Más allá del hotel

Hospedarse en un hotel no siempre es la mejor manera de conocer un lugar... Internet ofrece mil y una alternativas para intercambiar tu casa, dormir en un sofá, viajar barato o incluso viajar por la cara. ¡No te las pierdas!

Lo más popular

Apartamentos con todas las garantías

Viajar en grupo o en familia es a veces poco compatible con alojarse en un hotel, o quizá simplemente prefieres conocer una ciudad sintiéndote lo más nativo posible... para todo ello, un apartamento es una gran opción.

Si estás decidido a escoger este tipo de alojamiento, no puedes dejar de visitar Airbnb (airbnb.es), un portal web en el que encontrar el apartamento perfecto es más fácil que nunca. Tan sólo tendrás que introducir unos criterios de búsqueda y elegir entre una lista de lugares únicos. Los usuarios incluyen en cada apartamento sus comentarios sobre el lugar y el anfitrión, con lo que huir de los lugares dudosos y encontrar los mejores es sencillo.

Publicidad

Airbnb concede una importancia vital a la confianza mutua, por ello ofrece una serie de sistemas para que tanto los anfitriones como los huéspedes puedan respirar tranquilos. La web dispone de un sistema de atención telefónica 24 horas para ofrecer asistencia en caso de urgencia. Además, el pago al dueño de la casa se retiene hasta un día después de tu llegada, para asegurarse de que todo está en orden. Por otro lado, el anfitrión dispone de una garantía de 35.000€ contra pérdidas o robos. Para ofrecer estos servicios, Airbnb cobra una comisión de entre un 6% y un 12%, dependiendo del total de la reserva.

Lo más popular

La teoría del trueque

¿Recuerdas la película The Holiday? En ella, Cameron Diaz y Kate Winslet acordaban a través de una página web pasar las vacaciones la una en casa de la otra. Así funciona Intercambiocasas.com, una web en la que, una vez registrado, podrás ponerte en contacto con personas de todo el mundo y pactar un intercambio de viviendas. Esta web forma parte de Homexchange, una red fundada en 1992 y que solo en el último año ha organizado 80.000 intercambios.

La cuota de inscripción es de 35,85 € por tres meses o 95,40 € por un año entero, durante los cuales se pueden hacer todos los intercambios que se quieran. La web facilita conocer a fondo a los ofertantes, elaborar acuerdos legales con ellos... Además, Intercambiocasas dispone de un servicio de atención al cliente para ayudarte si tienes dudas.

Conviértete en mochilero

¿Crees que los albergues y hostales son solo cosa de mochileros? Te recomendamos que te des una vuelta por páginas web como Hostel Bookers o Hostel World, seguro que te sorprendes de los alojamientos que puedes llegar a encontrar.

Hoy en día, cada vez está más extendido el concepto de los 'albergues de diseño': no tienen nada que envidiar a muchos hoteles y suponen una experiencia mucho más social que éstos. No siempre tendrás que compartir habitación o baño con desconocidos, hay muchos con habitaciones privadas y con todas las comodidades. Las habitaciones con varias camas pueden servir perfectamente para alojar familias enteras por poco dinero. Y, además, hacer amigos de todas las nacionalidades será muy fácil en sus zonas comunes.

El club de la hospitalidad

'Hospitality Club' (hospitalityclub.org) es el nombre de un club online que te llevará muy lejos por poco dinero. En esta comunidad, los viajeros establecen lazos entre sí y ofrecen servicios a personas que visiten el lugar en el que ellos viven. Todo ello sin remuneración económica de ningún tipo, simplemente por la teoría del 'quid pro quo': hoy por ti y mañana por mí.

Los servicios a ofrecer los determina cada persona: desde alojamiento en su propia casa, comida, servir de guía para el visitante... Una vez finalizado el viaje, ambas partes se evalúan mutuamente, estableciendo un sistema de reputaciones.

Dormir en el sofá

Con un concepto similar a Hospitality Club, en 1999 surge Couchsurfing (couchsurfing.org), una página web basada en el sistema de la hospitalidad que permite ofrecer y demandar alojamiento gratuito en cualquier parte del mundo.

La comunidad Couchsurfing (de 'couch', sofá en inglés), está formada por tres millones de personas en 200 países diferentes. La seguridad de las transacciones se basa en un sistema de reputación centrado en tres aspectos: los comentarios que otros usuarios hacen sobre ti en tu perfil, los niveles de verificación (si en tu perfil incluyes tu teléfono, tu nombre completo...) y los avales, credenciales aportadas por otras personas a personas con una confianza demostrada.

La comunidad de Couchsurfing es muy activa y participativa entre sí: por ejemplo, hace poco todos los couchsurfers han organizado una colecta para ayudar a reconstruír la casa de Ludmila, una usuaria polaca del portal cuya casa quedó completamente destruida en un incendio.