Rumbo a Sigüenza para un fin de semana perfecto

Núria Vilanova, presidenta de ATREVIA, su familia y este monovolumen nos proponen un fin de semana perfecto en Sigüenza, enclave pionero del turismo rural.

Venir a Sigüenza es disfrutar. Desde que subes la cuesta de Torija por la A-2 o dejas atrás el desvío de Medinaceli, todos los letreros marcan el camino a esta población que presume de ser capital del turismo rural. La antigua Segontia lo deja claro: es la que domina el valle.

Para esto, el SEAT Alhambra es el vehículo perfecto. Tan polivalente como versátil, su componente familiar desprende una energía especial, con una capacidad interior de 2.430 litros y siete plazas que se pueden abatir en hasta 32 configuraciones diferentes. Es una maravilla: después de subir siete personas y cargar el correspondiente equipaje, ¡aún queda espacio! Advertisement

Publicidad

Un buen hotel, básico para la escapada

Reservar un buen hotel es fundamental, y despertar en un escenario por el que pasó don Quijote, mágico. Carabias, a 10 km de Sigüenza, es un lugar casi secreto. Aquí se encuentra el hotel Cardamomo, un pequeño oasis bucólico muy conocido entre los aficionados a viajar con su mascota. En Cardamomo comprobamos que la gastronomía está a la altura: excelentes verduras y carnes, vinos y aceites locales.

Publicidad

Disfrutar del camino

Camino a Sigüenza nos detenemos en Palazuelos, una pedanía junto a un gran valle lleno de arroyos que da al lugar un aspecto extremadamente fértil. Además, te encantará el ambiente medieval que se respira en la zona: basta con mirar su conjunto fortificado, el mismo que empezó a construirse junto con el castillo hace seis siglos por el primer Marqués de Santillana, Íñigo López de Mendoza, para anticipar lo que nos espera.

Publicidad

Un destino que no decepciona

Sigüenza nunca falla y El Doncel funciona como un excelente reclamo publicitario. Una buena opción es aparcar junto al Palacio Episcopal, o a la sombra de los Jerónimos.Aunque si no estamos dispuestos a subir cuestas, lo mejor es dejar nuestro SEAT Alhambra en el Parador, junto al Castillo en la parte alta de Sigüenza. Accionamos las puertas traseras, correderas, que facilitan al 100% la entrada y salida del vehículo, y comenzamos el recorrido. Núria y Pedro visitan una tienda de artesanía o una frutería, que guardan el sabor de los comercios con emociones.

Publicidad

Paradas obligatorias

También hay paradas obligadas, como la catedral de Santa María. Su construcción comenzó en el reinado de Doña Urraca, hija de Alfonso VI. Aquí está el famoso sepulcro del Doncel, Martín Vázquez de Arce, hijo del secretario personal de la familia de Mendoza y paje del primer Duque del Infantado. Su figura romántica, recostado y leyendo un libro, es un tesoro artístico y símbolo de la ciudad. Visitamos también la Casa del Doncel y otra sorpresa: el alcázar de los obispos de Sigüenza que hoy alberga el Parador de Turismo. Se trata de un castillo del siglo XII instalado en una alcazaba árabe y edificado sobre un asentamiento romano, en cuyo interior durmieron obispos y monarcas. Cuenta con un patio empedrado y una capilla del siglo XIII que no tienen desperdicio.

Publicidad

El vehículo perfecto para el viaje

Núria y Pedro aprovechan para comprobar que todo está en orden con el SEAT Alhambra y hacen una parada en el aparcamiento. El vehículo está impecable y destaca sobre el resto por su diseño y su rotunda presencia, con unas proporciones anchas y firmes, un elegante alerón del borde posterior del techo y un portón trasero de baja altura. Aún nos quedan conocer las iglesias de Santiago, San Vicente o Santa María, saborear las obras de arte repostero que hacen las religiosas del convento de las Clarisas y seguir la ruta de las puertas segontinas, las que daban entrada a la ciudad a través de sus murallas.

Publicidad

Entre pinares

Y, tras las caminatas, un buen picoteo. Un aperitivo en el Alameda, unas tapas en Sánchez, o un almuerzo en El Doncel o en Atrio, son un éxito seguro. Para tomar una copa hay un espacio perfecto en los quioscos del parque de la Alameda y sus árboles centenarios. Pero aún no ha acabado la jornada y nos queda por conocer un espacio verde ideal para cargar los pulmones. En este sentido, el SEAT Alhambra es tu acompañante perfecto y te permite parar las veces que quieras a disfrutar el paisaje, ya que incorpora un sistema que minimiza las emisiones de CO2. Recorremos el Pinar de Sigüenza, un espacio relajante que permite huir del calor, a la sombra de sus fantásticos pinos resineros.

Publicidad

Mil paisajes

Además, aprovechamos para conocer parte de la ruta del Quijote –sale de La Fuensaviñán y sigue camino a Atienza– y para disfrutar de la dualidad que ofrece el SEAT Alhambra en su versión DSG: puedes conducir el coche de forma manual, con levas conectadas al volante, o descansar un poco y pasar al modo automático. Partiendo de La Fuensaviñán llegamos al Parque Natural Barranco del Río Dulce, con varias rutas senderistas. Era uno de los rincones favoritos de Félix Rodríguez de la Fuente y hoy, un paraíso para el birdwatching. Desde el mirador, que lleva el nombre del naturalista, se observa la Hoz de la  Pelegrina y buitres leonados, halcones peregrinos y águilas reales... 

Publicidad

Viajar para disfrutar

Núria ha logrado esa complicidad que solo se demuestra cuando se está cómodo. Ariadna piensa en su próximo vídeo; Núria hija, en la elección de su próximo festival o en un viaje con su amiga María, que también se ha apuntado a este fin de semana por la España más rural. Ir de pueblo en pueblo tiene ese aire de road movie y sentimos que el SEAT Alhambra es una especie de nave nodriza donde conducir y disfrutar nos anima a buscar el siguiente castillo, como la fortaleza de Riba de Santiuste. 

Publicidad

Un paraje único

Acabamos en Atienza, final de la ruta, pero antes, atravesamos un paraje especial: las Salinas de Imón, activas hasta hace 20 años. Un broche diferente para un fin de semana repleto de risas y paisajes.

Publicidad

Sobre Atrevia

Hablar con Núria Vilanova es conectar con el gran universo de la comunicación. Su empresa, ATREVIA, es una de las más influyentes en España e Iberoamérica en lo que al mundo de la consultoría se refiere. Por eso resulta muy atractivo e interesante hablar con ella acerca del liderazgo o la responsabilidad corporativa en las grandes multinacionales antes de ver y comprender la aplicación de algunos conceptos relativos a este segmento, como el ecomarketing o la creatividad. 

More from Elle: