Y a ti, ¿te va el postureo?

Facebook, Twitter o incluso Whatsapp pueden ser plataformas idóneas si quieres mostrar al mundo tu vida, ya que casi la mitad de la población forma parte de ellas. Ahora bien: la tendencia suele inclinarse siempre a exhibir la mejor cara de nuestra rutina y por ello, las redes se inundan de publicaciones llenas de 'felicidad'. No pasa nada, todas hemos caído alguna vez... Así que enumeramos 10 formas que se acercan al postureo para que confieses hasta qué punto formas parte tú también del juego.

Lo más popular

En España casi la mitad de la población (47%) utiliza las redes sociales, a las que dedicamos una media de dos horas diarias, según un estudio de We are social. ¿Y sabes qué es lo primero que hacemos nada más levantarnos? Un tercio de los usuarios (el 36%) mirar las redes a través del móvil. (Solo el 6% mira el tiempo, o el 1% sus movimientos bancarios).

Este panorama convierte a plataformas como Facebook (la más utilizada), Twitter, Instagram o Whatsapp en plataformas poderosísimas para mostrar a los demás los recovecos de nuestra vida. Y claro, a nadie le gusta motrar 'miserias', así que el mundo 2.0 se ha convertido en un escaparate dominado por la tónica del happy feeling, y donde parece parece que las vidas ideales, existen. ¿La responsabilidad última? De las autoras, de quien escribe. Es cierto que al tener una herramienta de "expansión al mundo" en nuestras manos, solo hacen falta sencillos gestos para pintar una rutina interesante y llena de buenos momentos. ¿Recordamos algunos?

Publicidad

1. Saludo mañanero. "Good morning! ¡Ya es miércoles! ¡Yo ya estoy lista para ir a por el ecuador de la semana!" (y sonrisas variadas, aplausos o incluso serpentinas acompañando el mensaje). Además, la imagen será o de "mi look de hoy" o una cara recién despertada pero que (oh, qué casualidad), rebosa luminosidad, los labios desprenden brillo y las pestañas están perfectamente colocadas. De verdad, ¿a quién y por qué estás dando realmente los buenos días?

Lo más popular

2. Localización. Aplicación para tu perfil de Facebook que dice: 'Hong Kong Airport', o "estoy viajando a... Barcelona". Tanto renegar del poder que tienen buscadores como Google para saber nuestras coordinadas y después nos da igual compartir con todos los "amigos" de Facebook que estás al otro lado del globo terráqueo. Vale, a veces hace ilusión... pero tampoco es cuestión de pasarse. Quien lo tiene que saber, ya lo sabe.

3. Los pies. Hay una especie de fenómeno de masas con fotografiar los pies (y no es la parte del cuerpo más bonita, ¿no?). No, pero es que los pies dicen mucho. Dicen que llevas esas 'zapas' Nike multicolor y edición limitada que te acabas de comprar, o dicen que te acabas de hacer tu perfecta pedicura, o que estás rozando arena y por tanto te encuentras en algún lugar descansando y disfrutando... Cuánto dicen de repente los pies, oye.

4. Frases 'filosóficas'. A veces hay timelines que se llenan de mensajes como "En la vida, las personas van y vienen, pero las personas indicadas siempre se quedan" o "A veces, no es el amor lo que se termina, sino la paciencia". Si es porque te gustan este tipo de frases hechas, vale, tú misma. Pero si estás utilizando las redes como reclamo o como vía de escape a algún estado personal algo delicado... Quizás no sea la mejor opción. Recuerda que cuando una está verdaderamente bien no hace falta demostrarlo, ni reclamar la atención de nadie... Y mientras no llega ese momento, suele ser mejor idea refugiarse en los que te quieren y rodean que en una publicación que te dará solo una satisfacción muy inmediata.

5. Los morritos. Vas a salir de fiesta, estás con tu amiga, y os hacéis un selfie, y al enfocar, ponéis 'morritos', casi por inercia. ¿Pero por qué? ¿Qué hay de la naturalidad? ¿No recuerdas que es la mejor clave para salir favorecida, que es lo que pretendes? Olvídate de las caras extrañas... ¡y posa sin complejos!

6. Postureo... de palabra. No solo las imágenes cantan. Ahora parece que decir "es bien" es lo más. "Tomar Pisco Sour en unos viñedos de Perú, es bien" (por ejemplo). ¿Qué es eso de 'es bien'? De toda la vida, a un adverbio de modo (bien), le acompañará el verbo 'estar' y no el 'ser'. Con lo que les cuesta a los extranjeros aprenderlo... ¡No la liemos más!

7. Los hashtag. Otra forma de posturear a través de las líneas. A veces los pies de fotos se convierten en una retaila interminable de estos 'códigos' que al final, lo que dicen... es nada: #bestoftheday #picoftheday #instagood #instagramer... ¿Sabes lo que consigues poniendo tantos hashtag exactamente, usas tu propio criterio? ¿No sería mejor explicar tus sensaciones y por qué ha sido ese momento el mejor del día?

8. Eres una súper runner. Aplicaciones como Runtastic te permiten publicar en Facebook los kilómetros y el recorrido que has hecho a golpe de zapatilla. Gracias a ello, ahora todo el mundo sabrá que has dado una vuelta al Retiro, que tu velocidad ha sido de 6,3 km/h y que "te sientes motivado" (que también lo puedes poner). Sin ofender, ¿crees de verdad que a alguien le puede interesar tal información?

9. Desayuno healthy. Tu red social amanece con una instantánea que llama la atención por su estética y que muestra un desayuno ideal, con sus flores, sus tostadas de centeno, su tomate de casa o el botito vintage con el mejor aceite de la península dentro. Afirmas que es tu fórmula para empezar bien cada día pero, ¿de verdad every day haces ese ritual, y te esmeras en preparar una comida tan milimétricamente bien pensada? Está bien difundir los buenos hábitos y promulgar por la comida sana, pero no idealicemos con imágenes de cuento de hadas.

10. Auto-mote. Por último, cómo nos definimos a nosotras mismas en nuestros perfiles se tiñe también de postureo. Ahora no hay periodistas, hay freelance writer and editor. Tampoco técnicos de cámara, sino filmmaker. Y luego los hay quienes se definen como traveller, o como coach life, o que incluso añaden su modo de ver la vida (por supuesto, happy lifestyle). Regla número uno: tenemos nuestro propio idioma para explicitar qué somos o a qué nos dedicamos. Regla número dos: si realmente quieres que te conozcan, baja a tierra y simplifica.

Y tras este top 10, te preguntamos... ¿dónde estás tú? ¿Cumples con una, tres, o con las diez actitudes? Recuerda que a nadie le amarga un dulce, y que no es significativo si de vez en cuando te apetece mostrar buenos momentos entre tus amigos virtuales. El peligro está cuando entras en el terreno de la idealización, o de crear vidas que no son reales. La presión por ganar popularidad o el deseo de aglutinar likes te podrán dar una satisfacción pasajera pero nunca van a alimentar de verdad tu "alma". Diviértete si te gustan las redes, publica, comunica, interactua... pero siempre bajo la coherencia. Además de hacer bonitas tus fotos y tus mensajes online, haz también bonita tu vida, y de la quienes te rodean.