Alojarse en un castillo

Si quieres vivir un fin de semana único y alojarte entre cuatro paredes llenas de historia no puedes dejar pasar la oportunidad de dormir dentro de un castillo. En España tenemos un gran número de estos hoteles-castillo. Elige el tuyo.

Cargados de historia y encanto, vivir un fin de semana romántico dentro de un castillo puede ser una experiencia única digna de príncipes y princesas. Te ofrecemos en colaboración con Home Away una selección de castillos para alojarte y ser el protagonista de tu propia aventura.

Publicidad

Vallgornera

Ubicado en Perelada (Girona), este increíble castillo –con muralla y todo– tiene una superficie de 500 metros cuadrados. Disfruta de las increíbles vistas medievales sentado junto a su piscina y descansa en su interior, erigido con piedra, madera y otros materiales nobles. Tiene capacidad para 12 personas en 6 amplias habitaciones, cuatro de ellas suites. Y si entre tanta admiración y lecciones de historia tienes tiempo para darte un paseíto, recorre sus plantaciones de árboles frutales.

Publicidad

Palacio Pagaldegarai

Otro rincón idílico es este magnífico palacete situado a medio camino entre el mar y la montaña, en Oiartzun (Gipuzkoa), a apenas 15 kilómetros de Donostia. Hasta 14 personas tienen capacidad en un edificio reformado, con estilo exterior clásico e interior con componentes modernos y también rústicos. Podrás vivir por unos días como un auténtico príncipe o princesa en sus 5.500 metros cuadrados, en los que hay espacio para siete habitaciones y otras dependencias como salones e incluso una biblioteca.

Publicidad

Castillo del Buen Amor

Situado en Salamanca y también llamado Castillo de Villanueva de Cañedo o de Fonseca fue originariamente una fortaleza. De estilo renacentista era propiedad de Alonso de Fonseca Quijada, obispo de Ávila, y vivió en él con su amante Teresa de las Cuevas. Sus 41 habitaciones son muy espaciosas y, aunque fieles a la decoración de la morada castellana al final de la Edad Media, están equipadas con todos los elementos modernos que facilitan la estancia del huésped. Algunas habitaciones se sitúan bajo las bóvedas de los torreones y todas son diferentes. Su aspecto más peculiar sea quizá el foso que lo rodea de 15 metros de profundidad y 8 de ancho. 

Publicidad

Hondarribia

Esta fortaleza de planta rectangular construida a finales del siglo X por el rey Sancho Abarca de Navarra se ubica en Guipúzcoa y en 1968 fue rehabilitada y transformada en Parador nacional. Construido con robustas paredes de piedra, se puede acceder a sus 36 habitaciones a través de sus escaleras en espiral y disfrutando de la decoración del interior del castillo con lanzas y armaduras. Su posición privilegiada en el punto más alto de la ciudad ofrece la posibilidad de tomar algo en su espectacular terraza contemplando a la vez vistas de la costa francesa.

Publicidad

Castel Bohio

Parece una mansión de Hollywood, pero este paraíso se encuentra mucho más cerca, en Mallorca. Necesitarás GPS para darte un paseo por sus 3.450 metros cuadrados de jardín, y un mapa para orientarse en los 223 metros de la casa rústica, con capacidad para siete personas distribuidas en 3 habitaciones. Situada a escasos metros de la playa pero con la naturaleza como magnífico escenario, en la casa predomina la luz y la tranquilidad... y, claro está, esa increíble piscina exterior de la imagen.

Publicidad

Castillo de Valdés Salas

Esta fortaleza está plenamente integrada en el pueblo de Salas, Asturias, y se encuentra rodeado por frondosos paisajes y numerosas atracciones históricas. Además, ofrece la posibilidad de visitar Oviedo, Gijón y Avilés. Sus 12 habitaciones se encuentran repartidas entre el primer y segundo piso del Castillo. Todas con un estilo propio y decoradas con muebles de madera y objetos que nos trasladan directamente al medievo. Un edificio del siglo XVI que además de invitarnos a descansar también permite la opción de practicar senderismo, turismo ecuestre, jugar al golf o ir de caza o a pescar, todo ello sin olvidar el placer de la gastronomía asturiana.

Publicidad

Castell Celrà

Imagínate subir ahí a lo alto y poder divisar todo el paisaje campestre del municipio gironés de Celrà como si fueras el rey del territorio. Para conformar tu 'corte', podrás llevarte hasta 13 personas más para habitar un castillo de los años X -XI de 900 metros cuadrados y siete dormitorios (sí, con vigas de madera en los techos). Un sitio relajado e íntimo que puede ser un extraordinario punto de partida para excursiones a Girona y a las reservas naturales.

Publicidad

San Benito

En Cazalla de la Sierra (Sevilla), en el corazón de la Vía de la Plata, se encuentra esta preciosa construcción, fruto de la fusión de un antiguo palacio familiar y una ermita del siglo XV. Un total de 24 personas tienen cabida en este alojamiento rural 'chic' eal que no le falta de nada: sauna comunitaria, biblioteca, piscina al aire libre, jardín, restaurante y bar. Además, dispone de wifi gratuito y cuatro de sus dormitorios tienen jardín privado.

More from Elle: