¿Puede una infidelidad salvar una relación?

Aunque suene contradictorio, volver a sentirte deseada y querida puede volver a encender la chispa con tu pareja e incluso volver a valorarla. O tal vez ocurra todo lo contrario… Te contamos lo que opinan algunos expertos.

Lo más popular

Como afirman desde la web de Gleeden, el portal de encuentros extraconyugales pensado para mujeres, El Instituto Italiano de Ciencias Sociales realizó un estudio que afirma que las parejas infieles duran más. Irónicamente, el estudio comenzó con el objetivo contrario: descubrir el daño que causaba la infidelidad en las relaciones. Según Mira Kirshenbaum, la autora de “When Good People Have Affairs”, tener una pequeña aventura puede tener grandes ventajas, sobre todo si nuestra relación se encuentra en decadencia o la rutina ha llegado a ser insoportable. Eso sí, como dice Kirshenbaum, hay que saber manejar esa infidelidad y nunca confesarla.

Publicidad

¿Puede entonces una infidelidad salvar una relación? Para Christph Kraemer, de Ashley Madison, no es necesario romper una relación que funcionan sólo porque falta un detalle. Según afirman desde este tipo de webs de encuentros extraconyugales, la mayoría de las mujeres quieren a sus parejas y son felices con ellas, no quieren romper sus matrimonios pero sienten que les falta algo.

Como dice Kirshenbaum, si consigues manejar bien una infidelidad, si no te sientes culpable y no te provoca demasiado estrés, puede hacerte sentir más feliz -y transmitir eso a tu pareja y tu entorno-, hacerte aprender cosas nuevas y revalorizar a tu pareja, llenar lagunas que él nunca va a conseguir satisfacer, disfrutar de momentos de libertad que te ayuden a sobrellevar la rutina e incluso servir de medida de shock para descubrir qué le pasa a tu relación.

Lo más popular

¿Sueñas con ser infiel?

Como dicen los expertos de Gleeden, soñar con ser infidelidad puede ser una señal de alarma, un síntoma de que las cosas no van bien, de que algo falla o de que tenemos carencias que nuestra pareja no cubre.

Si sueñas esto a menudo, no des por hecho que es normal y que a todo el mundo le pasa y tienes que aguantarte. Tu inconsciente te está diciendo por las noches que no eres del todo feliz, que te faltan cosas en la relación (¿sexo, cariño, comunicación?).

Los sueños revelan nuestros deseos, anhelos, dificultades o temores más profundos, así que no puedes ignorarlos durante mucho tiempo. Soñar que le eres infiel a tu pareja también puede ser una forma de expresar tu disgusto y decepción hacia tu pareja por su comportamiento hacia ti.

La falta de sexo

Según un estudio reciente realizado por la web de contactos extramatrimoniales Ashley Madison, la falta de sexo en el matrimonio es el principal motivo para ser infiel. Y según los datos de esta web, el 19,5% de las mujeres se encuentra atrapada en un matrimonio sin sexo. Y otro dato curioso: sólo el 7,2% de ellas se siente culpable tras ser infiel a su marido y el 79,7% considera que la aventura les ayudó a salvar su matrimonio.

“Es un error muy común creer que las mujeres son más fieles que los hombres” dice Noel Biderman, CEO y Fundador de AshleyMadison.com. “A lo largo de la historia, las mujeres han conseguido grandes logros políticos, sociales y económicos que han ayudado a nivelar el campo de juego en muchos aspectos de la vida, incluyendo el de las relaciones”.

“Hasta hace poco, a las mujeres no tenían las mismas oportunidades que los hombres en lo que a affairs se refiere” añade Biderman. “A medida que cambian los roles familiares, con mayor igualdad de género en el trabajo y una mayor accesibilidad a la tecnología, muchas mujeres se encuentran en situaciones en las que son capaces de cumplir los deseos que a menudo no satisfacen en sus propias casas”.

La falta de emoción y aventura en el matrimonio es otra de las causas principales por las que buscar un amante que les devuelva la pasión (al menos para el 21,8%).

Ellas te lo cuentan

“Soy una mujer joven y trabajadora y utilizo AshleyMadison.com para disfrutar de algún que otro escarceo con hombres que viven fuera de mi ciudad” reconoce Marta, una de las usuarias encuestadas. “Estoy muy bien conectada socialmente en mi ciudad, por lo que mis escarceos requieren discreción absoluta. Lo ideal son los encuentros con ejecutivos que viajan a mi ciudad por negocios. Prefiero citarme con hombres que vienen de forma regular para poder encontrarnos con cierta regularidad, pero aun así nuestras citas no suelen ser muy frecuentes para que el resto de nuestras actividades cotidianas no se vean afectadas y sólo sean fogosas vías de escape”.

Marta también comenta que “soy muy feliz y estoy muy satisfecha en mi casa, pero reconozco que la pasión que nace de los encuentros prohibidos es muy apetecible. Normalmente me cito con importantes ejecutivos de todo el mundo, hombres que requieren discreción absoluta en su propio país, pero que cuando viajan pueden echar una canita al aire. Tienen lo mismo, o más, que perder que yo”.

Paola, casada con un hombre mucho mayor que ella, reconoce que: “Mi marido ya no está muy interesado en disfrutar del sexo en nuestro matrimonio, pero siento que soy demasiado joven para dejar de lado el contacto físico con un hombre simplemente porque mi pareja ya no lo necesite. El sexo una o dos veces al año no es aceptable y comenzar una relación con otra persona no es una opción para mí, ya que no tengo ganas de poner fin a mi matrimonio; por eso, busco sexo con alguien en mi misma situación y que no me presione para tener una relación más seria. Un amigo con derecho a roce es la mejor descripción que puedo hacer para lo que realmente busco”, concluye Paola.