Lenny Kravitz: "El éxito es un viaje"

El genio vuelve a la música para llenar el otoño de rock y mostrarnos su alma. Inspírate en la mística de uno de 
los hombres más ‘sexys’ del planeta.

Lo más popular

¿Vas a hablar con Lenny Kravitz? ¡Llévame contigo! Esta es la reacción que se repite en cada una de las personas –hombres y mujeres– que conocen la existencia de esta entrevista, una de las dos que ha concedido a un medio español. Después de transitar por el blues, el funky, el reggae y el soul, el hijo prodigio de la actriz negra Roxie Roker y del productor blanco de televisión Sy Kravitz regresa con Strut (Sony), un disco creado mientras triunfaba como actor en la saga Los juegos del hambre. Con él vuelve al rock and roll de verdad. Para ello ha contado con la colaboración del legendario Bob Clearmountain, responsable de las mezclas de himnos como Let’s Dance de David Bowie o Born in the U.S.A. de Bruce Springsteen. Tras nuestra entrevista entiendo por qué a sus 50 años y con 40 millones de discos vendidos este mito de la música sigue sin un rasguño en su talento y su sex appeal.

Publicidad

Dicen que un título siempre es una seña de identidad, ¿qué significa para ti Strut?
Significa sé tú mismo. Todos somos únicos, todos tenemos nuestra propia expresión individual, así que Strut en realidad significa sé quien tú eres realmente. No te preocupes por ajustarte a la versión que tiene la sociedad sobre lo que es aceptable y lo que es bello. Sé auténtico. Vive.

Si un desconocido se acercase y te pidiese que hicieses una crítica de tu álbum, ¿qué le dirías?
Si alguien me pidiera eso, no sería capaz de hacerlo, porque yo compongo lo que escucho dentro de mí. Todo lo que creo me sale de forma natural. Mi música es la expresión del momento. Para mí hacer discos es algo orgánico, por eso me resulta difícil de clasificar. Pero si tuviera que decir algo, diría que este álbum contiene sentimientos e instintos muy positivos, que tiene alma propia y que se corresponde con lo que yo soy.

Lo más popular

¿Cómo vives ese tiempo durante el que estás creando?
En el caso de este disco el proceso creativo fue muy sencillo. Aunque parezca increíble, simplemente me quedé en silencio y me limité a escuchar lo que salía de mi cabeza. Dejé que la música surgiera por sí sola y que ella dictara la producción. De verdad que fue muy fácil. Todo lo que tuve que hacer fue estar callado y seguir mi instinto para crear.

El mundo escucha a Lenny Kravitz. ¿A quién escuchas tú?
No quiero parecer sentimental, pero me encanta el grupo de mi hija, Lolawolf.  Son supercreativos en su producción y sus espectáculos son realmente geniales.

Los tuyos también. ¿Qué es lo que más te gusta hacer cuando acabas un concierto?
Lo normal es que tenga que subirme al autobús o al avión para ir a la siguiente ciudad. Así que me apetece relajarme escuchando música o viendo alguna película. Además, antes de dormir siempre necesito desconectar la mente. ¡Tardo hasta dos horas en rebajar mi nivel de energía y poder descansar!

¿Cómo te relacionas con las redes sociales? ¿Te expresas personalmente a través de Facebook o Twitter?
Soy de los que creen que es bueno poder hablar con los fans, ofrecerles tu contenido artístico de una manera más directa. Y también es algo que me gusta. Siempre comparto las cosas justo en el momento en el que las estoy haciendo: los conciertos, los viajes, el proceso creativo... Pero no revelo demasiado, porque si no uno corre el riesgo de excederse. Creo que con las redes he logrado mantener un buen equilibrio.

Charlando con Antonio Carmona sobre esta entrevista, me comentó que admirabas el flamenco, ¿qué significa para ti?
El flamenco me encanta. Es algo bello y conmovedor.  Cuando estuve en España, tuve la gran suerte de conocer a un grupo de gente que me introdujo en este mundo. Para mí es muy parecido al blues. Cada vez que lo escucho o lo veo en una actuación siento una emoción espiritual, algo muy puro que me llega al corazón de una manera muy hermosa.

¿Crees que el flamenco ha influido en tu música?
No puedo decir que el flamenco haya influido en mi estilo a la hora de componer o interpretar música, porque nunca he aprendido a tocarlo, pero lo que sí puedo decir es que es un tipo de arte que me gusta y me inspira.

¿Qué cosas son las que más te gustan de España?
¡Me encanta vuestra actitud! Vosotros sabéis realmente cómo vivir la vida. Me gusta esa atmósfera relajada, la cultura, la arquitectura y, por supuesto, la comida. La verdad es que siempre que estoy en España me lo paso genial.

Hablando de arquitectura, tienes una empresa de diseño de interiores, Kravitz Design... ¿Qué es lo más importante para ti a la hora de llenar un espacio vacío?
Depende del espacio en el que trabajemos. Ahora mismo tenemos multitud de proyectos diferentes. Diseñamos hoteles, casas particulares, discotecas, estudios de grabación, apartamentos y tiendas. Mi objetivo es ajustarme a lo que el lugar exija y el cliente demande según su propia visión.

¿Podrías desvelarnos algún nuevo proyecto para estar atentos y disfrutar de tu sello como diseñador?
Ahora mismo estamos trabajando en una nueva línea para la icónica cadena de tiendas Fred Segal.

Recuerdo el disco en el que llamabas a la Love Revolution. Más allá de la música, ¿cómo se puede llevar a la realidad este movimiento de positividad en estos tiempos convulsos y, sobre todo, cómo contribuyes a él?
Creo que esa revolución es algo individual, que reside en todos y cada uno de nosotros. Y que tiene que ver con la manera en la que decidimos vivir nuestras vidas. En este mundo con tantísimos problemas, puede resultar difícil saber exactamente lo que podemos hacer para ayudar, pero lo que sí podemos es apostar por vivir nuestra vida proyectando amor cada día. Hay que empezar por ayudar a quienes se encuentran en nuestro entorno más cercano.

Eres un mito, alguien que inspira a los demás. ¿En quién cree Lenny Kravitz?
Creo en Dios y Dios es amor. Intento amar y representar a Dios de todas las maneras posibles.

¿Qué significado tiene para ti el éxito?
Para mí el éxito significa paz, alegría, gratitud, momentos sencillos, instantes de tranquilidad. El éxito es un viaje, definitivamente, no es un destino.

¿En ese viaje sientes que hayas tenido que dejar atrás muchas cosas? ¿Hacia dónde te diriges ahora mismo?
Me cuesta mucho decir lo que he dejado atrás, pero he sido lo suficientemente afortunado como para elaborar diez álbumes que son verdaderas representaciones de mí mismo en cada momento. Estoy muy orgulloso de ellos porque son auténticos, aunque me gustaría pensar que lo más importante que tengo son mis relaciones con la gente que quiero.

¿Hacia dónde me dirijo ahora?
En realidad, no lo sé. Solo quiero recorrer el camino que Dios haya dispuesto para mí.

¿Qué es lo último que te ha enseñado en ese camino la vida?
Todos los días aprendo algo nuevo. La vida se basa en aprender, cada situación nos ofrece una lección. Creo que lo último que me ha enseñado es a ser lo más generoso posible, a dar lo mejor que tenga a los demás. 

Dime algo que hoy no tenga precio para ti.
Los ratos que paso con mi familia y amigos, el tiempo personal que le dedico a mi hija. Esos son mis mejores momentos.

El amor mueve el mundo... ¿Cómo está tu corazón?
Mi corazón está abierto y es un lugar maravilloso en el que estar. Cuando estás abierto tus horizontes siempre se amplían.