Qué debes hacer antes de subir a un avión si padeces aerofobia

Se calcula que más de un 30% de la población sufre aerofobia, un miedo o terror excesivo a los aviones y a volar en ellos. Si ese es tu caso, este decálogo de trucos te ayudará a afrontar ese momento.

Lo más popular

La aerolínea nacional de los Emiratos Árabes Unidos, Etihad Airways, ha proporcionado un interesante decálogo de recomendaciones para todas aquellas personas que sufran de miedo a volar y que no tengan más remedio que subirse a un avión. Síguelas y verás como el mal trago pasa antes de lo que esperabas.

1. Realiza un simulacro en casa

El miedo a volar es, en muchos casos irracional, sin motivación o justificación aparente. Puede ser provocado por lo desconocido, por la influencia de los medios de comunicación cuando se habla de accidentes de avión o, debido a previas experiencias negativas.

Publicidad

Es recomendable no evitar el problema, tratar de normalizarlo y hacerle frente: Para ello, intenta realizar un ejercicio en casa antes de la fecha del vuelo. Siéntate en el sofá e imagina que te encuentras en el avión, respira hondo y toma el control de todas las situaciones desagradables que puedas experimentar, todas aquellas que te producen miedo o intranquilidad.

2. Organízate para evitar el estrés

Preparar la maleta con suficiente antelación y tener toda la documentación necesaria localizada y lista, además de salir con tiempo hacia el aeropuerto, nos ayudará a disminuir la sensación de nervios y ansiedad.

Lo más popular

3. Todo está en la mente

Debemos asumir que el miedo es algo natural, al igual que la ansiedad, déjalo salir y no luches artificialmente contra ellos. Despeja nuestra mente de todos los pensamientos negativos que te invadan y cámbialos por otros positivos, como todas las cosas buenas que vas a hacer en tu destino. Distráete hablando con las personas que tenemos a nuestro lado, o disfruta del entretenimiento a bordo.

4. Cuídate

Solemos pensar que un café o una copa alivia todos esos momentos de nervios, pero el efecto que causan es justo lo contrario. Evitemos alcohol o excitantes, pues tras una hora de haberlo consumidos, los niveles de ansiedad aumentan. De la misma manera, las comidas copiosas pueden ocasionarnos molestias gastrointestinales que provoquen más ansiedad.

5. Conocer las sensaciones que experimentarás a bordo

No sabemos con certeza cómo funciona un avión porque no somos mecánicos, ni ingenieros, ni pilotos, por lo que podemos preocuparnos por situaciones que son perfectamente normales. ¿Por qué va tan rápido en el despegue? ¿Por qué hay turbulencias? ¿Por qué hay tener los cinturones abrochados? Cuando pasa algo que nos parece 'raro', solemos ponernos en lo peor. Así que es conveniente dedicarle unos minutos a informarse sobre cómo y por qué vuela un avión. En esta página web del blog Volando sin Miedo nos lo explican con todo lujo de detalles.

6. Mirar por la ventana alivia la tensión

El paisaje desde el cielo, tanto si se ven grandes urbes como si se trata de un mar de nubes, no sólo relaja la vista sino también la tensión. La sensación de amplitud que nos ofrece volar al lado de la ventanilla también nos da tranquilidad, ya que distrae y evita que pensemos en las horas de vuelo que quedan por delante o la sensación de claustrofobia que a veces nos invade. ¡Ojo! si tenemos vértigo, deberemos elegir pasillo.

7. Maratón de cine y música con el entretenimiento a bordo

Enchufa el modo avión de tu 'smartphone' para disfrutar de música o películas que tengas descargado o también de juegos entretenidos, de esos que en otros momentos no puedes aprovechar porque necesitas mucho tiempo para completarlo. También hay compañías que, en los viajes largos, tienen en los asientos delanteros una pantalla con filmes, series, músicas, actividades y juegos de todo tipo, para amenizar las horas. Perdón por el chiste, pero el tiempo se te pasará volando.

GIF

8. Tensar y destensar los músculos antes del viaje

Hacer estiramientos siempre es una buena idea cuando estamos nerviosos, porque nos ayuda a destensar todos los músculos y a evitar posibles tirones y pequeñas contracturas. Tensa todos los músculos para luego relajarlos, desde los pies y las manos hasta las piernas y los brazos y repite el ejercicio varias veces hasta que sientas que no tienes rigidez.

9. Utiliza ropa cómoda

Para el viaje, elige prendas cómodas y holgadas, ya que no comprimen ninguna parte del cuerpo y facilitan los movimientos. Las horas de un vuelo largo y la poca distancia entre los asientos pueden provocar hinchazón en los pies, así que decántate por calzado amplio, que puedas quitarte fácilmente y de horma holgada.

10. Aprende técnicas del control de respiración

Puedes servirte en momentos de estrés, ya que la respiración abdominal nos ayuda a inspirar y espirar profundamente y proporcionar una relajación automática. Ensaya esta respiración antes de salir antes del aeropuerto y, una vez en el avión, recuerda que las bolsas que hay en los asientos ayudan también a evitar la hiperventilación con respiraciones cortas asociadas a la ansiedad. También puedes probar estos 'tips' de mindfulness.

Puedes leer más información útil en este artículo sobre cómo perder el miedo a volar.

More from Elle: