Yo estuve en el hotel de Cristiano Ronaldo

​Entramos en el Pestana CR7 de Lisboa, el segundo hotel que el futbolista del Real Madrid ha abierto en Portugal​. Y alucinamos.

Lo más popular

No solo de fútbol vive Cristiano Ronaldo. El astro también tiene sus negocios, y el sector hotelero está entre ellos. Por eso, se ha asociado al 50% con el grupo Pestana, para construir una serie de hoteles diseñados a su imagen y semejanza. Uno no sabe bien si son establecimientos para alojarse, o una especie de templos de peregrinación para que sus fans puedan ir a rendirle pleitesía más allá del Bernabéu. Da igual si son cómodos o no (que lo son), son de Ronaldo.

Publicidad

El primero lo abrió en su Madeira natal. El segundo, lo acaba de estrenar en pleno centro de Lisboa, y a la inauguración no faltaron sus mejores amigos, parte de su familia… y nosotros. Así que podemos contarte con conocimiento de causa cómo es el hotel. Cómo es el bar. Y las habitaciones. Y el gimnasio. Y cómo, aquí más que en ningún sitio, Ronaldo es Dios: está en todas partes. Y eso que, por lo visto, han querido rebajar la presencia del futbolista respecto al establecimiento de Madeira. Nos cuesta imaginarnos entonces como será el de allí. Lo mismo al entrar en la habitación te encuentras a Cristiano leyendo el Marca en tu cama.

Lo más popular

La noche de la inauguración, evidentemente Ronaldo estuvo allí y demostró que, al contrario que el caballo de Atila, por dónde pasa él lo que hace la hierba es crecer: le cortaron una calle de Lisboa y se la alfombraron de césped para que cuando llegara se sintiera como en casa.

Nada más entrar, en la recepción, puede leerse una cita que es toda una declaración de intenciones: "Tu amor me hace fuerte. Tu odio me hace imparable". Se trata de una frase que el futbolista ya había colgado previamente en su Instagram, y que advierte al visitante. Si eres fan del astro vas a estar en tu salsa en este hotel. Si no, puede salirte urticaria.

Ambos lados del lobby están dedicados a la gastronomía. A la izquierda, un coqueto y agradable bar para tomar una copa. A la derecha, un acogedor restaurante en el que, a juzgar por el catering de la noche de la inauguración, se debe comer bien. Muy bien.

Es la hora de subir a las habitaciones. Dos opciones. Opción A para los más deportistas: subir por las escaleras mientras se reproduce automáticamente por los altavoces el bullicio de los hinchas en un estadio. Como lo lees.

Opción B para los comodones: tomar el ascensor. Eso sí, olvídate de darte el último retoque frente al espejo porque, en lugar de verte, le vas a ver a él: hay una proyección en la que a medida que subes, va apareciendo el currículum de Cristiano y sus fotos en los distintos equipos por los que ha pasado, así como todos los títulos que ha ganado. No verás si te has aplicado mal el iluminador, pero verás la luz de su sonrisa recogiendo premios.

Las 82 habitaciones de este cuatro estrellas no son especialmente grandes, pero son modernas, acogedoras y muy cómodas. Además, algunas tienen una pequeña terracita con bonitas vistas sobre Lisboa. Pasar la noche cuesta a partir de los 200 euros. Aviso: si ves unas huellas en la alfombra no llames al servicio de habitaciones: es una reproducción exacta de la de la bota de fútbol de Cris. Un 45, para ser exactos.

Otro nivel es la suite, ¿adivinas cómo se llama? Correcto, 'suite CR7'. Cuenta con un saloncito bastante amplio en el que hay una play station con gafas de realidad virtual por si te apetece meterte aún más en situación y echarte un partidito al FIFA. ¿El precio? A partir de 940 euros. El día de la inauguración, Ronaldo durmió en ella. Exactamente, en esta cama.

En resumen el hotel, como hotel, está muy bien. Es moderno, está muy equipado y su ubicación es perfecta para recorrer la fascinante Lisboa, aunque no es especialmente económico. Un cuatro estrellas muy recomendable y si Ronaldo te gusta, para ti será un cinco. O un seis. O un 7, como CR.