Las mejores películas navideñas de la historia

Hasta el 'Grinch' querría verlas.

Después del año que hemos tenido (casi tres elecciones, un nuevo presidente estadounidense que nos espeluzna, muertes de grandes de la canción como Bowie, Prince o Cohen) es lógico que lo único que te apetezca hacer estas vacaciones sea tirarte en el sofá y ver pelis. Para orientarte en estos próximos días, hemos seleccionado un total de 25 películas navideñas perfectas para distraerte de los propósitos de Año Nuevo, la fiesta de empresa y las peleas en la mesa de Nochebuena con tu cuñado.

De: Elle
Publicidad

Love Actually (2003)

Una de las películas más románticas de los últimos tiempos es también una de las más adorablemente navideñas, así que ¿por qué no verla por enésima vez? Richard Curtis traza en ella una amalgama de 10 pequeñas historias de amor; al parecer, como no las tenía todas lo suficientemente desarrolladas, las dejó .como pildoritas optimistas que, la verdad, son muy diferentes: unas eufóricas, otras tiernas, otras sorprendentes pero todas ellas de hacerte agarrar el pañuelito y de querer desear feliz navidad al primero con el que te cruces

'Los amigos de Peter' (1992)

Un grupo de amigos que hace más de una década que no se ven reciben la invitación de un colega común, Peter (Stephen Fry) para acudir a su mansión en plena campiña británica y celebrar todos juntos las Navidades. Una de las primeras películas dirigidas por Kenneth Branagh y un radiante canto a la amistad que acaba tiñéndose de sabor agridulce, lo que no quita que resulte sumamente entretenida y, sobre todo, con un reparto espléndido.

Publicidad

'Mientras dormías' (1995)

Una comedia romántica clásica al estilo de las de Capra, con Sandra Bullock casi recién descubierta para el cine y un Bill Pullman que era uno de los sex-symbols del momento. La historia nos cuenta que Lucy, una taquillera del metro, está enamorada de un yuppie que cada día al que ve cada mañana coger un tren... hasta que un día sufre un accidente, cae a la vía, ella le rescata y, por diversas circunstancias, acabará aparentando que es su novia ante toda la familia del chaval. Todos le reciben con mucho cariño excepto el hermano del accidentado, que no se acaba de tragar la 'bola'.

'Los fantasmas atacan al jefe' (1988)

Con este título, pocos podrían sospechar que se trataba de la enésima versión de los 'Cuentos de Navidad' de Dickens. En este filme de Richard Donner, el protagonista es el todopoderoso (en todos los sentidos) Bill Murray, que da vida a un joven presidente de una cadena de televisión que, con el paso del tiempo y el poder, se ha convertido en un déspota, tirano y con un terrible sentido del humor. Sin embargo, en Navidad le asaltarán tres espectros: un taxista del pasado, un hada del presente y un mensajero del futuro. Y todos ellos le harán replantearse su vida. Tronchante, disparatada y con Murray; una película perfecta para echarse unas risas.

Publicidad

'Dublineses. Los Muertos' (1987)

Es la última película dirigida por John Houston, y supuestamente la hizo medio incapacitado, en silla de ruedas y con tubos de respiración asistida, pero no lo parece. La película adapta un cuento de James Joyce y está protagonizada por la hija del director, Anjelica Houston. Se sitúa el día de la Epifanía de 1904, cuando Gabriel Conroy, sobrino de las señoritas Morkan, acude a la fiesta que dan sus tías acompañada de su esposa Gretta. Todo transcurre bien hasta que Gretta se emociona con una canción que escucha y que luego confesará a su marido que le recuerda a un antiguo amor que falleció prematuramente.

'Juan Nadie' (1941)

Primera entrada en la lista de un director abonado a los filmes lacrimógenos navideños: Frank Capra. Un depravado magnate de la comunicación decide despedir a casi todo el personal y, como venganza, una de sus empleadas, Ann Mitchell (Barbara Stanwyck), decide publicar una carta falsa que anuncia el suicidio de uno de los despedidos. Ella se verá obligada a contratar a un vagabundo para que se convierta en el supuesto autor de esta carta, Juan Nadie, lo que no se imagina es lo que va a suceder a continuación.

Publicidad

'Recuerdo de una noche' (1940)

Un año antes, la versátil Barbara Stanwyck se embarcó en esta inocentona comedieta en la que da vida a una ladronzuela a la que pillan robando en unos grandes almacenes, pero de la que el fiscal se enamora, por lo que pospone el juicio hasta después de Navidad y aprovecha para llevarla a Indiana, que es de donde ambos son. Te imaginarás lo que sucede a continuación... pero se disfruta bien con unas palomitas.

'El diario de Bridget Jones (2001)

¿Es exactamente una película navideña? A trozos sí, a trozos no, aunque no podemos olvidar el jersey de reno de Mark Darcy ni la pelea en plena calle nevada ni el beso en la esquina. Una buena dosis de Bridget Jones no le viene mal a nadie nunca, tampoco en Navidad, y mejor aún si acudes a la primera parte de la saga -sobre todo teniendo en cuenta que la tercera y última pasó sin pena ni gloria-. Renée Zellwegger da vida a la periodista más torpe y patosa de la historia del cine, que se debate entre el amor por su jefe, Daniel Cleaver, o Darcy, un viejo amigo de su familia que parece un tipo soso y aburrido.

Publicidad

'Gremlins' (1984)

Imagínate que tu regalo de Navidad viene envenenado. Eso es lo que le pasa a Billy (Zach Galligan), cuando su querido mogwai Gizmo da lugar a una invasión de terribles Gremlins. Y todo, por no seguir las normas: nada de comer después de medianoche, nada de mojarlo y nada de que le dé la luz del sol. Joe Dante se marcó una disparatada comedia de terror llena de referencias cinéfilas que vale la pena revisitar de tanto en cuanto.

'El día de la bestia' (1995)

Vamos allá con las dos grandes aportaciones patrias al cine navideño. La primera fue una de las películas más recordadas del bilbaíno Álex de la Iglesia, en la que un sacerdote cree haber descifrado el Apocalipsis y saber cuándo nacerá el Anticristo: el 25 de diciembre de 1995. Así, en pleno mogollón navideño, sin avisar ni nada. Y para evitar una catarsis, el cura se une a un aficionado al 'death metal' para intentar averiguar en qué parte de Madrid ocurrirá.La capital se llega a convertir en una ciudad de miedo gracias a una dirección bien llevada en una película que no defrauda nunca.

More from Elle: