Hoteles para desaparecer del mapa

En nuestro país se esconden algunos refugios en los que desconectar de la civilización.

Nada por aquí, nada por allá... Estos 10 hoteles se encuentran ubicados en parajes naturales de excepción y, lo mejor de todo, es que están completamente aislados de la civilización. Las únicas personas que verás por allí serán los empleados del hotel y los demás huéspedes. ¿Preparado para perderte?

Publicidad

Finca El Ventós (Girona)

La Finca el Ventós es fruto de la rehabilitación de una masía que data del siglo XIV. Su localización dentro de un entorno natural privilegiado hace las delicias de todas las personas que lo visitan y descubren un lugar donde incluso el silencio se oye. Allí podrás hacer cientos de actividades que harán que no salgas ni un día del hotel. Ten cuidado porque si vas es muy probable que quieras quedarte a vivir allí.

Publicidad

Aire de Bárdenas (Navarra)

¿Quieres vivir una noche romántica en medio del desierto? En este exclusivo hotel ubicado en el Parque Natural de las Bardenas Reales puedes ponerte a andar en cualquier dirección que vas a tardar en encontrar vida humana. Además de las suites, el hotel Aire de Bárdenas cuenta con unas burbujas de lujo en las que disfrutar de las estrellas como nunca habías imaginado. Te enamorarás nada más llegar.

Publicidad

Finca Atalis (Menorca)

Menorca ha sido uno de los destinos de moda este verano, pero todavía quedan sitios a los que la masificación no ha llegado. El hotel Finca Atalis es un paraíso en la isla, en la que el silencio, la calma y la naturaleza te acompañarán durante tu estancia. Amplios jardines, varias piscinas, vistas al mar, tierras de cultivo a su alrededor, rutas de senderismo y mucho más. A que cogerías un avión ya mismo.

Publicidad

Hacienda Zorita (Salamanca)

Ocupando un antiguo convento de dominicos construido en 1366, se encuentra este imponente hotel de lujo. Más tarde pasó a ser una hacienda molinera y siglos más tarde, tras un minucioso proceso de restauración de tres años y respetando la arquitectura y materiales originales, nació Hacienda Zorita Wine Hotel & Spa. Desde sus villas puedes disfrutar de sus propios viñedos, del río Tormes y de una increíble panorámica verde.

Publicidad

La Torre del Visco (Teruel)

Con una ubicación espectacular en el valle del río Tastavins, este Relais & Châteaux es uno de nuestros rincones preferidos del mundo. La tranquilidad y su gastronomía basada en la cocina de kilómetro cero, con productos de la propia finca, hacen de esta masía del XV una lugar único. Los paisajes y la calma que se respira en La Torre del Visco son realmente mágicos y una vez los vivas querrás visitar el hotel cada año.

Publicidad

La Casa de Laila (Málaga)

Irse de acampada es una de las opciones más comunes para dormir rodeado de naturaleza. Si no eres de saco y esterilla quiere decir que eres más de glamping, lo que se conoce como camping de lujo. En España tenemos alguno de los mejores, pero hay uno que te dejará sin palabras, La Casa de Laila. En este escondite, ubicado en pleno Alhaurín el Grande, descubrirás lo maravilloso que es despertarse en un huerto de naranjos con el olor del azahar.

Publicidad

Nabia (Ávila)

El Hotel Nabia, con sus 12 habitaciones, es un hotel rural de lujo y con mucho encanto en Candeleda. Sus laderas pobladas de robles y castaños, sus extensos valles y profundas gargantas constituyen una de las más bellas zonas de la vertiente sur de la Sierra de Gredos. Una delicia pasar una noche en esta antigua casa.

Publicidad

Vivood (Alicante)

Es el primer hotel paisaje de España y en sus dos años de vida ha conseguido numerosos premios por su perfecta armonía con la naturaleza. El Vivood Hotel Landscape se encuentra en una parcela de 84.000 metros cuadrados en el Valle de Guadalest y es todo lo opuesto a lo que esperaríamos de un hotel de lujo en Alicante. No hay playa, pero tampoco se echa de menos. Un baño en uno de sus jauzzis te hará renovar las energías y volver al día a día como nunca.

Publicidad

Zeanuri (Vizcaya)

Todo el mundo debería dormir entre los árboles una vez en la vida, y no se nos ocurre un lugar mejor que las cabañas de Zeanuri para vivir la experiencia. Aquí amanecerás con el canto de los pájaros y durante el desayuno en pleno bosque desde las alturas puede que tengas suerte y veas un corzo caminando. Si prefieres seguir con los pies en la tierra también tienen unos carros cíngaros llenos de color en los que un pueblo gitano viajaba antiguamente.

Publicidad

Sublime Comporta (Portugal)

Para disfrutar de la belleza de este hotel tenemos que cruzar la frontera, pero te aseguramos que merecerá la pena. El Sublime Comporta está rodeado de exuberantes zonas verdes y en su corazón tiene una lujosa piscina al aire libre que enamora a todos sus huéspedes. Después de un largo paseo en bicicleta lo ideal es relajarse en su spa, para después disfrutar de una cena en plena naturaleza.

More from Elle: