12 destinos que son tendencia

Recorremos el planeta por tierra, mar y aire en busca de la definición exacta del 'estilo' en lo que a viajes se refiere. Saltamos de la esencia más natural a la placidez de los 'slow travel' y de las legendarias aventuras al glamour de lugares secretos.

Recorremos el planeta por tierra, mar y aire en busca de la definición exacta del 'estilo' en lo que a viajes se refiere. Saltamos de la esencia más natural a la placidez de los 'slow travel' y de las legendarias aventuras al glamour de lugares secretos.

Publicidad

Patagonia 'gourmet'

En el sur argentino, el Campo de Hielo Patagónico –el manto de hielo más grande del planeta después de la Antártida– es el escenario de esta aventura diferente y sibarita que acerca experiencias iceberg a los paladares más gourmet. La propuesta se realiza en pequeños barcos y te lleva a saborear platos como terrina de cordera lechal y avellanas o compota de frambuesa y pinot noir ante murallas de hielo azul de más de 50 metros de alto. www.crucerosmarpatag.com.

Publicidad

Una isla eco en Nicaragua

A la sombra de su vecina Costa Rica, Nicaragua se perfila como un potente imán turístico que atrae por igual a buscadores de aventuras y ecoviajeros. En este resort encontrarás ambos atractivos aderezados, además, con un toque de glamour. Jicaro Island Ecolodge es un auténtico paraíso privado ubicado en una isleta desierta del lago de Nicaragua, al suroeste del país. La arquitectura, de madera y piedra, es uno de los puntos fuertes de esta apuesta, que se planeó de forma que desde sus nueve bungalós, el restaurante o la piscina se contemplaran el lago Cocibolca y el volcán Mombacho. Aquí el día comienza con yoga, continúa practicando paddle surf –o, si te ataca el síndrome urbanita, acercándote a la vecina y colonial  Granada– y termina con un espectacular atardecer desde el muelle flotante del lodge. Un lujo 100% relajante y natural en medio del trópico. www.jicarolodge.com.

Publicidad

El Serengueti en Globo

Para esta experiencia tendrás que levantarte muy temprano, antes del amanecer. ¿La buena noticia? Que los animales también madrugan para evitar el calor del mediodía y que podrás verlos en todo su esplendor. Si vienes en época de lluvias, de marzo a junio, además de flotar sobre la sabana de Tanzania verás un espectáculo único, con miles de cebras y gacelas de Thomson que se unen a la migración de los ñus en busca de pasto. Disfruta la sensación de experimentar un momento único –los vuelos en globo son impredecibles y la dirección y potencia del viento hace que no haya dos travesías iguales– y del desayuno posterior: británico, con cava y servido bajo una acacia por camareros vestidos de época. www.serengeti.org.

Publicidad

En los campos de té

Los turistas que visitan esta región de la India dudan entre subir la Colina del Tigre, ver el Lazo de Batasia o recorrer el zoológico del Himalaya, donde crían leopardos de las nieves. Lo que todos tienen claro es el recuerdo que se llevarán: té y más té, kilos de té, porque las colinas de Darjeeling, al este del país, son el hábitat de este arbusto. El aire colonial se respira en cada rincón y cambia las grandes casonas británicas del siglo XIX por hoteles boutique, como Glenburn Tea Estate (www.glenburnteastate.com). Aquí, sentado junto a uno de sus bungalós, puedes saborear una taza de té mientras contemplas las plantaciones. 

Publicidad

En goleta por Turquía

Típicas de la costa mediterránea turca, las goletas son embarcaciones ligeras y manejables, rápidas, cómodas y, sobre todo, capaces de fondear en calas escondidas y zonas de poco calado, inaccesibles para otro tipo de barcos. La mayoría están construidas de forma artesanal, en madera, y alternan vela y motor para navegar hasta el mediodía, cuando el mar está en calma. Es decir: aquí se cumple aquella máxima de que lo importante no es el destino, sino el viaje; el objetivo no es alcanzar tierra, sino vislumbrarla a lo lejos, parar y zambullirte en las aguas turquesa, tomar un aperitivo en cubierta… Y disfrutar de la costa Licia a ritmo lento, de este pequeño secreto que se resiste a masificarse y consigue mantenerse al margen de otros puntos turísticos del país.  www.turismodeturquia.com.

Publicidad

Crucero por la Bahía de Halong

La costa vietnamita es un destino excitante para buscadores de nuevas aventuras. El calor y la humedad marcan el ritmo de un entorno pausado y lleno de intensos aromas, pagodas, arrozales… Estás en el sur, navegando por el Mekong, un río que desemboca en un gran delta, cerca de Hô-Chi-Minh. Si prefieres el mar, embarca en un exclusivo hotel flotante para recorrer la bahía de Halong, en el norte, un magnífico entramado de rocas, cuevas y vegetación salpicado sobre las aguas turquesa. www.vietnamtourism.com.

Publicidad

Chaouen, esencia africana

Azul. Esta es la palabra que define el espíritu de este enclave marroquí. Estamos en el norte y, fuera de ciudades imperiales, playas surfistas, montañas y desiertos, Chaouen es la primera sorpresa de las muchas que concentra este territorio. Tras su medina, su plaza Uta el Hamman y sus calles azules, acércate a las cascadas de Akchour, uno de los lugares más vírgenes del país. El descanso viene de la mano de Banyan Tree Tamouda Bay, un exclusivo resort en Tetuán, frente a las montañas del Rif. www.banyantree.com/es.

Publicidad

Un palacio portugués

Si buscas un palacete en la vecina Portugal en el que disfrutar una escapada seguramente te vengan a la cabeza lugares como el Palacio de Estói –en Algarve–, o el Tivoli Palácio de Seteais, en Sintra. Pero, zonas turísticas aparte, el centro portugués, concentra algunas de las construcciones más hermosas del país. Aquí, sobre Coimbra, encontrarás el Buçaco Palace Hotel, un establecimiento de 5* que pertenece por derecho al selecto club de los hoteles más elegantes del mundo y, según los viajeros más experimentados, uno de los que ofrece más magia y encanto del planeta. Construido en 1888, fue convento carmelita y pabellón de caza hasta que, convertido ya en el Buçaco Palace Hotel, fue uno de los destinos de moda en Europa tras la I Guerra Mundial. Pasear entre sus hechuras neo-manuelinas o sentarte en las galerías a contemplar la sierra de Buçaco, no tiene precio. www.bussaco-palace-hotel-luso.h-rez.com. 

Publicidad

Baños en Budapest

Una de las imágenes más populares de la capital húngara es también una de las más elegantes de Europa. Se trata del Balneario Gellért, una construcción de 1918 que es ya un icono. Te gustarán las piscinas efervescentes y la de escarcha, y tomar el sol en la terraza naturista. Pero, sobre todo, las estatuas de mármol de la sala principal, en estilo art nouveau, y su impresionante atrio de dos plantas con techo de cristal. Es el mismo bajo el que se bañaron Visconti o Raquel Welch y, más recientemente, el televisivo cuerpo danone. www.gellertfurdo.hu. 

Publicidad

La costa amalfitana en moto

Pantalones capri, gafas Manhattan, pañuelo a la cabeza y un vermú entre los labios mientras contemplas el horizonte del mar Tirreno. Ésta es la foto perfecta de un recorrido por el sur de Italia, una escapada retro donde revivir el glamour de las grandes actrices de Hollywood y en la que la Vespa será tu compañera de viaje, entre curvas y acantilados. Puedes comenzar en Amalfi, hacerte un selfie ante las casitas de colores de Positano, escuchar a Wagner en Ravello y empaparte del esnobismo de la exclusiva isla de Capri. www.italia.it/es.

More from Elle: