Cinco ciudades europeas para escaparte un fin de semana

​Viaja al norte en busca de las mejores experiencias urbanas.

Lo más popular

Dylan Hotel, Amsterdam

Publicidad

Teatro, orfanato y comedor para indigentes en el pasado, en la actualidad este edificio del siglo XVIII se ha convertido en un refinado hotel.

Llamado así por el escritor Dylan Thomas (cuya suite, en la imagen superior, es la que tienes que reservar si, como nosotros, valoras más un armario para bebidas que un mini bar), sus 40 habitaciones, incluyendo un increíble ático en el que destacan sus vigas de madera al aire, parecen apartamentos más que otra cosa.

Lo más popular

En el corazón del céntrico distrito de las Nueve Calles, este hotel está a tiro de piedra de las tiendas, bares y restaurantes más pintorescos de la ciudad, pero si quieres aventurarte más allá, haz como los lugareños y alquila una bicicleta en el hotel (11 € al día).

Personajes como Mariah Carey, George Clooney Kate Moss o Justin Timberlake se han hospedado aquí, atraídos entre otras cosas por su restaurante Vinkeles, galardonado con una estrella Michelín, sus vistas al canal y, sobre todo, por su salón flotante en el que podrás disfrutar de una cena romántica.

Hotel Dylan, Keizersgracht 384 Amsterdam, 1016 GB; +31 20 530 2010. Habitaciones dobles por 275 €, en régimen de alojamiento y desayuno.

SP34, Copenhague

Dentro de un edificio aparentemente grande (en realidad, tres casas unidas entre sí), del animado barrio del Latin Quarter de Copenhague, se encuentra el SP34, un hotel tranquilo y elegante.

Los daneses son unos maestros del diseño de interiores y el SP34 no es una excepción en este sentido: sus 118 habitaciones, su vestíbulo, su bar y sus restaurantes son dignos de una sesión de fotos para el ELLE Deco.

El efecto de su decoración industrial, aunque con líneas suaves, (gastadas mesas de madera y velas parpadeando por todas partes), consigue dotar de elegancia, a la vez que de austeridad, a todo el conjunto.

Cálidos suelos de madera, paredes en grises suaves, mobiliario de mediados de siglo y preciosas lámparas vintage en cristal de varios colores suavizan el efecto general.

Los baños cuentan con artículos de aseo personal y las enormes ventanas permiten que la luz del sol inunde las habitaciones. Puede parecer un hotel pequeño, pero cuando te vas de escapada a una ciudad y no vas a pasar mucho tiempo en el hotel, no reparas mucho en esas cosas ¿verdad?

SP34, Sankt Peders Stræde 34, 1453 Copenhague C, Dinamarca; +45 3313 3000. Habitaciones dobles por 143 €, sólo alojamiento.

The Thief, Oslo

La península de Tjuvholmen en Oslo, también conocida como Thief Island (desde el siglo XVIII cuando se convirtió en prisión), es ahora un animado espacio cultural para los amantes del arte, el diseño y la buena comida.

Publicidad

Con vistas a los canales, es también el hogar del Thief, un vanguardista hotel de diseño con una formidable colección de arte, que incluye obras de Richard Prince, Bryan Ferry y Peter Blake (quien también diseñó la Suite Oslo), y al lado se encuentra el emblemático Museo Astrup Fearnley (con entrada gratis para los clientes del hotel).

Piensa que aquí se han hospedado figuras como Jay Z y Rihanna, lo que da a este elegante refugio un estatus de refugio de las estrellas del rock.

Los clientes que no cuenten en su haber con ningún Grammy encontrarán las habitaciones igualmente satisfactorias, con grandes y lujosas camas y grandes ventanales que van desde el suelo al techo que se asoman al fiordo de Oslo.

Lo más popular

El restaurante Fru K hará tus delicias con un original menú escandinavo (caviar de pescado blanco, sopa de rodaballo…). Por su parte, el bar situado en el ático revalorizará las largas noches del verano noruego con sus cócteles, los DJs y sus bellas puestas de sol.

The Thief, Landgangen 1, 0252 Oslo; +47 24 00 40 00. Habitaciones dobles por 205 €, sólo alojamiento.

BoHo Hotel, Praga

Este antiguo edificio de correos reconvertido en hotel de estilo Art Deco situado en el centro histórico de Praga es obra del arquitecto español Antonio Puig. La decoración, en la que destacan las líneas precisas y la gama de colores neutros, suaves y contemporáneos, actúa como un suave contraste con todo el esplendor medieval de la ciudad vieja de Praga.

Sus 57 habitaciones están exquisitamente diseñadas, enfatizando la artesanía y los mejores materiales: mármol, paneles de madera blanqueada, escayolas decorativas y gruesas alfombras, además de guiños decorativos como la bañera y la ducha de sus aseos, separadas por una mampara modernista de cristales tintados.

El desayuno es el verdadero protagonista en este hotel. Toma asiento en el comedor con sus mesas de color carbón y deléitate con sus panqueques de queso cremoso y salmón.

Está situado en un lugar ideal para hacer excursiones al Castillo de Praga y al Puente de Carlos que están a tan sólo 15 minutos andando.

Boho Hotel, Senovážná 4, 110 00 Praga, República Checa. +420 234 622 600. Habitación doble por unos 153 €, sólo alojamiento.

Clarion Hotel Post, Goteborg

Otra antigua oficina de correos, en esta ocasión construida en la década de los años 20, que cuenta en una de las paredes de su vestíbulo con una curiosa decoración basada en la carrocería aplastada de una furgoneta de correos, en clara alusión a su historia.

Las habitaciones son luminosas y espaciosas (con esa clase de muebles de mediados de siglo que querrías llevarte a casa) y algunas se encuentran en el edificio original y otras en un edificio anexo más moderno.

Pide una habitación en la parte delantera del edificio y disfrutarás de unos ventanales que van desde el suelo al techo y que se abren a la plaza de la estación.

El bar del vestíbulo ofrece un ambiente decadente y evocador y se convierte en un escenario de lujo por la noche, gracias a su restaurante, Norda, donde el chef Marcus Samuelsson hace las delicias de los comensales con una fusión de platos a caballo entre Escandinavia y Nueva York (kimchi ceviche, salmón ahumado y chile, panecillos de cerdo con pepinillos en vinagre), que se sirven, si el tiempo lo permite, en la amplia terraza desde la que se pueden contemplar unas bellas puestas de sol.

Y lo mejor, y más sorprendente de todo, es que hay una piscina en la azotea: pequeña, sí, pero donde puedes disfrutar de unos inolvidables baños de sol.

Clarion Hotel Post, Drottningtorget 10, Goteborg, Suecia; 00 46 3161 9000. Habitación doble por 153 €, sólo alojamiento.

De: Elle UK