La fórmula de la felicidad puede estar en la química

Entender las leyes de la química puede ayudarnos a entender mejor la vida, a mantenernos en equilibro y a cambiarlo si algo no va bien.

Lo más popular

Tomar las riendas de tu vida a través de la visión que proporciona la química. Esta es la propuesta de Rocío Lapuente (www.rociolapuente.es), doctora en Ciencias Químicas, especialista en Bioneuroemoción y que enseña a todo aquel que lo necesita a poner orden a su vida y tomar conciencia de ella.

Nuestra vida diaria no es estática, también sufre alteraciones: problemas económicos, familiares, conflictos con los hijos, diagnósticos de enfermedades, etc. "Como en la química, es importante mantener el equilibrio en cualquier proceso. Es decir, las personas han de ser capaces de manejar ese equilibrio químico; tienen que tomar las riendas de sus vidas, sea cual sea el problema que haya", comenta Lapuente.

Publicidad

Partiendo de la Química (ciencia que estudia la transformación de la materia) esta experta asegura que "si entendemos la vida, podremos entender lo que estamos viviendo, retroceder, mirar hacia atrás y observar para poder transformarla.

Lo más popular

Cómo te afecta tu propia química

Desde el punto de vista de Lapuente todo es química y todo se puede ver a través de esa visión. "Nuestros pensamientos determinan también cómo nos sentimos y eso afecta a la química de nuestro cerebro y a las emociones que experimentamos. Pero el pensar de una determinada manera frente a una situación depende de los catálogos que tenemos en el inconsciente. Mi inconsciente compara y asocia a algo conocido, y en función de eso reacciona", explica. "Nuestra forma de ver la vida determina cómo la percibo. En función de cómo la percibo genero diferentes sustancias químicas y eso afecta a cómo me siento", añade.

Y, como subraya, "por supuesto que se puede cambiar y se pueden afectar diferentes parámetros de la "reacción" del proceso". "A veces, acciones simples lo modifican todo, en otras ocasiones se necesita ir a lo más profundo del inconsciente y cambiar las emociones desde ahí", apunta. Para Lapuente, "se trata de un viaje apasionante, un viaje sin distancia, dentro de uno mismo que te permite cambiar el paisaje que ves cada día".

Publicidad

Qué influye en nuestra percepción de la vida

La Doctora en Ciencias Químicas considera que hay una serie de factores que influyen en nuestra percepción de la vida y hasta que no se es consciente de ellos y se comprenden no es posible generar ningún cambio.

Las creencias son uno de esos elementos que se encuentran en nuestro inconsciente y que nos hacen ver la vida de una forma o de otra. "Nos han pasado una forma de ver la vida. Nos han dicho lo que tenemos que pensar acerca de la vida, de nosotros mismos, del mundo… y estas creencias nos impiden tener una visión de lo que realmente queremos de la vida", sostiene Lapuente.

"El proyecto sentido de los padres, es decir, el por qué o para qué fuiste traído al mundo es también otro factor que marca a las personas", asegura la experta.

Por último, el árbol transgeneracional, la historia de los antepasados también influye, según Lapuente, en nuestra percepción de la vida.

En definitiva, para Lapuente ser feliz es cuestión de química. La teoría atómica ondultoria enseña que se puede elegir la posición (ese "estando" en el que eres feliz) o la velocidad (todo cambio requiere de un tiempo y de un proceso). Entendiendo la vida como un proceso químico, también es posible utilizar catalizadores para acelerar el proceso con una metodología que permita buscar antes el cambio, encontrar ese estado de felicidad. Esto es, investigar en las creencias, en el proyecto sentido y en el árbol transgeneracional.

Publicidad

¿Cuál es la fórmula de la felicidad?

Cada persona es un mundo y tendrá unos objetivos diferentes para ser feliz. Para Lapuente la probabilidad de que tomando conciencia ocurran los cambios necesarios para lograr la felicidad es del cien por cien.

Lapuente destaca la importancia del análisis de las etapas anteriores a nuestro nacimiento. ¿Quién puede ayudarte? Expertos formados en Descodificación Biológica, Biodescodificación, Bioneuroemoción, Psicogenealogía o PsicoNeuroOdontología, pues nuestros dientes conservan muchos secretos desconocidos por nuestro consciente.

"Lo que vamos a descubrir es qué nos hace percibir la vida como lo hacemos, de dónde vienen esos catálogos que nos condicionan a actuar como lo hacemos y nos impiden hacer cambios", dice Lapuente. Y es que, como dice esta experta, "la voluntad no es suficiente en muchas ocasiones, ya que se origina en el consciente, que es el 5% la información que tenemos; si no se investiga en el inconsciente, que guarda el 95 % de la información, los cambios pueden ser complicados". "Es importante tener en cuenta que el inconsciente nos limita para salvarnos de cometer un error vivido anteriormente, por nosotros o nuestros antepasados", añade

Claves "químicas" para ser más feliz

Lapuente nos da algunas claves basadas en la química que pueden ayudarnos a ser más felices. ¿La primera? "Conviértete en un investigador: observa y contempla posibilidades y otras lecturas de los hechos", dice. "Lo que más nos afecta en lo cotidiano es cómo percibimos lo que vemos, lo que ocurre a nuestro alrededor", subraya. ¿La segunda? No juzgar. "Parece complicado, pero es clave", dice la experta, quien recomienda permitirnos pensar el para qué está ocurriendo lo que estamos viviendo, tomar distancia y observar. "El no juicio evitará el estrés y nos va permitir funcionar con nuestra parte cerebral más humana y creativa y ver soluciones para cambiar la percepción", apunta Lapuente.

¿Y cómo podemos cambiar aquello que no nos gusta de nuestra vida? "Primero tienes que identificar qué es lo que no te gusta. Muchas veces no somos conscientes, no somos capaces de darnos cuenta porque no sabemos escucharnos", dice Lapuente. ¿Y que es escucharnos? Según esta experta, "sentir los mensajes que te envía tu cuerpo, identificar situaciones en las que no estás cómoda; cuando haces cosas que no te agradan por causas diversas, darte cuenta de que sientes punzadas en el estómago o en cualquier parte de tu cuerpo en algunas ocasiones... callar esa voz interna que nos dice para, no lo hagas, no vayas, y a partir de ahí investigar el para qué estás viviendo eso".

More from Elle: