Los mejores lugares de Reino Unido donde 'instagramear' en otoño

Te garantizamos cientos y cientos de 'likes'.

Otoño es una de las épocas más bonitas del año, que muestra a la naturaleza en uno de sus momentos de gran esplendor... lo cual supone un gran caldo de cultivo para aumentar tus 'likes' en Instagram. Te proponemos 10 destinos en Reino Unido en donde disfrutar al máximo de lo que queda de estación, paseando entre intensos tonos rojizos, amarillos dorados y ricos borgoñas de las hojas.

Publicidad

Pinar Nacional de Bedgebury, Kent

Al sureste del país se encuentra Kent, conocido como 'el jardín de Inglaterra', y uno de sus más preciados tesoros es el Pinar Nacional de Bedgebury. Las especies proceden de diversos rincones del planeta; hay pinos de Escocia, California y hasta Taiwán. El recorrido obligado es dejarse llevar por las hojas marrones y naranjas, pero si esto no es suficiente, puedes realizar saltos en tirolina en el Go Ape Bedgebury Forest, balanceándote y abriéndote camino entre las copas de los árboles.

Publicidad

Bodnant Gardens, Colwyn Bay, Gales

Todos se hacen fotos en los increíbles arcos de los jardines japoneses, pero el Laburnum Arch de los jardines Bodnant no le va a la zaga. Situado ante unas maravillosas vistas a las montañas Carneddau de Snowdonia, entre sus joyas  destacan imponentes castaños, cascadas y un profundo valle rodeado por árboles inmensos. Tienes la oportunidad de recorrerlo acompañado por un guía local, no pierdas la oportunidad.

Publicidad

Bosque de Faskally, Perthshire, Escocia

Es uno de los lugares más mágicos de Escocia, pero su máximo esplendor lo muestra en otoño. El condado de Perthshire es conocido por albergar una gran variedad de árboles, con unas 25 especies diferentes entre las que se encuentran pinos escoceses, abedules comunes, avellanos, fresnos y robles. El bosque fue creado en el siglo XIX como 'bosque modelo', y lo pueblan muchas grandes especies; según va cayendo la noche, se convierte en un lugar encantado de luces titilantes y espectáculos musicales.

Publicidad

Real Jardín Botánico de Kew, Londres,

Aprovecha tu escapada a Londres para conocer los magníficos Jardines de Kew, situados a solo 20 minutos de la urbe, para conocer algunas de  las plantas más curiosas del mundo. En otoño, se realizan caminatas guiadas y sesiones de identificación de árboles por todo el área, de nada menos que 121 hectáreas. Asimismo, se puede subir al Treetop Walkway y disfrutar de un paseo a 18 metros de altura entre las copas de los árboles y deleitarse con increíbles vistas sobre los jardines y más allá de la ciudad.

Publicidad

Lime Avenue en el Marbury Country Park, Cheshire

Es posiblemente el paisaje soñado por los 'instagrammers': un evocador camino de lo más otoñal, simétrico y esperando esa frase de Mario Benedetti para darle el toque definitivo. Es Lime Avenue, un legado del grandioso pasado del Marbury Country Park. El parque se encuentra en el corazón de la reserva de Northwich Community, que pertenece al bosque Mersey.

Publicidad

Mount Stewart House, County Down, Irlanda del Norte

Está claro que no siempre es necesario ir a un bosque de hayedos o a un parque del siglo XIX para disfrutar de los paisajes más bonitos del otoño. Este es el caso de Mount Stewart House, cuyo jardín es de lo más extraño: el clima templado de un cercano lago salado, Strangford Lough, ha provocado que haya numerosas plantas exóticas, lo que le hace parecer un bosque mediterráneo. Disfrútalo también con guía.

Publicidad

New Forest, Hampshire

Necesitarás mucha paciencia y probablemente un coche para explorar los 130 kilómetros cuadrados del Parque Nacional británico de New Forest, con sus increíbles secuoyas plantadas a finales de la década de los 50 del siglo XIX, así como los alisos, hayas, castaños y otras especies. La senda de los grandes árboles es fascinante, son su paseo ornamental Rhinefield, pero muy 'instagrameable' es también el enorme roble Knightwood, de medio siglo de vida, en el paseo ornamental de Bolderwood cerca del municipio de Lyndhurst.

Publicidad

Richmond Park, Londres

Es uno de los parques menos conocidos de Europa, a pesar de que es el parque real más grande de Londres y es tres veces mayor que el Central Park de Nueva York. Los robles aún presumen de su naranja intenso y, mientras lo recorras caminando o en bici, es posible que tengas suerte con encontrarte con alguna otra especie animal además de la humana: ha sido una reserva de ciervos desde 1637, y actualmente lo habitan 630 gamos y ciervos que campan por él a sus anchas.

Publicidad

Stourhead, Wiltshire

Es el típico jardín de pelúcula, con sus templetes, su lago, su gruta abovedada: no en vano fueron descritos como una "obra de arte viviente" cuando se inauguraron en la década de 1740. Al principio se plantaron sicomoros, robles, hayas y castaños españoles, y una generación más tarde se añadieron abedules, castaños de Indias y fresnos junto con árboles y arbustos más exóticos. Por supuesto, la foto que te debes llevar es el reflejo de la vegetación en el agua del lago.

Publicidad

Arboreto Nacional de Westonbirt, Gloucestershire

Plantado a mitad del siglo XIX, acoge en torno a 15.000 especies de todo el planeta y es un auténtico oasis de paz cuyo gran atractivo son los arces japoneses. Podremos recorrer hasta 27 kilómetros de senderos en un área de más de 240 hectáreas, divididas en tres partes principales: el viejo arboreto, el antiguo bosque de Silk Wood y las praderas de los Downs.

More from Elle: