Dime qué escuchas y te diré dónde debes viajar

Tu 'playlist' va a decidir tu próximo destino.

Está claro que un viaje sin música no sería lo mismo: ¿no has cantado nunca a pleno pulmón en la carretera? ¿Nunca has preparado una playlist para amenizar las horas de un vuelo? Está claro que la música nos traslada mentalmente a otros momentos y vivencias, y que nos ameniza un viaje, pero quizás lo que no sabías es que también nos puede ayudar a seleccionar nuestro destino.

La agencia de viajes online Rumbo en colaboración con Spotify, en el marco de la iniciativa #MusicMakesYouTravel, nos proponen cuatro destinos a los que viajar según tus gustos musicales. Si aún no tienes viaje para este verano, abre bien las orejas a estas recomendaciones, basadas en lo que suena en tu playlist.

Publicidad

Si te gusta el pop, el 'indie' o el jazz... Londres

Si en tu 'playlist' se une Madonna y Amy Winehouse, Londres es tu destino. Acércate al Madame Tussaud's, en North London, y sácate un 'selfie' con tu artista favorito, para después almorzar rodeado de 'souvenirs' de cantantes en The Vault Hard Rock Café. Si quieres probar un concierto de jazz, tu destino es The Jazz Café, en Camden Town, donde Amy Winehouse empezó a cantar. Por otro lado, 'Should I Stay or Should I go' era el grito de guerra de The Clash en sus directos desde West London, un barrio obligado para disfrutar de los conciertos con más reclamo de la ciudad. También obligado es el Eventim Apolo, un music hall situado en el barrio de Hammersmith en el que actuaron nombres míticos como los Rolling Stones, REM, Stereophonics o Elton John. En caso de que busques nuevos sonidos, márchate al sur, a South London, donde nació hace algo más de una década el 'grime', una fusión de raíz electrónica con influencias del hip hop y el jazz que vio la luz a principios de este siglo, y que aquí suena como en ningún otro de la mano de los DJs de Brixton Jamm, el local de moda situado en el barrio de Brixton.

Si te gusta el rock... Nueva York

¿Fan de The Who, The Velvet Underground, Jimi Hendrix o los Beastie Boys? Tendrás que cruzar el charco y visitar el East Village, donde nació el punk en los 70. Regálate una visita a Turntable Lab, una de las tiendas de vinilos más 'cool' del mundo, y cierra tu visita al barrio en el Garret East, un bar en el que puedes llevar tu disco para que te lo 'pinchen' mientras te tomas un cóctel. Por contra, en el West Village encontramos algunos de los locales de jazz más concurridos de la ciudad, como el mítico Village Vanguard, un club con más de 80 años de historia. Y si buscas algo más 'trendy', apúntate: Bedford Avenue en el barrio de Williamsburg, lleno de clubs de moda, como el Baby's All Right, el lugar perfecto para bailar entre 'hipsters' al ritmo de Lorde o Lana del Rey.

Publicidad

Si te gusta la electrónica... Amsterdam

En la playlist de Ámsterdam suenan Fedde Le Grand, Tiësto o Martin Garrix, ¿te suenan? Visita de noche el animado barrio de Leidseplein, con alguno de los clubs más icónicos de la ciudad, como el Jimmy Woo, favorito de Brad Pitt, Mariah Carey o Justin Timberlake. Reserva algo de fuerzas para visitar la discoteca Paradiso, una antigua iglesia reconvertida en 'music hall' que ha albergado conciertos de Adele, Amy Winehouse o los Rolling Stones. En Eastern Docklands (al este de la ciudad) podrás disfrutar de un merecido descanso tras una noche de fiesta. Te recomendamos el original Hanneke's Boom, una casita de madera construida sobre el tronco de un árbol, en la que podrás desayunar al ritmo de las 'jam sessions' que organizan durante el día.

Si te gusta el 'indie'... Berlín

La capital alemana esconde rincones con encanto donde disfrutar de la mejor música independiente, desde el popular barrio de Kreuzberg – que enamoró a artistas como David Bowie – al céntrico Mitte, donde siguen triunfando a día de hoy los nuevos sonidos y la música electrónica independiente. No dejes de visitar Ballhaus Berlin, uno de los locales más concurridos de la noche berlinesa y, al mismo tiempo, una pista de baile con historia, y es que sus candelabros y el papel de pared de sus salas se remontan a la época de la República de Weimar. En Kreuzberg también se hallan las galerías de arte más interesantes y locales como el Madame Claude, donde el techo es el suelo y el suelo es el techo, o el club SO36, un lugar de referencia para los amantes del punk alternativo que se popularizó en los años 80 por competir con el icónico CBGB de Nueva York. ¿Te quedan fuerzas para un poco de funk-jazz? Toma el tren hasta Friedrichshain y entra en el Süß War Gestern, un lugar recomendable para experimentar el ritmo de la auténtica noche berlinesa.

More from Elle: