Adele finalmente le dice adiós a su 'ex'

En los cuatro años que siguieron al lanzamiento de '21', Adele tuvo un hijo y mantuvo una relación muy seria –y, según confiesa a 'The Guardian'-, “muy feliz”– con el padre de la criatura, Simon Konecki. El misterioso ex que inspiró las canciones de ruptura de su último álbum se ha marchado de la vida de la cantante... pero no de su música.

Lo más popular

Este ex inspiró al menos dos de las canciones de '25', asegura Adele en su entrevista a The Guardian. El periodista menciona específicamente 'Send My Love (to Your New Lover)' y 'I Miss You'. “La primera es mi 'canción que te den'”, explica Adele. “Suena obvio, pero creo que solo aprendes a amar de nuevo cuando te enamoras de nuevo. Estoy en ese punto. Mi amor es profundo y verdadero con mi chico y eso me pone en una posición en la que por fin puedo tender una mano a mi ex. Hazle saber que ya lo he superado”.

Publicidad

La segunda canción, un tema que Adele comenzó a escribir una noche en la que no  podía dormir, no molesta a Konecki. “Mi chico es leal”, señala. “Mi chico es fuerte. Así que hablamos y me dijo, 'Tus letras no tienen nada que ver conmigo'. Le parece bien. Y hace falta ser un hombre fuerte para ser así”. Las metas de una relación, si alguna vez las hubo...

Sin embargo, no todas las canciones de '25' son sobre su ex. En un tráiler de su entrevista para '60 minutos Australia', Adele interpreta “When We Were Young”, una canción acerca del paso del tiempo y de hacerse mayores, y el segundo sencillo extraído de su álbum. Escucha en el minuto 1:30. Es tan pegadizo como 'Hello'.

Lo más popular

Adele también habla de la fama y de los locos acuerdos de promoción en su entrevista con 'The Guardian'. “¿A qué he tenido que decir que no? A todo lo que te puedas imaginar. Literalmente a cada maldita cosa. Libros, ropa, comida, bebida, deporte... Esto es probablemente lo más divertidos. Me querían hacer imagen de un coche. De juguetes, de apps, de velas. Es como, 'No quiero ser embajadora de una línea de esmaltes de uñas, pero gracias por preguntar. O ¿un millón de libras por cantar en tu fiesta de cumpleaños? Prefiero hacerlo gratis si me apetece, gratis... Al final, dinero es todo lo que te tiran.

La tentación es fuerte. “Es muy fácil ceder a ser famoso. Porque es encantador. Es poderoso. Te atrae. Realmente, es muy duro resistirse. Pero después de un tiempo rechacé tener una vida que no era real”. Una vida, describe Adele, en la que uno espera que “todas las cosas van a ser hechas para ti. He tenido algunos momentos así. Y eso me asustó. Creo que fue porque me había quedado sin ropa limpia. Y yo no tenía la iniciativa de lavármela. Estaba molesta por que mi ropa no estaba en condiciones”. Eso sucedió en la época más alta de '21'. “Me dije a mí misma que ya estaba bien. Y fui y me hice la maldita colada”. Y así fue como Adele puso los pies en la tierra.

Visto en ELLE US

De: Elle