La esperanza está en el aire

​ Sabía que la cumbre C40 Mayors se celebraba en México D.F. y tenía que asistir. Necesitaba ver con mis propios ojos los cambios que se están realizando a favor de energías limpias y las ideas planeadas para frenar el cambio climático en las ciudades alrededor del mundo. Y yo, como ciudadano, tenía que averiguar cómo podía formar parte de este cambio.

Lo más popular

El hotel Hilton Mexico City Reforma estaba blindado por la policía. En su interior iba a comenzar una de las reuniones mundiales más importantes del año. Conseguí abrirme paso entre los alcaldes allí reunidos, los empleados de las ONG, el personal del gobierno local y los periodistas en busca de su pase de prensa.

Con mi acreditación en mano, entré y salí de las diferentes salas de conferencias y escuché a los expertos compartir y debatir sus opiniones; reflexiones de las que depende el futuro del planeta. Los alcaldes del mundo discutieron las bases de sus estrategias con el fin de que otras ciudades puedan integrarlas en su modelo y así evitar el temido cambio climático.

Publicidad

¿Conclusión? Las soluciones se tienen que adoptar dentro de los siguientes cuatro años para conseguir no sobrepasar un incremento de la temperatura global de 1,5ºC. Pero la realidad es otra. El Acuerdo de París puede terminar en la basura, como otros tantos, si las iniciativas a seguir no logran el apoyo de los ciudadanos o si negar el cambio climático, planteado por personajes como Donald Trump, son ampliamente aceptadas.

Lo más popular

La alcaldesa de París Anne Hidalgo, presidenta del C40, consiguió reunir a sus conciudadanos a favor de su causa con ideas como: transformar las calles aledañas a la orilla del río Sena en agradables áreas peatonales o potenciar el desarrollo de tejados y fachadas verdes. «Tenemos que adaptarnos al cambio de temperatura y trabajar con el sector privado para conseguir financiación, pues las ciudades no son más que aceleradores del cambio», declaró, llena de esperanza, ante una sala llena. Anne, mujer inspiradora, es una feminista de larga tradición y no se rinde ante las adversidades. Una de sus primeras medidas fue lanzar Women4Climate, iniciativa que confiere un mayor poder a aquellas líderes políticas que promueven acciones climáticas. El grupo está formado por consejeros delegados y ejecutivos de ONG responsables de marcar la diferencia. Fue conocer este proyecto, abrir mi cuenta de Twitter y hacer de #Women4Climate mi hashtag favorito.

Si tuviera que escoger el punto álgido de esta cumbre decisiva, sería la Ceremonia de Premios C40 que reconoce a las ciudades, este año once, que han desarrollado estrategias y planes de acción a favor del medio ambiente con resultados positivos. Para ello, el icónico Palacio de Minería se transformó en un festival de color y música inspirado en el folclore mexicano, con instrumentos musicales reciclados incluidos. Ante un público entusiasmado, se entregaron los premios a once ciudades, algunas de ellas hasta sorprendidas por tal galardón.

¿Algunos ejemplos? Calcuta (India) fue reconocida por cómo administra su basura, mientras que Yokohama (Japón) se comprometió a reducir en un 80% sus emisiones de CO2 para 2050. Por otro lado, Addis Abeba (Etiopía) fue premiada por su iniciativa a favor de ir en bicicleta, y París, como era de esperar, por aquellos planes previamente mencionados que Anne quiere desarrollar. En definitiva, ciudades increíbles que son modelos a seguir para todo el resto.

Una vez terminada la cumbre, y tras asistir a sus diferentes conferencias y escuchar a los diversos líderes mundiales, creo que el asunto se reduce a una cuestión: por supuesto que las ciudades se pueden gobernar con responsabilidad medioambiental, sin embargo, somos nosotros, los ciudadanos, los que tenemos una labor importante por delante. ¿Cómo? Fácil, ver que la inspiración, además de global, también está a nivel local. Y una vez que te empapas de ella, actuar: apoyar el desarrollo de espacios más verdes, las iniciativas de reciclaje y recogida de desechos biodegradables, optar por ir en bicicleta en lugar de coche... Todos podemos formar parte de esta llamada a la acción con estos cambios concretos y así evitar la catástrofe. Y mientras estamos en ello, mantenerse en forma y respirar aire puro nunca ha hecho daño a nadie, ¿verdad?


Michael Bloomberg, ex alcalde Nueva York y presidente del Consejo de Administración del C40; Anne Hidalgo, alcaldesa de París y presidenta del C40; Miguel Ángel Mancera, jefe de Gobierno de la Ciudad de México y anfitrión de la cumbre; y Eduardo da Costa Paes, alcalde de Río de Janeiro y ex presidente del C40.

More from Elle: