48 horas en Tenerife para 'instagramers'

Prepara tu 'smartphone' para captar lo mejor de la isla canaria: paisajes de viñedos, villas coloniales, senderos únicos y, por encima de todo, el omnipresente Teide. No dejarás de ganar 'followers'.

Más de 48 horas en...
13 articles
48 horas en Marrakech
Paris, je t'aime!: 48 horas en la ciudad del amor
48 horas en Bayona y Biarritz

SÁBADO

6:30 Salimos a primera hora con destino al aeropuerto Reina Sofía, aunque todos lo conocen como Tenerife Sur, ya que está en la franja meridional de la isla. Compañías como Iberia Express o Air Europa tienen varias conexiones diarias con diferentes ciudades españolas. Desde Madrid, el trayecto dura 2,30 h y cuesta unos 50 €.

9:00 Lo primero, la playa. Estás en una de las zonas costeras por excelencia y, si sigues hacia el oeste, te encontrarás con algunos de los 'must' playeros tinerfeños: Los Cristianos, Las Américas, Costa Adeje… De aquí salen los ferries para La Palma y el Hierro y, en días claros, verás ante ti la silueta de La Gomera. Lo segundo: no olvides retrasar el reloj 1 hora.

Publicidad

10:00 Nos proponemos conocer lo más auténtico de la isla y comenzamos en Vilaflor, un enclave situado en las inmediaciones del Parque Nacional del Teide acostumbrado a batir récords. Para empezar es la localidad más alta de España y, sus viñas, las que crecen a mayor altura de toda Europa, a 1.700 metros. En este suelo volcánico y de temperaturas extremas –capaces de disuadir a cualquier plaga– se produce un vino orgánico y ecológico. Y exquisito.

More From 48 horas en...
13 articles
48 horas en Marrakech
Paris, je t'aime!: 48 horas en la ciudad del amor
48 horas en Bayona y Biarritz
Qué hacer dos días en Londres
48 horas en Copenhague

11:30 Una de las bodegas con más solera de la zona es Altos de Trevejos. La familia Alfonso mima cada una de las 24 ha que componen estos viñedos de variedades autóctonas prefiloxéricas. Te sorprenderá la casona de la finca, en San Miguel de Abona, construida en 1800 con arquitectura tradicional canaria y catalogada como Bien de Interés Cultural.

13:00 Y te encantarán sus vinos, cuyas etiquetas rinden un pequeño homenaje a Bambú, el perro que cuida la finca y que aparece posando con esmoquin blanco en los vinos blancos y con esmoquin negro en los tintos. Cualquiera de los dos es perfecto para acompañar el escaldón, el plato típico de la zona: una contundente base elaborada con gofio y huevo batido a la que se incorpora verduras y carne o pescado.

Publicidad

15:00 Tras el almuerzo, entramos en el centro de la isla para recorrer la joya de la corona tinerfeña: el Parque Nacional del Teide, el más visitado de toda Europa. Para hacernos una idea de sus dimensiones y su incalculable valor histórico y paisajístico, comenzamos la visita en las Narices del Teide, un mirador al que también se conoce como volcán de Chahorra y desde donde se ve el Pico Viejo. Aquí se produjo la última erupción volcánica de la isla, en 1798, y la de mayor duración, ya que el volcán estuvo más de tres meses lanzando lava y gases. La vista de la ladera con los restos rojizos –de hierro– y negruzcos –de magnesio– es impactante.

16:00 Para verlo todo a vista de pájaro y tener literalmente las nubes a tus pies, se impone una subida al teleférico. Sigue los consejos de los touroperadores respecto al frío y protégete: en la cima, la temperatura puede bajar hasta 30º C respecto al nivel del mar. Además, tendrás que armarte de paciencia para acceder a la cabina. Lo mejor es comprar las entradas con antelación (aquí, desde 13,15 €); así, evitarás largas horas de espera o incluso que, aún teniendo la entrada, no puedas acceder en el momento, ya que el teleférico solo funciona de 9 a 17 h.

17:30 Una vez arriba, los 3.555 m de altura te reconciliarán con el universo. No coronarás la cima del Teide –está a 3.718 m y su ascenso requiere un permiso especial–, pero las opciones para disfrutar del paisaje son numerosas. Nos gusta la que te lleva al Pico Viejo: divisar las islas vecinas con un cráter de 800 metros de diámetro a tus pies es un momento único. Además, puedes combinar la subida con observación de estrellas, puesta de sol…

19:00 Unas de las formaciones rocosas más insólitas del parque son los Roques de García, restos de la antigua cumbre que coronaba al volcán. Destacan La Catedral y La Cascada, aunque el más fotografiado es el Roque Cinchado, el mismo que apareció durante años en los billetes de 1.000 pesetas. La imagen de esta escultura volcánica ante la imponente silueta del Teide es uno de los fondos de selfie más codiciados por los viajeros.

Publicidad

20:30 De nuevo abajo, aún te quedan muchas experiencias únicas para explorar este Parque. Por ejemplo, ¿qué te parece dormir al raso? En Pico Viejo no está permitida la acampada, pero sí el vivac, con saco. Es una magnífica opción para disfrutar a solas del paisaje, descubrir la flora volcánica de la zona –impactante el tajinaste rojo del Teide– o el paisaje lunar de las Minas de San José: el mismo que sirvió de decorado para la última entrega de 'Fast & Furious'.

DOMINGO

9:00 Cambiamos de registro y comenzamos la jornada en El Sauzal, una franja de tierra llena de montañas y barrancos pegada a la costa norte de la isla. Además de su casco urbano, la zona está jalonada de rutas BBT y senderistas –todas debidamente señalizadas y algunas, de baja intensidad– que recorren el litoral.

Lo más popular

10:00 Entre estos paisajes te llamará la atención cómo, junto al Atlántico, los arbustos dejan paso a una gran extensión de viñedos. Estamos en las Bodegas Monje, un espacio histórico –producen vino desde el siglo XVIII– y profundamente renovado que combina la cultura vinícola con teatro, carreras nocturnas, pintura y hasta sexo. Hasta las 12 h sirven un brunch entre viñedos donde saborear leche con gofio, mantequilla de berros y, por supuesto, vino. Desde 16 €, con visita a la bodega.

11:00 La tradición vinícola de la zona es tal que le ha dado apellido a una de las localidades más turísticas del norte tinerfeño. Estamos en Icod de los Vinos, recorriendo un casco histórico de estética colonial donde destacan el Ayuntamiento y la Iglesia de San Agustín y, más adelante, la Casa de los Cáceres y el convento del Espíritu Santo, en la Plaza de la Pila.

12:00 Pero si hay algo mundialmente famoso en esta localidad es su drago milenario, una reliquia botánica declarada Monumento Nacional desde 1917. No se sabe su edad exacta, pero sí que este inmenso árbol –pesa más de 140 toneladas– convivió con los guanches, primeros habitantes de la isla.

Publicidad

13:00 Seguimos la carretera que bordea la costa hasta Garachico, a unos 8 km. Para abrir boca, date una vuelta por La Quinta Roja, un precioso hotel rural ubicado en la que fuera residencia de los marqueses de la Quinta Roja. En este palacete barroco canario de 20 habitaciones el restaurante funciona solo para alojados, pero pasear por su patio interior y comprar algún producto típico en su tienda gourmet –no te pierdas la mermelada de higo chumbo– es un lujo que te debes conceder.

16:00 De sobremesa, descubre el patrimonio de la localidad. La zona más vibrante es la Plaza de la Libertad, un espacio que reúne el Ayuntamiento, el antiguo Convento de San Francisco, la Casa de los Condes de la Gomera y la iglesia de Santa Ana, con su característica torre blanca.

16:30 En la misma línea de costa, dos fotos para subir a tus redes: el Castillo de San Miguel y las piscinas naturales de El Caletón, formadas cuando la erupción volcánica de 1706 sepultó el puerto.

17:00 Saliendo de la localidad, encontrarás una escultura que te llamará la atención. Es el monumento al Emigrante Canario, una obra de Fernando García Ramos que rinde homenaje a la emigración. La obra, de dos metros de altura, se encuentra en la carretera que lleva a Buenavista y es un magnífico mirador desde el que observar el litoral.

18:00 Si echas de menos practicar algo de deporte y quieres combinarlo con naturaleza, el golf es una de las opciones más completas y ésta, una de las mejores zonas de la isla para practicarlo. Estamos en el Buenavista Golf, un icónico espacio situado en un entorno natural protegido. Su recorrido, diseñado por Severiano Ballesteros, combina hoyos cercanos a la costa con otros en lagos, unidos por cascadas.

19:00 En el extremo más occidental del norte tinerfeño te espera otro paisaje de foto. Es el faro de Punta de Teno, uno de los 7 con que cuenta la isla. Las típicas franjas rojas y blancas de la torre sobre los vertiginosos acantilados son seña de identidad del Parque Rural de Teno, uno de los parajes más desconocidos y aislados de Tenerife.

20:00 Date un baño de serenidad y aprovecha que estás en una de las zonas tinerfeñas menos turísticas para disfrutar unos días slow. Los Silos es la tranquilidad hecha villa, un espacio pequeño enclavado entre la montaña de Aregume y el mar, donde puedes afrontar rutas senderistas o hacerte un selfie con el esqueleto de una ballena. En el núcleo urbano, la Plaza de la Luz acoge varios puntos de interés, como la Casona de los Trujillos o la Iglesia de Nuestra Señora de la Luz.

21:00 Las casitas de colores de Los Silos se reproducen en el Hotel Luz del Mar, un 4* integrado perfectamente en el paisaje. Cuenta con piscina, spa y gimnasio y numerosas actividades. Además, el restaurante repasa (y actualiza) la gastronomía canaria, con propuestas tan creativas como mousse de gofio con crujiente de millo y salsa de chocolate.

More from Elle: