El público, protagonista del espectáculo

El público deja de ser un mero espectador para pasar a ser un agente activo de la experiencia. Nuevas tecnologías, un poco de imaginación y sobre todo, tus ganas de abandonar el papel de observador para pasar directamente a la acción son los ingredientes de esta tendencia que cada vez está presente en más campos. Si te gusta entrar al lío, aquí van un puñado de planes. Si eres más 'seriota', mejor detente. 

Lo más popular

Entre notas musicales

La música es uno de los campos que más cambio ha experimentado: los grandes conciertos van mucho más allá de una experiencia bajo el live music. Grandes escenarios con espectáculos que quieren hacer partícipe a sus seguidores dominan el sector. Si además, puedes hacer que el público pase a formar parte de ello, la conquista está asegurada. ¿Un buen ejemplo? Elyella DJs (en la foto -de @LuisCrown-, en el Arenal Sound). Un dúo amante de la música electrónica que en pocos años ha conquistado el mundo festivalero gracias a su empeño por ser algo más que unos DJs y hacer sentir al público parte del equipo.  Hits personalizados que se combinan con balones que ellos mismos tiran, fuego, su famoso confeti, o un selfie de grupo al terminar la actuación... detalles que marcan una nueva actitud envolvente y que indican un rumbo que funciona en este siglo XXI. 

Publicidad

Si nos vamos a otra liga y nos fijamos en artistas de renombre internacional, ya veíamos hace unos años como el afamado Dj Richie Hawtin sentía la misma preocupación por mantener cerca a sus seguidores. Es el artífice de una appSYNK (gratis en App Store), con un total de 20 botones táctiles a través de los cuales sus fans pueden elegir el orden de las pistas que están disponibles para que empiecen a sonar (a través de WiFi). Además, pueden ver qué ocurre dentro de la cabina (las manos del DJ moviendo los discos, por ejemplo), o hablar a través de un chat con todos los conectados a esta aplicación móvil.

Lo más popular

Otro de los artistas famosos que permitió, tanto dentro como fuera de los escenarios compartir creación musical con su público es Björk, creadora de Biophilia (iPod/iPad), una app que creó junto con Apple y que mezcla música, juegos, espectáculo. Se trata de 10 aplicaciones que hacen referencia a 10 pistas diferentes de su álbum llamado también Biophilia, y gracias a las cuales se puede 'desgranar' la melodía de una canción y crear a partir de ahí la tuya propia. Además hay reproducción de karaoke, letras, ensayos, resúmenes de canciones... Y para la canción llamada 'Virus' se añadió un juego interactivo que desafía al usuario a detener el ataque del virus.

Uno más en el escenario
Las obras de teatro y los monólogos son los eventos culturales donde hasta el momento, más se han acumulado iniciativas para involucrar al público. Una de las iniciativas con más éxito ha sido aquellas relacionadas con la improvisación, donde tú eliges cómo quieres que sea la historia. Los actores salen sin un guión definido, se mezclan con el público, les plantean directamente situaciones y según las respuestas, crearán escenas improvisadas que deriven en un final u otro. ¿Nuestro preferido? Impro Show, con un magnífico espectáculo, que ya lleva años demostrando su genialidad, creatividad y empatía en el barrio de Gracia de Barcelona. "¡Es diferente! Tú formas parte del espectáculo sin levantarte de la silla. Dinámico y divertido. La improvisación no disminuye la profesionalidad de los actores, al contrario, la aumenta", dice Yolanda tras disfrutar de este plan. (Otro colectivo de improvisación que nos gusta es Jamming).

El séptimo arte
¿Te imaginas ver clásicos como Grease o Mamma Mia (o Dirty Dancing, o The Rocky Horror Picture Show), y cantar al unísono con sus protagonistas? Ahora es posible gracias a Sing Alone, un concepto de cine muy divertido que también está en ciudades como Toronto, Sidney, Nueva York o Ámsterdam. La idea es subtitular toda su programación (no es muy extensa pero sí muy variada), y animar a los espectadores a meterse (de lleno) en el filme de índole musical. Para las más románticas, cañeras o clásicas... hay para todos los gustos. ¿Cuándo y dónde? Suele programarse de manera aleatoria una vez al mes en Madrid y Barcelona, pero en nuestro país ciudades como Pamplona, A Coruña, Valladolid, Málaga o Palma de Mallorca también recibe al menos, una vez al año, esta propuesta que apuesta por la música y el cine. 

Con acento social
¿Conoces la técnica (tradicional) del Teatro del Oprimido? Se trata de un conjunto de juegos y ejercicios encima de los escenarios que promueven la observación, la reflexión, la crítica de los participantes a través de este arte. ¿Cómo? Aquí participan casi por igual tanto actores como espectadores, y se trata de que todos experimenten conflictos en nuestro día a día. Esto ayuda a una toma de conciencia y por tanto, a un posible cambio de nuestra realidad. Laboratorio de 'clown', meditación, métodos en escuelas, teatro espontáneo... Así es como trabajan equipos como La XiXa Teatre en este intento de transformación social a través del teatro.

Nuevas tecnologías

El mapping invade eventos y citas culturales. Animar en 3D el telón de un escenario, una pared o en cualquier superficie lisa susceptible de que le den vida (Madonna fue una de las pioneras en introducirlo en sus giras). Tras esta nueva forma de crear historias con ilustraciones, llega la hora de interactuar con el público: cada vez son más los artistas o eventos que permiten que un mensaje que tú escribes en las redes sociales (normalmente, Twitter), aparezca públicamente en la pantalla. Solo hace falta elegir un hashtag que aglutine todos los mensajes relacionados para después poderlos hacer de dominio público: muestras de cariño, peticiones de canciones (a las que a veces se hacen caso) o las sensaciones vividas en el evento es el denominador común de esta iniciativa.

El fenómeno policiaco
Otro de los must dentro del mundo del teatro son las historias con polis y cacos. Jugar a ser un detective o esconderte porque eres el asesino más malvado genera interés en el público, y con ese gancho, se han creado propuestas culturales como la que ofrecen en El Molino de Tresgrandas, un "fin de semana detectivesco" en un hotel de Llanes. La preciosa montaña asturiana es el escenario ideal para que una familia o un grupo de amigos sean los propios protagonistas de la historia. Unas pruebas y varias sospechas os recibirán el viernes en el hotel y para el domingo, el caso debe estar cerrado. ¿Lista para poner a prueba tu sagacidad?