La magia de los Alpes

Si buscas un plan para el Puente de Diciembre que incluya la posibilidad de esquiar y hacer otras actividades deportivas al mismo tiempo que disfrutas de un spa y de un hotel de lujo rodeado de naturaleza y bienestar, Pierre & Vacances Center Parcs te da la oportunidad.

El puente de la Inmaculada es uno de los primeros que pueden disfrutar los amantes del esquí porque, con la llegada del frío, comienza la temporada. Para ello el grupo de apartamentos y resorts Pierre & Vacances Center Parcs invita a descubrir la magia de los Alpes franceses en una escapada de lo más premium en tres de sus exclusivos complejos.

Deporte en estado puro
Para los que busquen disfrutar de la nieve las 24 horas del día su mejor opción es el complejo de alto standing Premium L’Ecrin des Neiges, ubicado en el famoso Espace Killy, uno de los más grandes y reconocidos dominios esquiables del mundo.

Publicidad

Pero además del esquí ofrece un amplio abanico de posibilidades con más de 70 actividades deportivas para practicar desde parapente o patinaje hasta paseos en trineo tirado por perros. Y para poner el broche de oro a la jornada, nada mejor que desconectar con un relajante masaje o un tratamiento en el spa o en el centro de belleza.

Con los más pequeños
Los que viajen con niños no tendrán que preocuparse de cómo entretenerlos si se alojan en el Avoriaz 1800 Premium, que cuenta con el parque acuático Aquariaz con más de 2400 metros cuadrados de aguas templadas para que los más pequeños se diviertan.

Lo más popular

Y para los mayores, este complejo ubicado en el nuevo barrio del Amara, permite alojarse en sofisticados apartamentos de último diseño y relajarse en el Deep Nature Spa.

Una villa en el paraíso
Por su parte, Arc 1950 Premium ofrece la oportunidad de adentrarse en un auténtico paraíso situado en el corazón de los Alpes franceses, una pequeña villa totalmente peatonal donde todo gira en torno a la naturaleza y el bienestar.

A los pies de la estación de esquí Paradiski y junto al parque nacional de Vanoise y el Mont Blanc, se trata del destino más idílico para una escapada invernal donde disfrutar de las vistas sumergido en una piscina climatizada al aire libre, relajarse en el spa, gozar de los últimos tratamientos de belleza y degustar la suculenta cocina tradicional francesa al calor de la chimenea.