Fotos a la luz de la luna

Este relato gráfico es un elogio de la paciencia, de saber esperar el momento oportuno –a veces durante años– para cazar con la cámara los fulgurantes rayos selenitas. El resultado son atmósferas irrepetibles plenas de lirismo, recogidas en el libro Fullmoon, de Darren Almond.

Así son varios rincones del mundo iluminados exclusivamente por la reina de la noche.

Publicidad

Flatford, Reino Unido (2000)

El invierno es una estación ideal para conocer este área ubicada en el valle de Dedham. El río Stour se pierde entre los sauces y la niebla. Los humedales dan cobijo a una rica fauna y son un destino habitual de los británicos en verano, pues realizan encantadores paseos en barquitos bajo el puente Cottage de Flatford Mill, que data del siglo XVI. Este paraje idílico ya atrapó a John Constable, uno de los grandes paisajistas románticos de Reino Unido. 

Canal holandés (2001)

Los Países Bajos se acunan en una inmensa llanura, un paraíso para los cicloturistas. Los cauces fluviales de los ríos Mosa, Escalda y Rin se multiplican en multitud de bifurcaciones, que forman canales navegables acotados por senderos donde transitan las bicicletas. Solo tienes que elegir entre los 32.000 km para descubrir pedaleando molinos, ciudades con historia e inmensos prados de tulipanes en los albores de la primavera.

Publicidad

Albion, Reino Unido (2004)

El artista ha titulado la imagen con la nomenclatura grecorromana de la isla de Gran Bretaña: Albion, otorgada por el blanco (albus, en latín) de los cortados de 90 m que se avistaban desde los barcos. Los haces de luz lunar embellecen más si cabe esta mole de tiza formada por miniesqueletos de plantas marinas con más de 65 millones de años. Pregunta por los túneles secretos usados durante la Segunda Guerra Mundial, incluso se conserva un hospital subterráneo.

El Capitán, Estados Unidos (2005)

Esta pared vertical de granito es una de las cimas más codiciadas para la escalada libre. Cada recoveco se hace eterno para los aventureros que intentan sortear sus 914 m de altitud. Los norteamericanos Tommy Caldwell y Kevin Jorgeson vivieron durante 19 días, en 2015, apostados sobre la Pared del amanecer. Pero lo mejor es que tú te conformes con admirar el big wall desde la zona más llana del Parque Nacional de Yosemite; antiguo hogar de la tribu india ahwahneechee. 

Publicidad

Océano Pacífico, Estados Unidos (2005).

Las olas son imperceptibles bajo la densa neblina de la costa oeste norteamericana. Aventúrate con un road trip por la Pacific Highway 1, que va desde el litoral de Washington hasta las playas de California. Rememorarás grandes escenas de cine, descubrirás arenales escondidos, observarás elefantes marinos e intentarás alcanzar con la vista la copa de las secuoyas. Lo mejor será la sensación de viajar a tu aire enamorándote cada instante. 

Sesshu II, Japón (2006)

Toda la exquisitez nipona se resume en esta captura llena de sensibilidad. El título es un homenaje a Sesshu Toyo, un monje zen que se erigió como uno de los artistas más idolatrados en el arte del suiboku (pintura con tinta china). Se especializó en retratar la naturaleza con pinceladas de mil matices y transparencias livianas que regalan profundidad al panorama, según ha querido emular el fotógrafo británico en esta serie paisajísitica.

Publicidad

Iguazú, Brasil (2011)

Hay distintas formas de llegar aquí. La más evocadora es tomando el tren de gas, que atraviesa varios  kilómetros de selva, para toparte con los balcones de la Garganta del Diablo. Este conjunto de cascadas forma parte de las Siete Maravillas Naturales del Mundo y es un regalo para tu memoria viajera. En agosto, no te pierdas los Paseos a la luz de la luna llena –que incluyen cena y caminata–, y quizá tengas la inmensa suerte de ver el arcoiris selenita. 

Horsesshoe Bend, Estados Unidos (2012)

El río Colorado dibuja la archiconocida Curva de la Herradura, uno de los meandros más retratados del planeta y el lugar más buscado por los visitantes del Gran Cañón. Pero ha sido el ojo crítico del fotógrafo Darren Almond el que ha convertido este icono en puro arte. En el Parque Nacional ofrecen rutas en 4x4 y vuelos matutinos, pero te recomendamos caminar junto al borde de estas prodigiosas paredes rocosas. 

Publicidad

Costa Pathway, Tasmania (2013)

Los que buscan aventura encontrarán en el Pacífico más remoto fantásticos desafíos en entornos prácticamente vírgenes para caminar por el lado salvaje de la isla. Además de toparte con cordilleras alpinas, hallarás selvas tropicales, humedales y caminos litorales custodiados por brezos. Este territorio perteneció al supercontinente Gondwana, que terminó desmembrado hace millones de años tras la Edad de Hielo. 

Porto Mosquito, Cabo Verde (2013)

La luna pinta la bruma en este paraje africano. Resulta algo frío para esa morabeza propia de los caboverdianos, que no es más que su hospitalidad y amabilidad llevada a extremos que te engancharán para siempre a esta tierra amable. Porto Mosquito es una humilde aldea costera que se une a Baia do Inferno a través de inmensos acantilados, un hábitat único en el mundo para las aves. 

More from Elle: