Te doy mi palabra

Los discursos más inspiradores.

El de Selena Gomez en los American Music Awards ha sido el último (por ahora) de una serie de discursos inspiradores que hemos querido recopilar en esta galería. En favor de las mujeres, del respeto a la naturaleza, de los transexuales... muchos son los motivos por los que las 'celebs' han aprovechado su minuto de gloria para denunciar o motivar.

Publicidad

Para afrontar los tiempos presentes

"Hay veces, citando una canción de Bruce Springsteen, que se avanza 'un paso hacia delante, dos pasos hacia detrás', pero tenemos que unirnos para caminar todos hacia delante. Nosotros, que llevamos unos días preguntándonos qué demonios ha sucedido [en alusión a la victoria de Donald Trump en las elecciones USA], continuaremos caminando hacia adelante. Hemos elegido eso, pero seguiremos hacia adelante porque, si no avanzamos, ¿qué van a decir de nosotros?".

Tom Hanks, en su homenaje celebrado en el MOMA de NuevaYork.

Mensaje para los adolescentes

"Les pido pido que no aprendan de mi ejemplo, pero sí del ejemplo de todos los grandes que han llegado antes de mí. Para mí, un gran momento cuando estaba creciendo fue cuando descubrí que había una leyenda de la música viviendo en mi misma, el reverendo Al Green, que enseñó al mundo una lección que resuena ahora y más que nunca: quedémonos juntos. He aprendido de tantos grandes de la música: Michael Jackson, Aretha Franklin, Elton John, Garth Brooks, Stevie Wonder. Incluso he aprendido mucho del tipo que está parado junto a mí en el escenario (Kobe Bryant) sobre cómo llegar temprano y quedarse hasta tarde, porque así es cómo te conviertes en un campeón. Hablando de grandes campeones, creo que todos podemos aprender del más grande de todos los tiempos, un hombre que creció a solo 400 millas de mí en Louisville, Kentucky: Muhammad Ali. Muhammad Ali peleó en el ring, pero luchó por la paz también. Y se convirtió en el campeón mundial de peso pesado, ya que, como todos sabemos, podía flotar como una mariposa y picar como una abeja. Nuestro mundo perdió a ese campeón este año, así que esta noche, quiero compartir tres partes de su sabiduría eterna que me han ayudado y pueden ayudarlos a lo largo de su vida.

Número uno, no cuentes los días, haz que los días cuenten. Bastante bueno. Ahora ustedes son jóvenes como yo lo fui una vez, pero no piensen ni por un momento que lo que hacen no cuenta. Sí cuenta. No solo para ustedes, sino también para el mundo y su generación que algún día heredará este mundo de veteranos como yo y Kobe.

Número dos: servir a los demás es el alquiler que pagas por tu habitación aquí en la tierra. Así que ser generosos, amables, justos. No es solo lo correcto, es lo mejor. Creo que todos estamos de acuerdo que con toda la tensión que hay hoy en el mundo y que puede dividirnos, deberíamos ser parte de la solución y no del problema. Y no tenéis que marcar la diferencia en un escenario global, podéis ser voluntarios en vuestro vecindario, o en otro vecindario cercano al vuestro donde la gente es distinta a vosotros y pueden enseñaros una cosa o dos.

Y la tercera y más importante: no te rindas. Nada que intentes hacer es imposible. El campeón dijo: Imposible es solo una palabra creada por hombres pequeños para los que era más fácil vivir en el mundo que les habían dado que explorar el poder que les habían dado para cambiarlo. Imposible no es un hecho, es una opinión. Imposible es potencial, es temporal, es nada.

Como padre relativamente nuevo y ex adolescente, estoy aquí para decir que vais a cometer errores en el camino. Os vais a caer. Yo lo he hecho, muchas veces. Incluso Ali lo hizo. Pero lo que hacemos después de esa caída es cómo hacemos historia porque nada es imposible. Así que no echen a perder sus 20 años. Ellos van a estar aquí antes de que lo sepan, y se irán rápido. Sean buenos con sus padres –espero que mi hijo vea esto algún día–. No son perfectos tampoco, pero han estado en esta película antes, y los aman más de lo que pueden imaginarse. Así que salgan, hagan lo imposible y solo sigan y conviértanse en la generación más grande. Muchas gracias".

Justin Timberlake, en los Teen Choice Awards 2016


Publicidad

Todos con Hillary Clinton

"Todavía tenemos ganas de guerra, ¿verdad? ¿Qué se necesita para ser la primera mujer en cualquier cosa? Se necesitan agallas y elegancia. Debora Samspon fue la primera mujer en recibir un balazo por nuestro país. Ella sirvió, disfrazada como un hombre, en el ejército de George Washington, y lo hizo para defender un documento que a ella no la defendía del todo. "Todos los hombres son creados iguales", se puede leer en la Constitución. Ninguna mención a las mujeres. Cuando resultó herida en su pierna durante la batalla tenía miedo de descubrir su secreto, cogió una navaja, se sacó la bala y se cosió ella solita. Eso es tener agallas... Y elegancia.

Hillary Clinton ha tenido que aguantar mucho fuego enemigo en estos últimos 40 años durante su lucha por las familias y los niños. ¿Cómo lo ha hecho? Eso es lo que quiero saber. Quiero saber de dónde ha sacado las agallas y la elegancia. De dónde lo han sacado todas las mujeres que fueron las primeras en algo. Las mujeres que abrieron el camino. Dónde encontraron la fortaleza Sandra Day O'Connor, Rosa Parks, Amelia Earhart, Harriet Tumbman, Sally Ride, Shirley Chisholm, Madeleine Albright, Geraldine Ferraro, Eleanor Roosevelt...

Estas mujeres tienen algo en común: una mente prodigiosa, un corazón enorme y una pasión desbordante para defender su causa. Ellas han abierto nuevos caminos para que otros las siguiéramos, hombres y mujeres. Generación tras generación. Eso es Hillary. Eso es América.

Y esta noche, más de doscientos años después de la lucha de Deborah, y casi un siglo después de que las mujeres consiguiéramos nuestro derecho a votar, vosotros estáis haciendo historia. Y volveréis a hacerla otra vez en noviembre porque Hillary Clinton será nuestra primera mujer presidenta. Una gran presidenta. Y será la primera en una larga lista de mujeres y hombres que sirvieron con agallas y elegancia. Será la primera, pero no será la última".

Meryl Streep, en la Convención Demócrata de 2016.


Contra el racismo


"Hemos confiado en este país durante siglos. Y lo hemos hecho observando, y esperando, mientras este invento llamado 'blancura' usa y abusa de nosotros. Enterrando a los negros fuera de la vista y de la mente, mientras nos quitan nuestra cultura, nuestros dólares, nuestro petróleo: oro negro. Metiendo en un ghetto y humillando nuestras creaciones, pero robándolas después. Quitándole importancia a nuestro genio y luego poniéndonoslo como si fueran trajes antes de deshacerse de nuestros cuerpos como si fueran cortezas de fruta rara [por 'Strange fruit', la canción protesta de Billie Holliday]. La cosa es que, solo porque tengamos magia, no quiere decir que no existamos".

Jesse Williams, en los BET Awards 2016.

Publicidad

Para servir de guía al resto

"Lancé mi primer disco a ls 17 años. Este junio cumplo 30 años en este negocio. Quiero decir que no me siento merecedor de esto, y también quiero decir que estoy dedicado a ser una luz en este mundo. Hay mucho sufrimiento, mucha gente está sufriendo en este mundo. Cuando ves mi trabajo, cuando me presento en público, y lo que estoy intentando construir con mi familia y amigos; quiero decir que estaré dedicado hasta que me muera a iluminar y a amar. Así que gracias a todos".

Will Smith, en los MTV Music Awards 2016

Para reconocer las injusticias

"Quiero tener un recuerdo muy especial por los refugiados, que ya han sido mencionados, pero nunca serán lo suficientemente mencionados por el agravio y por la vergüenza inmensa que estamos viviendo en Europa por nuestra incapacidad para abrir esas fronteras tan cerradas para las personas y tan abiertas para el dinero, que tan fácilmente fluye.

Pero quería dedicar este premio especialmente esta noche a alguien que tengo en la memoria aunque no conozco personalmente, y es a una pareja de titiriteros. Porque francamente no consigo entender a una sociedad que persigue a los más débiles pretendiendo hacer un chivo expiatorio y convertirles en los sacrificados de tantas y tantas cosas terribles como están sucediendo para colocarles en el lugar visible y que sirvan de ejemplo para que nadie se salga del redil.

Porque, además, en esa pareja de titiriteros se condensa también lo más sagrado de nuestra profesión, que es la libertad de expresión y de creación. Va por vosotros, por todos los que estamos aquí y por esa pareja de titiriteros en particular".

Pepe Viyuela, en los Premios Max 2016

Publicidad

Para confiar en uno mismo

"Cuando era joven, cuando tenía solo 14 años, un profesor de teatro me dijo que a lo mejor me iría bien si era feliz conformándome solo con papeles de chica gorda… ¡Mírame ahora! A cualquier chica joven que haya sido ninguneada por un profesor, o un amigo, o incluso un padre, no hagáis ni caso, porque eso es lo que hice yo, no hice ni caso y seguí adelante con ello y superé todos mis miedos, y mucha inseguridad. Seguid creyendo en vosotras mismas. Ya sabéis, eso es lo que yo sentí que tenía que hacer, así que se lo dedicaría a todas esas chicas jóvenes que han dudado de sí mismas, porque no deberías dudar, solo deberíais ir a por ello".

Kate Winslet, tras la entrega de los BAFTA 2016.


A favor de las mujeres

"Quiero decir a todas las mujeres jóvenes: habrá gente en el camino que tratará de despreciar vuestro éxito o llevarse el crédito por vuestros logros o vuestra fama. Pero si te centras en el trabajo y no dejas que esa gente te confunda, algún día llegaras a tu destino, mirarás a tu alrededor y sabrás que fuiste tú y la gente que te quiere los que te pusieron aquí arriba, y será el mejor sentimiento del mundo".

Taylor Swift, en los Grammy 2016 (¿en respuesta a Kanye West?).


Publicidad

Lucha por tus sueños

"Que mirar esta estatua sea un mensaje para todos los niños que, sin importar donde están, sepan que sus sueños son válidos".

Lupita Nyong'o, en los Oscar 2014.


Agradeciendo las nuevas oportunidades

"Has conseguido que un chaval sin ilusiones, sin ganas de estudiar, sin que le guste nada, descubra un mundo nuevo y quiera estudiar, quiera trabajar y se agarre a esta vida nueva como si no hubiera otra. Me has dado una vida, Daniel [Guzmán]. Gracias"

Miguel Herrán, en los Goya 2015.