Hacer una foto afectará a cómo recuerdes ese momento, dice un estudio

Un nuevo estudio publicado en 'Psychological Science' sugiere que el hecho de hacer fotos podría ayudar a nuestra memoria pero con un coste.

Lo más popular

¿Le has dicho alguna vez a tus amigos de broma: "Si no lo has subido a Instagram, ¿ocurrió?".

Bueno, pues según una nueva investigación la verdad no estaría mu lejos de eso.

Un estudio publicado en el diario 'Psychological Science' insinúa que tomar una foto de algo puede ayudarnos a recordar mejor los aspectos visuales de ese momento, incluso si no miramos nunca más la foto.

En el estudio, los investigadores invitaron a 294 participantes a visitar una exposición de arte etrusco en un museo mientras escuchaban una audioguía. A la mitad de los voluntarios les dieron unas cámaras y les dijeron que tomaran al menos 10 fotos durante la visita.

Publicidad

Al terminar, se les pidió a los participantes que respondieran a una serie de preguntas con varias respuestas sobre los objetos de arte que habían visto. La investigación descubrió que los voluntarios que hicieron fotos durante el recorrido reconocieron casi un 7% más de objetos que los que no lo habían hecho.

El estudio ahonda en la vieja pregunta de si hacer fotos mejora o entorpece las experiencias, y no es el primero de ese tipo que se hace.

Lo más popular

En 2014, Linda Herkel, psicóloga de la Universidad Fairfield de Connecticut, publicó un estudio similar en el que pidió a 27 personas que visitaran un museo e hicieran fotos a la mitad de los objetos.

Sin embargo, a diferencia del último estudio, Henkel vio que los participantes que no habían hecho fotos recordaban mejor los objetos que los que sí las habían hecho, un fenómeno que, según cree, indica que el acto de tomar la instantánea provoca que la gente olvida lo que ha visto, ya que creen que no necesitan retener la información porque va a estar 'guardada' en otro sitio.

La teoría de Henkel sobre fotografía y memoria recuerda a lo que muchos psicólogos conocen como 'descarga cognitiva', por la cual se piensa que nuestros cerebros buscan otras formas de reducir la cantidad de cosas que tienen que recordar o procesar, siempre en forma de de tecnología y apps.

Pero más que ganas de descargar, Kristin Diehl, psicóloga de consumo en la University of Southern California y una de las autoras del estudio que nos ocupa, asegura que el deseo de capturar momentos interesantes (más que tareas del día a día escritas en un post-it, por ejemplo), puede animarnos a mirar con más detenimiento los detalles visuales mientras los fotografiamos y, por lo tanto, ayudarnos a recordarlos más tarde.

La teoría se apoya por esta investigación, que descubrió que incluso cuando le dijeron a los participantes que se imaginaran tomando fotos, recordaron la información visual tan bien como los que lo habían hecho en realidad.

Sin embargo, Diehl asegura que aunque el hacer una foto puede ayudar a que recordemos más de lo que vemos, puede tener un efecto negativo en lo que oímos.

"Puesto que nuestra atención es limitada, lo que dedicas a lo visual no puedes dedicarlo a otros sentidos", explica Diehl.

Así, podrás recordar aquella vez que os sentasteis a tomar algo mirando el mar en aquel viaje con los amigos a Mikonos, o cuando posaste para una foto en esa cena con tu pareja, pero te habrás perdido una parte importante de las conversaciones que tenías ese momento.

¡Feliz sesión de fotos!

De: Elle UK
More from Elle: