¡Unfollow a la depresión!

Las redes sociales están plagadas de parejas felices, paisajes de ensueño, recetas apetecibles y, en general, gente guapa. ¡Cuidado! Que ese surtido de perfecciones no te genere malestar.

A todos nos pasa: abrimos Facebook y vemos a un montón de gente guapa, preciosas casas, amigos que viajan a lugares espectaculares, parejas que se quieren y se dicen cosas bonitas... Todo parece formar parte de un mundo ideal del que nosotros también participamos: por algo ponemos como imagen de perfil una foto en la que estamos favorecidos –incluso retocados–.

Pero, ojo, ¿somos conscientes de la línea que separa a las redes sociales de la vida real? ¿O nos pasamos las horas muertas queriendo ser lo que no somos y tener lo que no podemos? ¿Vivimos para nosotros o para publicarlo en las redes? A continuación, analizamos situaciones en las que las redes sociales "se nos van de las manos" y pueden generarnos ciertas inquietudes.

Publicidad

Tan guapa que ni te reconoces

La tecnología nos da muchas alegrías, y una de ellas es la posibilidad de sacarte partido retocando tus fotos con apps que te dejan ¡irreconocible! Y en esa palabra está la trampa: verte perfecta en Instagram y luego verte cansada, real, sin trucos, en el espejo de casa es un vicio que puede acabar por hacer mella en tu autoestima y desembocar en males mayores en la medida en que te acostumbres a gustarte más en la ficción que en la realidad. De hecho, los selfies hablan de ti.

Publicidad

Tu novio no es ese príncipe azul

Aclaración importante: los príncipes de la vida real se quedan calvos, ganan kilos y usan su ropa hasta que se desgasta, no hasta que pasa de temporada. Comparar tu relación con las parejas felices que ves en las redes solo te llevará a sentir que podrías, quizás, exigirle un poco más a tu compañero. Recuerda algo importante: las personas tienden a compartir solo sus momentos felices en las redes, pero eso no quiere decir que esa pareja ideal en la que tanto te gustaría verte reflejada no tenga sus más y sus menos, como todos. 

Publicidad

Ponte metas realizables

Que no haya estabilidad entre tus aspiraciones y tus posibilidades reales puede generar depresión. Recuerda que no ser capaz de alcanzar metas debería afectarnos en función de lo realizable que sea esa meta, es decir, puede producirme malestar no cumplir con mis objetivos laborales del día, pero no puede hacerlo no conseguir formar parte de la realeza. Para establecer tus objetivos, el autoconocimiento es un aspecto clave y hay unas piezas que te pueden ayudar a lograr el desarrollo personal.

Publicidad

Encuentra el equilibrio

Si crees que ver tanta "felicidad y belleza" en las redes sociales está generándote problemas, párate un poco y valora lo que tienes: tu pareja, con sus cosas, tu familia, con las suyas... Esa satisfacción hará que puedas llegar más lejos que si concentras tu atención en la suerte que podrías tener y no tienes. La solución nos la puede dar el mindfulness: céntrate en observar, analizar y disfrutar los momentos que vives y no dejes que tu pensamiento se vaya a lo que deseas generando frustración. Por último, puedes usar frases inspiracionales para sentirte mejor. 

Publicidad

Tu casa Vs. ¡su casoplón!

No nos engañemos: a todas nos encantaría vivir en una casa digna de las mejores revistas de decoración. Pero hasta las casas de revista sufren con el día a día, con los  juguetes de los niños tirados por el suelo, con los cacharros del desayuno que se han quedado sin fregar...  Pero eso no se sube a las redes. Si comparas tu casa con los "casoplones" que aparecen en Internet, puedes experimentar dos sensaciones: la frustración de no poder permitirte algo así y el enfado contigo misma por no conseguir que tu casa esté limpia y en orden.

Publicidad

¿Vives el concierto para ti o para los otros?

Es algo muy común: consigues hacerte con entradas  para el concierto de tu artista favorito y, una vez allí, te dedicas a grabar todo el evento en vídeos que publicarás al instante (y durante los próximos 10 días) en todas tus redes sociales. Presumir un poco con tus contactos como una muestra de orgullo por haber estado allí está muy bien, pero dedicarte más a generar contenido que a vivir la experiencia puede derivar en una sensación de vacío emocional en la que, sin importar el hecho de haber asistido al evento de tus sueños, te parezca que no lo has vivido con la suficiente atención e intensidad. 

Si con todo, no consigues encontrar el equilibrio, puedes recurrir  a un psicólogo online. Los psicólogos de TherapyChat, Servicio de Psicología Online de la máxima calidad, seguro y privado, pueden ayudarte a encontrar tu equilibrio y bienestar. La terapia online te ofrece la tranquilidad y comodidad que necesitas en cualquier sitio y a cualquier hora a través de un móvil. Cada mes, tendrás 4 sesiones de una hora de duración, en formato chat o videollamada. Además, tienes el Canal de Chat permanente abierto -es un servicio ilimitado- para intercambiar mensajes con tu psicólogo. 

More from Elle: