Regálate una siesta

Si necesitas desconectar, no dudes en probar uno de los tratamientos estrella del U SPA del Barceló Estepona Thalasso, el ritual de ‘La Siesta’.

La siesta es un producto 'made in Spain' imprescindible para estar descansado. Si tienes pensado escaparte a la Costa del Sol para recargar las pilas, tienes una cita en el U SPA del Barceló Estepona.

Es el centro de talasoterapia más grande de Andalucía con una superficie de más de 2.000 metros cuadrados y 35 cabinas de tratamientos, que obtiene su agua salada a través de una tubería que se adentra más de 500 metros dentro del mar.

Publicidad

Pero su principal atractivo es que es el único centro de España que cuenta con el ritual de ‘La Siesta’.

Un viaje sensorial que dura unos 105 minutos y que está fragmentado en tres etapas. En la primera entra en juego la bañera llamada ‘Siesta’, en la que una combinación de técnicas de aromaterapia, musicoterapia y cromoterapia, consiguen envolverte en una espectacular atmósfera cambiante de aromas, sonidos y colores mientras flotas sobre el agua.

Lo más popular

Los sonidos de la ciudad se mezclan con los de la montaña y se fusionan a la vez con el olor a lluvia. Los distintos haces de luz inciden en los puntos energéticos concretos para abrir los chacras.

Y sin olvidar, por supuesto, los beneficios que el agua del mar proporciona al cuerpo. Rica en yodo, ozono e iones negativos, tiene propiedades antibióticas, estimula las defensas del organismo y actúa como relajante del sistema nervioso, entre otros.

En la segunda fase, un masaje sincronizado realizado a cuatro manos aumenta la sensación de relajación. La última parte finaliza con una breve pero intensa siesta sobre una cama de flotación, que vibra ligeramente y de manera continua para regular el ritmo cardíaco. Se trata de 20 minutos de descanso que consiguen crear la sensación de haber disfrutado de cuatro horas de sueño.

Con un precio estimado en 160 euros, este tratamiento se convierte en la forma perfecta de unir armonía, plenitud y relajación en una escapada de fin de semana a la orilla del mar.