Uno de los temas más conocidos del conquense está también rodeado de una leyenda urbana. De dos, mejor dicho. En principio parece que es una pataleta de un marido despechado cuando su mujer se va con otro, pero, en realidad, muchos ven en ella la rabia de un padre cuando su hija se enamora: "Pregúntale, ¿por qué ha robado un trozo de mi vida? Es un ladrón que me ha robado todo". Y continúa: "Arréglate mujer se te hace tarde, y llévate el paraguas por si llueve. Él te estará esperando para amarte y yo estaré celoso de perderte". La otra interpretación afirma que Perales compuso esta canción para que la cantara Julio Iglesias, a quien Isabel Preysler había dejado un tiempo antes.

Champú de huevo (Tino Casal)
Es una de las canciones más famosas del desaparecido Tino Casal y realmente no tiene doble sentido. Habla de una ruptura amorosa, lo curioso es que el protagonista, aunque no se nombra, podría ser otro ilustre de la movida madrileña: Fabio McNamara. Y es que es más que probable que Casal la escribiera despechado, cuando Fabio se marchó con Almodóvar: "Dices que te vas, que es más alto que yo, me cambias por un Frankestein, dejemos de jugar al gato y al ratón".

A Hard Rain's a Gonna-Fall (Bob Dylan)
Tomando la estructura de una nana infantil que ya existía, Dylan compuso esta canción que, en esencia, es la conversación entre un joven que ha vuelto de un viaje y su padre. Pero, teniendo en cuenta el contexto histórico, para muchos el cantautor estaba pronosticando una Tercera Guerra Mundial y, esa lluvia de la que habla, no es otra que una lluvia nuclear. Dylan escribió el tema en 1962, en plena Guerra Fría y el mismo año en que se supo que la URSS tenía una base de misiles con cabeza nuclear en Cuba: "Va a ser fuerte, va a ser fuerte, va a ser fuerte, la lluvia que está a punto de caer".

La barbacoa (Georgie Dann)
Como no nos apetece acabar la lista hablando de bombas nucleares, volvemos con Georgie Dann y su barbacoa, para demostrar que lo del chiringuito no fue mera casualidad: "A mí me gusta la carne que está tierna, muslitos y pechuga, y hacerlos vuelta y vuelta". Y, por si quedaba alguna duda: "La vecina que es muy mona, toma el sol en la tumbona, yo les hago algo sencillo, pero quiere el solomillo, que le gusta mucho más". Georgie, háztelo mirar.