10 destinos que enamoran

Porque no solo de playas vive la Comunitat Valenciana, te proponemos diez escapadas diferentes, seductoras, cargadas de historia, naturaleza, relax y aventura. ¿Lista para vivir un otoño diferente?

A sus kilométricas y tranquilas playas, la Comunitat Valenciana suma un buen número de encantos, más desconocidos, pero no por ello menos apetecibles que sus apacibles aguas y su estupendo clima.

Estimulantes bosques llenos de colores y aromas; castillos y murallas en los que el tiempo parece detenido; aguas termales; senderismo y aventura; relax y gastronomía; pueblos cuajados de encanto que ofrecen al paseante seductores rincones por descubrir; mágicos secretos que desvelar; cúpulas de colores, límpidos cielos azules quebrados por altivas torres... ¿Te animas a este viaje por los sentidos, la historia y la cultura de la Comunitat Valenciana? Para empezar a degustarlo, te proponemos diez escapadas irresistibles.

Publicidad

Arquitectura en Altea

Situada a 11 km de Benidorm, Altea (Alicante) es un extraordinario ejemplo de arquitectura mediterránea. Te invitamos a perderte por la ciudad y a caminar hasta el pueblo antiguo, situado en lo alto de una colina. Déjate seducir por las casas blancas, por sus balcones plagados de flores, por las calles empedradas... Además de su belleza arquitectónica, Altea es costera, por lo que reúne todos los atractivos para un enriquecedor –y divertido– fin de semana.

Publicidad

Vendimia en Requena

Declarada Fiesta de Interés Turístico, la vendimia en Requena es un lujo para los sentidos y la fiesta principal de esta localidad valenciana. ¿Su protagonista? La uva bobal, la estrella de la Denominación de Origen Utiel-Requena, una uva autóctona con gran potencial enólogico. Además de participar de todas las actividades festivas, podrás degustar uno de los maravillosos caldos locales –destacan los rosados de bobal, muy armoniosos y de gran intensidad, con aroma a frutos rojos y un atractivo color con reflejos violáceos– y, por supuesto, hacer turismo paseando por sus elocuentes barrios, desde el De La Villa, declarado Conjunto Histórico-Artístico en 1966, al De Las Peñas, formado tras la conquista castellana y la expulsión de los moriscos.

Publicidad

Misterio en Bocairent

Situado en el sur de Valencia, en el Valle de Albaida, Bocairent tiene todo lo que el visitante busca en una escapada rural. Y es tanto, que nos falta tiempo y espacio para contarlo todo, así que, enumeraremos sólo algunos de sus muchísimos encantos: su casco antiguo, declarado conjunto histórico artístico; su plaza de toros, excavada en la roca; sus ruinas medievales; Les Covetes dels Moros, un grupo de cuevas-ventanas excavadas a mitad de un acantilado de origen desconocido –se cree que son tumbas visigóticas, pero otros piensan que proceden de la época árabe–; el Monasterio Rupestre, un convento subterráneo de clausura; la Torre de Mariola...

Publicidad

Naturaleza en Alcoy

El Parc Natural de la Font Roja está en la comarca de la Hoya de Alcoy, al norte de  Alicante. Se trata de uno de los espacios naturales mejor conservados de toda la comunidad. Pinos, quejigos, arces, fresnos... conviven con la madreselva, el tomillo y especies como el petirrojo, el gato montés y el jabalí. Una invitación al paseo, sobre todo en otoño, cuando el parque se viste de mil colores.

Publicidad

Murallas en Morella

Por su convento, por su iglesia, por su robusto castillo, por sus centenarias murallas –de dos km y con 16 torres–, por la Puerta de San Mateo... Morella, en Castellón, es un destino imprescindible en todos los rankings de pueblos con encanto de la península. Declarada Conjunto Histórico-Artístico, esta ciudad te seducirá también por su entorno y su gastronomía, en la que destacan las croquetas morellanas, los embutidos, los quesos y la trufa.

Publicidad

Escalada en Chulilla

Chulilla, una localidad valenciana con extraordinario valor paisajístico, es uno de los lugares predilectos de los escaladores para practicar su pasión. Allí, la erosión del  Turia ha creado un gran cañón de 4 km de largo con paredes que alcanzan los 160 metros –otro lugar perfecto para la escalada es la cara sur de El Cid, una montaña  cercana a Petrer y Elda, en Alicante–.  Chulilla, además, ofrece otros encantos naturales: el Charco Azul, las Toscas, el Barranco de Falfiguera (ideal para el senderismo)... Además, Chulilla cuenta con pinturas rupestres, restos arqueológicos que datan de la Edad de Bronce y de Hierro, un castillo...

Publicidad

Magia en Guadalest

En el interior de la provincia alicantina nos sorprende por su coquetería y belleza Guadalest, también conocido como El Castell de Guadalest, ya que la localidad queda dominada por su precioso castillo, rodeado por la Sierra de Aixortá, la Sierra de Aitana y la Sierra Serella. Además del grandioso espectáculo natural, destaca el valor del monumento, elevado sobre una roca en el siglo XI, además de sus recoletas callejuelas, sus escalinatas... Y sus originales museos, entre ellos, el de las miniaturas, donde puedes encontrar cuadros pintados en la cabeza de un alfiler. No es broma. 

Publicidad

Aguas termales en Montanejos

En la comarca del Alto Mijares, en Castellón, se encuentra Montanejos, un lugar perfecto para la escalada y las rutas de senderismo. Pero, además de sus barrancos, ríos, cuevas, fuentes... tiene un atractivo al que es difícil resistirse: su manantial de aguas termales, que se mantienen a  una agradable temperatura de 25º durante todo el año. El balneario de la localidad es un destino perfecto para el turismo de salud y para el descanso.

Publicidad

Historia en Sagunto

Sus más de 2.000 años de antigüedad –fue fundada por los romanos– hacen de la ciudad valenciana de Sagunto un lugar que tiene mucho que ofrecer: su impresionante castillo, el teatro romano –construido en el siglo I aprovechando la concavidad de la montaña–, los restos del Templo de Diana, la iglesia de Santa María, la del Salvador, la judería... Sus calles estrechas, con casas encaladas, los arcos ojivales... un conjunto único que bien merece una visita (o varias).

Publicidad

Agua en el Cabriel

Este afluente del Júcar transcurre entre las provincias de Cuenca, Albacete y Valencia, y conforma un paisaje de impresionante belleza. El Parque Natural Hoces del Cabriel, además de profundos barrancos, te ofrece la posibilidad de contemplar chopos, sauces, pinos, madroños, búhos, águilas, ciervos, muflones, águilas... Es ideal para realizar deportes de aventura y senderismo, además de para "darse un baño" de naturaleza.

More from Elle: