El año de Munch

Este año, Noruega está de celebración: se cumple el 150º aniversario de Edvard Munch, pintor de la famosa obra ‘El Grito’. Es la excusa perfecta para viajar hasta Oslo, una ciudad que no te dejará indiferente. ¿Vienes?

Lo más popular

La ciudad de Oslo se prepara para un gran acontecimiento: el aniversario del nacimiento de su pintor más famoso, el expresionista Edvard Munch. Te lo contamos todo para que disfrutes de esta fantástica ciudad y del legado de uno de los artistas más importantes del siglo XX. Desde museos a agradables pueblos costeros, estos son los lugares que no puedes perderte si quieres vivir el Jubileo Munch.

Publicidad

- Museo Munch: Aquí podrás contemplar un gran número de obras del artista, que fueron cedidas por él mismo en su testamento a la ciudad de Oslo. En total, el museo contiene 1100 pinturas, más de 15000 dibujos y seis esculturas, además de libros, cuadernos, esbozos… que se exponen de forma rotativa. Además, a partir del 2 de junio de 2013, se inaugurará la exposición ‘Munch 150’, una retrospectiva de la obra del artista que se dividirá entre este museo y la Galería Nacional.

Lo más popular

- Galería Nacional de Noruega: Siguiendo con los museos, la siguiente cita obligada es la Galería Nacional, que contiene la mayor colección de arte del país. Es aquí donde podrás contemplar algunas de las obras más significativas del pintor, entre ellas ‘El Grito’ y ‘Madonna’.

- La colina de Ekeberg: Este es el escenario que Munch pintó en su obra ‘El Grito’. Desde aquí podrás disfrutar de una vista privilegiada del fiordo y de la ciudad, especialmente al atardecer. Aquí también se encuentra uno de los restaurantes más valorados de Oslo, el Ekeberg, con terraza al aire libre y unas vistas insuperables. Para llegar hasta la colina, debes hacerlo en tranvía (números 18 o 19 en dirección Holtet) o en el autobús número 34, bajándote en la parada de Ekeberg Hageby.

- Asgardstrand: en este pequeño pueblo costero, muy cercano a Oslo, pasó muchos de sus veranos Edvard Munch. Aquí compró una pequeña cabaña de pescadores, hoy en día reconvertida en museo, que ha mantenido intactos los enseres del pintor tal y como él los dejó. Aquí, Munch encontró numerosos temas para sus pinturas, entre ellas ‘El baile de la vida’, ‘Chicas en un puente’ y ‘Melancolía’.

- Kragerø: Esta agradable población costera, al oeste de Oslo, sirvió como lugar de inspiración y relax para Munch. Hoy en día, en su plaza principal se alza una estatua del artista a modo de homenaje. Kragerø es además un famoso destino de verano para los noruegos, con 495 islas e islotes listos para ser explorados.

- Cementerio de Æreslunden: Es aquí donde descansan los restos mortales del pintor, así como los de otros noruegos célebres que han pasado a la historia como Henrik Ibsen, Bjørnstjerne Bjørnson, Christian Krogh, Alf Prøysen y Henrik Wergeland.