5 razones para leer a René Freund

Precedido del éxito en Alemania, este sensible escritor vienés trae 
la lectura perfecta para el verano.

Lo más popular

Freund nació la noche de San Valentín de 1967 en Viena (Austria). Un buen día hizo el camino de Santiago con su mujer, a la vuelta tuvo un hijo al que llamó Jacobo y escribió un libro. Se titula El amor entre los peces (Alfaguara) y es la novela de la temporada. Un canto a la vida lleno de humor sobre un escritor en crisis al que su editora recomienda retirarse a una cabaña en los Alpes, donde conoce a un guardabosques y a una bióloga. El amor parece regresar a su vida pero... Te damos cinco razones para que sigas leyendo. 

Publicidad

1. Por las buenas referencias
Es el único autor que la crítica ha señalado como heredero del best seller Daniel Glattauer, quizás porque ha creado una de esas historias inolvidables sobre el encuentro con uno mismo y las segundas oportunidades en la línea de los exitosos Contra el viento del norte o La huella de un beso. «Glattauer además es muy amigo y me ha hecho críticas útiles sobre mi obra. Los amigos están para eso», confiesa.

Lo más popular

2. Por la escapada a la naturaleza
Su prosa está ambientada en un paraíso natural, muy similar a donde se ha retirado a vivir con su familia. Pasear por sus páginas es un soplo de aire fresco, un momento spa, una medicina contra el estrés. «La naturaleza nos da claridad de pensamiento, nos lleva al centro de nosotros mismos. La vida es una colección de lujos esenciales: desde una copa de vino hasta la atmósfera de la mañana, ese aire fresco que hay cuando todo despierta», dice.

3. Por las sonrisas cómplices
Disfrutarás con los diálogos rápidos y los chistes de sus personajes excéntricos. «En literatura la única obligación es no aburrir. Shakespeare, García Márquez, Tolstoi... Los grandes nunca aburren. Mi padre decía que le hubiese gustado tener una vida sólo para leer. A mí también». 

4. Por las verdades del corazón
A través de este drama alegre identificarás varios tipos de amor: el neurótico («o sea, puro sexo», explica René Freund), el amor al arte y el amor a la verdad de quien no deja de buscarla y por eso se transforma como persona. «Los poemas no están para entenderlos, al menos con la razón», dice uno de los personajes. «A mí me gusta la idea de que sólo se ve bien con el corazón», le espeta el otro.

5. Por el poder del silencio
La literatura de Freund rescata el valor del silencio y su poder para lograr la felicidad. «Me gustaría que al acabar de leer esta novela la gente se diese cuenta de que con sólo un minuto de silencio puede encontrar la paz. La soledad escogida voluntariamente nos permite conectarnos con nosotros mismos. La enfermedad de nuestros días es que nadie está presente en su vida, sino pendiente del móvil. Y la vida es ahora. Sólo ahora».